Arsenal Dream Team: David O’Leary

Especial Arsenal vs Barcelona: El acompañante perfecto para Tony Adams en el eje de la zaga. Si ‘Mr. Arsenal’ fue el líder y símbolo del equipo en la década de los 90, el recordman irlandés lo fue en los ochenta, los años más complicados en la historia ‘Gunner’ en los que no pudo lograr los éxitos merecidos.

Frágil. Así describían al joven central que debutó con el Arsenal en Turf Moor, estadio del Burnsley, el 16 de agosto de 1975, tres meses después de cumplir los 17 años. Unos visionarios. Porqué David O’Leary (Stoke Newington, Londres 2-6-1958) acabaría jugando 722 partidos con el club, record absoluto, durante 19 años.

El irlandés (su familia se trasladó a Dublín cuando tenía tres años y decidió jugar con Irlanda) se ganó la admiración de los supporters ‘Gunners’, no sólo por su fidelidad al club, sino por ser un veloz y poderoso central bajo una apariencia física más bien endeble. ‘The Spider’ destacaba también por la tranquilidad e inteligencia para sacar siempre el balón jugado a través de la mejor opción disponible en situaciones complicadas, en la que el balonazo arriba era el último recurso.

Capitán desde principios de los ochenta, su palmarés no hace méritos a su trayectoria. A O’Leary le tocó vivir algunos de los peores años de la historia del Arsenal -aquellos que tan bien relata Nick Hornby en Fever Picth (Fiebre en las Gradas)-. La Copa de la Liga ganada al Liverpool en 1987 fue la única alegría desde la Cup del 79. George Graham había llegado al banquillo de Highbury unos meses antes y el irlandés se convirtió en uno de los pilares del equipo hasta ganarse el status de ser uno de los mejores defensores de la Liga.

Dos años más tarde llegaría la histórica Liga de 1989 -ya explicada en el post sobre Tony Adams– en la que el Arsenal se proclamaría campeón en Anfield en el tiempo de descuento de la última jornada. A aquel triunfo se sumarían otra Liga (1991), una Copa de la Liga (1983) y la FA Cup del mismo año ganada al Sheffield Wednesday (2-1) en la que O’Leary fue titular en el que sería su último partido con el club. Un final que merecido para una trayectoria injustamente poco exitosa.

De sus 722 partidos con el Arsenal, 558 fueron en la Liga. El record en la era Premier está en manos de Ray Parlour con 333 seguido de muy cerca por David Seaman (325).

En verano de 1993, David O’Leary emprendió su última etapa como jugador con el Leeds United en el que no tuvo continuidad por sus problemas físicos. Durante dos temporadas sólo pudo jugar 14 partidos, y en diciembre de 1996, con 37 años, decidió no comenzar la temporada y colgar las botas. George Graham, que había llegado a Elland Road durante el verano, lo incorporó a su staff, y tras la marcha del escocés en 1996 al gran rival del Arsenal, el Tottenham, se hizo cargo del equipo.

O’Leary triunfó en su primera experiencia en un banquillo y llevó a un joven y atractivo Leeds a las semifinales de la Champions League de 2001, en un torneo en el que derrotó a derrotó al Milan (1-0), a la Lazio (0-1) y a un poderoso Deportivo de La Coruña (3-0), entre otros, antes de caer contra el Valencia. El irlandés contó con dinero para fichar, pero también supo dar la alternativa a precoces y descarados talentos para armar un equipo fascinante con un joven Paul Robinson y el veterano Nigel Martyn en la portería, y con Lucas Radebe, Rio Ferdinand, Jonathan Woodgate, Ian Harte, Lee Bowyer, Olivier Dacourt, Harry Kewell, Alan Smith, Mark Viduka o Robbie Keane, entre otros. Pese a no acabar ninguna temporada por debajo de la sexta plaza en la Premier,  Peter Ridsdale decidió prescindir de sus servicios en el verano de 2002 y contratar a Terry Venables. Un año más tarde firmaba por el Aston Villa con el que nunca logró alcanzar las expectativas depositadas para devolver a los de Birmingham a la elite del fútbol inglés, algo que poco a poco si ha logrado Martin O’Neil.

David O’Leary jugó 67 partidos internacionales con Irlanda, que podrían haber sido más a no ser de la mala relación que mantuvo con el seleccionador Jack Charlton. Llegó a coincidir en el equipo con su hermano Pierce, siete veces internacional, y marcó el penalti decisivo en el playoff ante Rumanía que clasificó a su país para el Mundial de Italia 90.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: