Un viejo negocio en ruina

Los problemas económicos obligan al Rangers a refundarse para evitar la desaparición

Corría 1909. Rangers y Celtic se medían en la final de la Copa de Escocia. El empate del primer partido obligó, en un tiempo sin prórrogas ni penaltis, a disputar un replay en la catedral del fútbol de la vieja Caledonia; Hampden Park. El segundo duelo permanecía de nuevo igualado y en las gradas empezó a extenderse el rumor de que ambos conjuntos habían pactado un nuevo empate para asegurarse una suculenta recaudación en taquilla de un tercer partido. Los seguidores invadieron el terreno de juego, quemaron las taquillas del estadio y se lanzaron contra la policía. Nacía el Old Firm, el Viejo Negocio, nombre con el que se conoce la eterna e irreconciliable enemistad entre los dos gigantes del fútbol escocés. Tras más de un siglo de odio, esta rivalidad ha vivido hoy un punto y aparte con la desaparición y refundación del Rangers.

Ayer jueves HM Revenue and Customs (HMRC), Hacienda del Reino Unido, rechazó el último plan de refinanciación y a la postre la última oportunidad de evitar la desaparición del club nacido 1872 y que podía presumir de ser el equipo del mundo con más títulos de Liga, 54. Los protestantes entraron en suspensión de pagos el pasado 14 de febrero tras unos impagos de unos 20 millones de libras a la agencia tributaria, que entre sanciones e intereses podrían alcanzar los 90 millones. El Rangers fue sancionado con la pérdida de 10 puntos en la clasificación –lo que puso la Liga en bandeja para el Celtic- y se le prohibió fichar y disputar competiciones europeas la próxima temporada.

El empresario Charles Green adquirió los activos del club por 5,5 millones de libras para formar un nuevo equipo que pasaría a denominarse The Rangers Football Club y que seguiría disputando los partidos como local en su histórica casa, Ibrox Park. La duda se cierne sobre las posibilidades de la nueva entidad de mantener la plaza en la Scottish Premier League. Siempre que un club escocés ha quebrado, como hicieran el Livigstone o el Gretna, el conjunto surgido de sus cenizas ha comenzado su andadura en las categorías inferiores.

En las agónicas últimas horas de vida del viejo Rangers surgió la posibilidad que un histórico del club, Walter Smith, técnico diez veces campeón de Liga en sus dos etapas en el banquillo de Ibrox (1991-1998 y 2007-2011), comprara el club. El que también fuera ayudante de Alex Ferguson en el Mundial de 1986 y entrenador del Everton habría puesto sobre la mesa seis millones de libras.

Los seguidores del Celtic se burlaron de la situación del Rangers en sus últimos duelos

El nuevo dueño anunció a Malcom Murray como presidente y al que hasta hora era técnico del equipo, Ally McCoist, como entrenador para la próxima temporada. La nueva sociedad ya ha presentado una solicitud de admisión a la Scottish Football Asssociation, sin embargo, el equipo podría perder parte de sus principales figuras ya que los jugadores no mantienen ningún vínculo contractual con el refundado club.

Celtic y Rangers han dominado la liga escocesa desde 1985 y la perdida del conjunto protestante envuelve en dudas a todo el fútbol escocés. La posibilidad de perder uno de los duelos que más expectación levanta no solo a nivel local sino también global puede repercutir en una perdida de ingresos por derechos de televisión y publicitarios al resto de equipos de Escocia. Un país que añora desde hace demasiado tiempo aquel Tartan Army que infundía miedo y respeto a los rivales de todo el mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: