Crónica de una muerte anunciada

El Newcastle culmina años de despropósitos con un descenso sonado que ni Shearer ha podido evitar

Cuando el pasado 17 de septiembre Premier Football publicó su primer post, dedicado a la crisis del Newcastle tras la renuncia al cargo de entrenador de Kevin Keegan, pocos podían imaginar que los ‘Magpies’ acabarían la campaña culminando el desastre con el descenso al Championship. Pero así ha sido, y el conjunto norteño, uno de los más ricos y con mayor masa social de las Islas, ha visto como años de continuos despropósitos acababan con una sonada despedida de la Premier en Villa Park.

Pero para más INRI, y como no podía ser de otras manera tratándose de las ‘Hurracas’, el Newcastle se despidió de la máxima categoría de la forma más rocambolesca posible, cuando dependían de ellos mismos y con un desafortunado gol en propia meta. Y es que todos los rivales implicados en la lucha para la salvación fallaron. El Middlesbrough cayó por 2-1 en Upton Park ante un West Ham que no se jugaba nada mientras que el Sunderland no pudo con un Chelsea (2-3) que ya tenía la tercera plaza en sus manos. Pero especialmente duro fue ver como el Hull City era incapaz de plantearle apuros a un Manchester United plagado de suplentes y juveniles en vísperas de la final de Roma. A los de Alan Shearer les valía el empate en caso de derrota de los ‘Tigers’ y Darron Gibson adelantó al campeón con un golazo a los 24’. Pero la alegría de los ‘Magpies’ sólo duró 13 minutos, los que tardó Damien Duff en desviar al fondo de su propia portería un disparo lejano de Gareth Barry.

Los suplentes del United superaron al Hull

Sin embargo, la temporada no comenzó del todo mal para un equipo con una afición ilusionada por la presencia de Kevin Keegan en el banquillo y por la llegada de refuerzos de calidad y contrastados como Fabricio Coloccini (Deportivo), Jonás Gutiérrez (Mallorca) o Danny Guthrie (Liverpool). Los norteños lograron arañar un empate en Old Trafford (1-1) en la primera jornada que se convirtió, prácticamente, en la única alegría de la temporada. Y es que pocas semanas después ‘King’ Kevin decidía renunciar al cargo de entrenador por desavenencias insalvables con el propietario del club Mike Ashley y el director deportivo Dennis Wise. El técnico vio como el club no cumplía su promesa de retener al centrocampista James Milner, que se marchó al Aston Villa, y incorporaba contra su voluntad al delantero español Xisco.

La marcha de Keegan provocó las iras de los supporters contra Ashley y Wise, un ambiente enrarecido que no ha ayudado al club durante la temporada y que ha perseguido a todos los dueños del banquillo de St. James’ Park, hasta un total de cinco, en los últimos ocho meses. Con Terry McDermott y Adam Sadler, ayudantes del técnico también fuera del club, Chris Houghton se hizo cargo del equipo en las derrotas ante el Hull City en la Premier y el Tottenham en la Carling Cup, en un encuentro célebre por registrar la peor asistencia de público en la historia reciente del club con 4.000 espectadores en las gradas.

Matthew Taylor y Damien Duff se lamentan sobre el césped del Villa Park

Joe Kinnear tomó las riendas de la plantilla el 26 de septiembre. El irlandés entró con mal pie dentro y fuera del campo, tras ciertas tensiones con la prensa y dolorosas derrotas como la sufrida en el campo de los eternos rivales del  Sunderland, la primera en 28 años. Pese a las incorporaciones de Peter Lovenkrands (Schalke 04), Kevin Nolan (Bolton) y Ryan Taylor (Wigan) la situación no mejoró e incluso un clásico del equipo, el portero Shay Given, decidió poner punto y final a su etapa de casi once temporadas en los ‘Magpies’ para firmar por el Manchester City. El corazón de Kinnear dijo basta en febrero y tuvo que ser intervenido para la implantación de un triple bypass que le obligó a abandonar el cargo. El 16 de febrero Colin Calderwood asumió un cargo en el que apenas duraría un mes y medio, ya que el 1 de abril en un intento desesperado por salvar la situación el Newcastle recurrió a su último gran mito, Alan Shearer, pese a la nula experiencia del gran delantero en los banquillos.

Shearer, junto a Ian Dowie, comenzó su etapa de técnico con una derrota ante el Chelsea (0-2), otras ante el Tottenham (1-0), empates ante Stoke City (1-1) y Portsmouth (0-0) y la recordada goleada en Anfield (3-0) en la que el técnico llegó a las manos con Joey Barton tras la expulsión del centrocampista en una entrada fruto de la frustración. Pero el Newcastle logró salir del descenso tras la primera victoria en once jornadas, un 3-1 ante el Middlesbrough que le dejaba a un paso de la salvación. Pero los ‘Magpies’ desaprovecharon sus dos opciones para lograr la permanencia tras caer con el Fulham por 0-1 la pasada jornada y la derrota de ayer en Birmingham.

Ahora, con el equipo en Segunda División tras 16 años en la máxima categoría -el último ascenso lo logró precisamente con Keegan en el banquillo en 1993- los ‘Magpies’ navegan un mar de dudas económicas y deportivas, entre las que la continuad de Shearer en el banquillo se perfila como la más significativa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: