Roy Hodgson: el artífice de la hazaña

Final Europa League 2010: Inglaterra se rinde al veterano técnico del Fulham, que tras más de tres décadas en los banquillos ha triunfado por fin en su país, y lo ha hecho protagonizando una de las mayores gestas escritas jamás por uno de los conjuntos más modestos de las Islas.

Son tiempos difíciles para los entrenadores ingleses. Ni siquiera la selección está en manos de un técnico local e incluso el West Ham recurrió la pasada campaña a un entrenador foráneo por primera vez en sus 114 años de historia. Un motivo más para entender porqué Inglaterra se ha rendido a los pies de Roy Hodgson, el veterano técnico que ha llevado al modesto Fulham a la final de la Europa League. La andadura de los ‘Cottagers’ por la antigua Copa de la UEFA es todo un cuento de hadas fraguado a partir de la ilusión del modesto, de los sueños de una afición poco acostumbrada al éxito y del trabajo de un hombre con una particular trayectoria y al que la gloria en su casa le ha llegado pasados los 60.

Royston Collin Hodgson nació en Croydon, Londres, el 9 de agosto de 1947 y desarrolló su carrera como jugador por equipos modestos entre los que sobresale el Crystal Palace, aunque  también defendió las camisetas de   Gravesend and Northfleet, Maidstone United y el Berea Park sudafricano con el que colgó las botas. En 1976 comenzó su particular andadura por los banquillos con el Halmstads sueco en el que estuvo hasta 1980. Una carrera que también le ha llevado por Orebro  (1983-85), Malmo (1985-90), Neuchatel (1990-92), Grasshopper (1999-2000), Copenhagen (2000-01), Udinese (2001), la selección de Emiratos Árabes (2002-04), Viking (2004-05) y la selección de Finlandia (2006-07).

Antes de alcanzar la final de Hamburgo con el Fulham, su mayor logro había sido llevar a la modesta selección de Suiza de Stephane Chapuisat, Ciriaco Sforza, Alain Sutter y Marco Pascolo, a la que entrenó desde 1992 hasta 1995, a los octavos de final del Mundial de Estados Unidos 1994 y clasificarla para la Eurocopa de Inglaterra de 1996. El gran papel al frente del combinado helvético le abrió las puertas de su mayor reto profesional: el Inter de Milán. Hodgson fue una de las primeras apuestas de Massimo Moratti y el equipo se quedó a las puertas de la Copa de la UEFA de 1997, perdida en la tanda de penaltis contra el Schalke 04. Tras dos temporadas, el inglés fue sustituido por Luigi Simoni pero volvió en 1999 para dirigir al equipo dos partidos en el tramo final de temporada tras el cese del rumano Mircea Lucescu.

Entre sus dos etapas en Milán, el técnico protagonizó una de sus efímeras etapas en su fútbol natal. Durante la temporada 1997-98 y hasta diciembre de la siguiente se sentó en el banquillo del Blackburn Rovers. Tras finalizar la primera campaña en sexta posición fue cesado después de una fuerte inversión en fichajes que no dio el resultado esperado. Antes de su estancia en Ewood Park, entre 1980-82, había entrenado al Bristol City.

Roy Hodgson llegó al Fulham el 28 de diciembre de 2007 en sustitución de Lawrie Sanchez. En los primeros nueve partidos de Liga sólo sumó 13 puntos pero cuando el descenso parecía ineludible se salvó en la jornada final, después de tres vitales y agónicas victorias en los últimos cuatro partidos. La pasada campaña condujo al equipo a la séptima plaza, la mejor posición en toda la historia del club, y desde el pasado jueves, seguidores y supporters ‘Cottagers’ sólo tienen en la cabeza el próximo 12 de mayo y el Atlético de Madrid.

Hasta el propio Sir Alex Ferguson ha pedido para Hodgson el premio de Entrenador del Año. Un premio que sería más que merecido para un hombre que suma 34 años de experiencia en los banquillos (aunque sólo ocho en Inglaterra), ha dirigido a doce equipos y tres selecciones, habla cinco lenguas y ha ganado diez títulos: seis Ligas suecas y dos Copas suecas, además de una Liga y una Supercopa danesas. Antes del triunfo del pasado domingo de Steve McClaren al frente del Twente, Hodgson, con el título danés logrado con el Copenhagen en 2001, era el último entrenador inglés que había ganado un título de Liga.

A los 62 años, Hodgson está convencido que todavía tiene un gran reto por delante en su dilatada carrera. Hace meses ya se especuló sobre la posibilidad que dirija la renacida selección de la Gran Bretaña (aunque sólo estará formada por jugadores ingleses) que participará en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Pero tras el éxito europeo con el Fulham, su nombre ha sonado para el banquillo de la propia Inglaterra, si Fabio Capello deja el cargo tras el Mundial de Sudáfrica, o incluso para ocupar el puesto de Rafa Benítez en Anfield.

Anuncios
1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: