Fulham European Tour 2010

Final Europa League 2010: Los ‘Cottagers’ pondrán fin mañana a una temporada interminable que comenzó en el mes de julio en Lituania.

Vilnius. Perm. Sofía. Roma. Donetsk. Turín. Hamburgo. Y de vuelta a la ciudad en la que crecieron musicalmente los Beatles. La odisea de la segunda aventura europea del Fulham en sus 131 años de historia acabará mañana en el HSK Nordbank Arena, después de 10 meses de viajes agotadores, 29.000 kilómetros recorridos y 18 partidos internacionales.

La temporada de los de Roy Hodgson empezó en Lituania el pasado 30 de julio. El 0-3 logrado en la ida FK Vetra sentenció una eliminatoria cerrada con otro 3-0 en Londres. Tras el viaje a la república ex soviética, el Fulham volvió a cruzar el viejo continente para medirse al Amkar Perm, el equipo de la ciudad rusa situada al pie de los montes Urales, en la vuelta de la segunda ronda del playoff de clasificación. Con el 3-1 de la ida en Craven Cottage, los londinenses se clasificaron pese a perder por 1-0.

En la fase de grupos, la suerte emparejó al Fulham con CSKA de Sofia, Basilea y Roma. Dos victorias en casa por la mínima (1-0) ante suizos y búlgaros y un empate (1-1) ante la squadra italiana fueron el bagaje en su entrañable fortín londinense. Mientras que lejos de la capital del Reino Unido venció en Suiza (2-3), sacó un punto de Sofía (1-1) y sólo cayó en Italia (1-0). Con 11 puntos, dos menos que el equipo de Claudio Ranieri, alcanzaba los dieciseisavos en los que esperaba otro lejano viaje el este, destino Donetsk.

Tras ganar por una mínima ventaja (2-1) en Craven Cottage, el equipo viajó a la gélida Ucrania para defender su ventaja en pleno mes de febrero. Pese al handicap climatológico, los de Hodgson sacaron un valioso empate (1-1) en el Donbass Arena y apearon de la competición al todavía vigente campeón.

Después de visitar Roma en la liguilla, el Fulham volvió a Italia para enfrentarse a la eterna Juventus. Pese a salir rebotada de la Champions League y haber protagonizado una de las peores temporadas de su historia, eliminar al gigante turinés se antojaba una gesta casi inalcanzable. Y más todavía tras la derrota por 3-1 en el Stadio Olimpico. Pero en la vuelta, los ‘Cottagers’ protagonizaron la gran hazaña en su camino hacia Hamburgo con una de las remontadas más espectaculares y sorprendentes de los últimos años en el fútbol europeo.

Las cosas se pusieron más difíciles todavía cuando David Trezeguet adelantó a la ‘Vecchia Signoria’ a los dos minutos de partido. Parecía imposible que los londinenses lograran los cuatro goles que necesitaban ante un equipo de genético oficio  italiano. Pero siete minutos después, Bobby Zamora lograba igualar. En el 26’ llegó la jugada que cambió la eliminatoria con la expulsión de Fabio Cannavaro por derribar a Zoltan Gera, y trece minutos más tarde el húngaro marcaba el segundo. Tras la reanudación el ex del West Bromwich anotaba de penalti su segundo gol de la tarde y ponía el empate en la eliminatoria, y el norteamericano Clint Dempsey lograba el tanto de la clasificación a ocho minutos del final.

En semifinales y cuartos, doble viaje a Alemania. Primero para medirse al campeón de la Bundesliga, el Wolfsburgo, al igual que ante el Shakhtar para defender el 2-1 logrado en Londres. Zamora en el minuto 1 acababa con los ánimos de remontada de los germanos. El último escollo para la final de Hamburgo era, precisamente, el anfitrión, que en ningún momento demostró su condición de favorito y no inquietó a Mark Schwarzer en la ida (0-0). Un partido que el equipo disputó tras un maratoniano viaje de 17 horas en autobús por los efectos del impronunciable volcán islandés. Siete días máas tarde, en otra noche mágica a orillas del Támesis, los londinenses remontaron el golazo inicial de Mladen Petric (22’) con tantos de Simon Davies (69’) y Zoltan Gera (76’).

Con 63 partidos a sus espaldas a lo largo de toda la temporada. En Europa seis más de los doce que han necesitado Inter de Milán y Bayern para llegar a la final de la Champions League en el Santiago Bermabéu, y con 30 jugadores utilizados, el Fulham se encuentra ante el último peldaño de la temporada. Un peldaño que conduce a la gloria, una sensación desconocida en el club de Hammersmith y para la cual, dicen, no existe el cansancio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: