La enésima mala jugada del último Bad Boy

Joey Barton pagará los platos rotos en Newcastle tras su expulsión ante el Liverpool y enfrentarse al técnico Alan Shearer

El Newcastle necesita un milagro para mantener la categoría, pero a la espera de que se confirme el desastre y se diriman responsabilidades la dramática situación del club parece haberse cobrado la primera víctima, Joey Barton. El técnico Alan Shearer no disimuló su enfado con el centrocampista tras su expulsión ante el Liverpool por una dura e innecesaria entrada contra Xabi Alonso a 13 minutos del final, cuando los ‘Magpies’ ya perdían por 2-0. “Ha sido una estupidez. Estaremos sin él el resto de la temporada. Me ha fallado, le ha fallado al club y se ha fallado a si mismo”, aseguró el técnico con unas palabras que ya sonaban a final de etapa para el jugador, antes de que se hiciera público que Shearer ha decidido apartarle.

Nacido en Liverpool en 1982, el último gran ‘Bad Boy’ del fútbol inglés parece haber pagado los platos rotos en un club que lleva demasiados años a la deriva, pero el largo currículum de incidentes y altercados dentro y fuera del terreno de juego le han convertido en el cabeza de turco en St. James’ Park. Y es que todavía son muy recientes los seis meses de cárcel a los que fue condenado por protagonizar, junto a su hermano, una pelea con agresión en el centro de Liverpool en mayo del pasado 2008. El por entonces técnico del Newcastle, Kevin Keegan, salió en defensa del de Huyton y mostró su plena confianza en sus posibilidades. Al lado de ‘King’ Kevin firmó su primer contrato profesional con el City y gozó de continuidad que años más tarde le permitiría debutar con la selección en Old Trafford.

Barton expulsado en Anfield

La carrera de Barton está repleta de incidentes desde sus inicios. En su primera fiesta de Navidad como miembro de la primera plantilla de los ‘Citizens’ apagó un cigarrillo en el ojo del juvenil Jamie Tendy. Algo casi insignificante comparado con la paliza que le propició a su compañero Ousmane Dabo en mayo de 2007. Una acción que, además de costarle 31.000 euros de multa, seis partidos de suspensión y perder un sustancioso contrato publicitario con Nike, acabaría con la paciencia de los dirigentes del City que aceptaron la oferta del Newcastle.

Todo eso fue antes de que Barton se bajarse los pantalones y enseñase su trasero a los seguidores del Everton a la finalización de un partido de Premier en Goodison Park en septiembre de 2006. Un particular amor hacia los seguidores ‘Toffees’ que ya había mostrado en una gira de los de Manchester por Tailandia en la que se peleó con un seguidor del conjunto de Liverpool. En el mismo bolo, también protagonizó un incidente con su compañero Richard Dunne que le llevaría de vuelta a Inglaterra algunos días antes que el resto del grupo.

La expulsión de Barton en Anfield parece algo insignificante vista la lista de antecedentes del centrocampista que ha recogido el testigo de Dennis Wise y Vinnie Jones entre los chicos más malos del fútbol inglés. Pero los nervios en Newcastle están a flor de piel y la sanción al de Huyton, al que muchos ya sitúan en Blackburn o Bolton, parece la mejor cortina de humo antes de afrontar la cruda realidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: