El sueño de la Liverpool azul

El Everton disputa hoy la semifinal de la FA Cup, una reedición de la final de 1995 en la que los ‘Toffees’ lograron el último título de su historia

La sabiduría popular futbolística asegura, a menudo, que en las ciudades con dos equipos de elite el considerado pequeño es el que más arraigado está con la población local. Así pues, en Turín gran la mayor parte de los turineses son fanáticos del Tornio y no de la Juventus, en Manchester, la mayor parte de la población apoya al City, mientras que el equipo de los habitantes de Munich de toda la vida son el 1890. En Liverpool se dice que sucede lo mismo, aunque, por nuestra experiencia la personal, la cosa parece estar, como mínimo, al 50%.

Quizá el error de base es considerar al Everton como un equipo pequeño. Los éxitos del Liverpool en los 70 y principios de los 80 y la especial simpatía facilona que desprenden los ‘Reds’ por el mundo han dejado a los ‘Toffees’ en un segundo plano, pero por títulos e historia pueden considerarse el cuarto equipo de Inglaterra por detrás de sus vecinos, Manchester United y Arsenal. Hoy, tras casi dos décadas muy difíciles y sin éxitos, el Everton puede recuperar parte de su glorioso pasado si se clasifica para la final de la FA Cup. Para ello deberá derrotar a los ‘Red Devils’ en Wembley.

El partido más importante de la historia reciente del Everton coincide con escenario y rival con la última gran gesta en la historia del club: la Cup de 1995. El tanto de Paul Rideout llevó a los ‘Blues’ a la conquista de su quinto título de copa ante un United plagado de figuras, aunque aquella tarde no pudo contar con Eric Cantona, Andrei Kancheslkis y Andy Cole. La victoria de los de Liverpool fue toda una gran sorpresa ya que el equipo había salvado la categoría a falta de dos jornadas para el final de la Liga y el United había perdido el título en la última  en favor del Blackburn Rovers.

El Everton, campeón de la Cup de 1995.

Aquel título es un espejismo en la historia reciente del Everton. Un conjunto nacido en 1878 de lo que era el Everton Crikcet Club y que ostenta en su palmarés nueve títulos de Liga, el último en 1987, cinco de Copa, nueve Charity Shields y una Recopa de Europa ganada en 1985 al Rapid de Viena. Curiosamente, el equipo comenzó a jugar en lo que hoy es Anfield, por aquel entonces unos terrenos propiedad de uno de los miembros del club, John Houlding. En 1982, este decidió subir el alquiler, el Everton no aceptó el aumento y se trasladó a Goodison Park. Como respuesta, Houlding y otros tres miembros del club decidieron fundar el Liverpool FC.

El Everton vivió sus mejores años en la década de los 80 en la que consiguió las ligas del 85 y del 87, la Copa de 1984 y la Recopa del año posterior. El técnico Howard Kendall tenía a sus órdenes jugadores de la importancia del guardameta Neville Southall, recordman del club con 750 partidos, Gary Lineker, Gary Stevens, Trevor Steven, Kevin Sheedy, Andy Gray o Peter Reid. El legado pudo ser todavía mayor si el equipo no se hubiera quedado a las puertas del triplete en 1985, con la derrota en la final de la FA Cup, precisamente ante el United, y si la restricción europea a los conjuntos ingleses por la catástrofe de Heysel no le hubiera impedido pasear su potencial por Europa.

La Recopa de 1985, el gran éxito internacioal de los 'Toffees'

El Everton, el equipo que más temporadas ha jugado en la máxima categoría (106), por delante del Aston Villa (98), sus vecinos de Liverpool (94), y Arsenal (92) -el gran dominador del fútbol inglés en los últimos 15 años, el Manchester United, por ejemplo, suma sólo 84 temporadas- tiene la oportunidad de certificar una resurrección que comenzó con la llegada de David Moyes al banquillo en 2002. Con el escocés los ‘Toffees’ han vuelto a Europa y se han colocado un escalón por debajo del ‘Big Four’ de la Premier. El proyecto es sólido y seguro. Integrado por jugadores consagrados, especialmente atrás, como Joleon Lescott, Leighton Baines, Phil Jagielka y Joseph Yobo, un centro del campo de calidad y garra formado por Mikel Arteta, que se perderá el resto de temporada por lesión, Tim Cahill y Leon Osman, y una grandes definidores arriba: Yakubu, Louis Saha y el brasileño Jo.

Los canterazos Jack Rodwell y Dan Gossling y la gran revelación de la temporada, el gigante belga Marouane Fallaini, garantizan el futuro de un proyecto que puede aspirar a más si el equipo recibe las inversiones necesarias. De momento, llegar de nuevo a una final de la FA Cup sería un merecido premio a siete años de buen trabajo y una alegría para los amantes del buen fútbol que recuperarían a un histórico que en las últimas dos décadas no ha estado en el lugar que le corresponde.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: