Esto es Anfield, el estadio del Everton

El Liverpool anunció que permanecerá en su histórico hogar cuyo primer inquilino fue el otro gran equipo de la ciudad

El estadio de Anfield ocupa un lugar de privilegio entre los grandes templos del fútbol a nivel mundial, testimonio de las gestas del Liverpool por Inglaterra y Europa, especialmente durante los 70 y los 80, y mitificado por la especial atmosfera que se genera en las gradas durante los encuentros. Cuando el fin de sus días parecía cerca, el Liverpool anunció el lunes un plan de remodelación que garantiza la supervivencia de su histórico hogar. Pero los Reds, uno de los equipos que más admiración genera a nivel internacional, no son el conjunto original que empezó a disputar sus primeros partidos en Anfield.

En 1878 en Liverpool nació el St. Domingo’s FC, fundado por una parroquia del norte de la ciudad con el mismo nombre. En aquellos tiempos era muy habitual la aparición de clubs deportivos de la mano de la Iglesia con el objetivo de ayudar a las comunidades a través de los valores que se desprenden de la práctica deportiva. Otro gran conjunto de las islas como el Celtic, por ejemplo, también fue fundado por un párroco Andrew Kerins, conocido como el Hermano Walfrid.

El St. Domingo’s, que pronto cambió su nombre por el de Everton, el mismo equipo de hoy en día, jugaba sus primeros encuentros en unos terrenos de Stanley Park. Muchos aficionados se congregaban en sus encuentros y uno de los miembros de la directiva, el empresario John Houlding, detectó la necesidad, y también la opción de negocio, de adquirir unos terrenos que pudieran acoger un mayor número de espectadores. Compró unos en el sur del parque, en Anfield Road, y los alquiló a su propio club.

Poco más de un kilómetro separa Anfield de Goodison Park

Houlding, que pasaría a la historia por su codicia, también era dueño del único pub en las instalaciones y gran una parte de las recaudaciones por la venta de entradas -en Anfield el Everton cuadruplicó el número de asistentes habituales en Stanley Park- caía en sus bolsillos. A pesar de que justificaba esta posición privilegiada con las ventajas que luego recibía el club por su parte en cuestiones como la compra de jugadores, las suspicacias del resto de miembros del club crecían.

La cuerda se tensó hasta romperse cuando en 1889 Houlding pretendió subir el alquiler de Anfield de las 100 a las 250 libras anuales. El Everton intentó bajar la cifra a las 180 libras, pero las negociaciones no llegaron a buen puerto y el empresario ofreció al resto de miembros del club la compra de los terrenos por 6.000 libras. Sin embargo, hartos de su compañero, optaron por la compra de otros terrenos junto a Goodison Park por los que desembolsaron 8.090 libras y dejaron a Houlding en la estacada.

Anfield quedó sin propietario y se decidió crear un nueva equipo que se llamó Liverpool, después de que Houlding perdiera en los tribunales la lucha por los derechos del nombre Everton. Al verse sin jugadores y por la mala reputación de su nombre en la ciudad, optó por contratar futbolistas foráneos, principalmente procedentes de Escocia y gracias a la ayuda de uno de los pocos amigos que mantenía en su antiguo equipo, John McKenna, los que les valió ser conocidos como Macs.

En 1893 el Liverpool se inscribió en la segunda división y ascendió al primer año. El primer Merseyside derby se disputó el 3 de octubre de 1894, y acabó con una clara victoria del Everton por 3-0. Hubo que esperar hasta  septiembre de 1987 para que los Reds lograran su primer triunfo ante el rival ciudadano, 3-1 en Anfield.

Antes de la llegada de Bill Shanky, el arquitecto del gran Liverpool, el Everton dominó el fútbol en la ciudad y también durante algunos años en Inglaterra, especialmente a finales de la década de los veinte y principios de los 30. La culpa de gran parte del éxito de los Toffees la tuvo Dixie Dean, posiblemente el mejor jugador de la época, que dejó el club en 1938, con 473 goles en 502 partidos, por discrepancias con la directiva. Su legado es tan grande que en 2001 se erigió la estatua que preside la entrada a Goodison Park.

@cescguimera

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: