Jimmy Johnstone y los Leones de Lisboa

El Celtic, liderado por el pequeño y hábil extremo, se convirtió en 1967 en el primer equipo británico en conquistar la Copa de Europa al derrotar al Inter de Helenio Herrera en la capital lusa

El 25 de mayo de 1967 el Celtic protagonizó la hazaña de convertirse en el primer equipo británico en proclamarse campeón de Europa. Eran los primeros años del reinado de Jock Stein en Parkhead. El histórico técnico había acabado con una sequía en la liga que se prolongaba desde 1954, con títulos repartidos entre el Rangers, el Hearts, el Dundee, el Aberdeen y el Kilmarnock, en un fútbol lejos de la bipolarización de las últimas décadas. El triunfo ante el Inter de Milán fue un triunfo genuino para Glasgow, con todo el equipo nacido en un radio de 15 millas de la ciudad.

Entre ellos, Jimmy Johnstone, el jugador con más talento de aquella generación. Si el central Billy McNeill era la figura clave de aquel equipo, el pupilo que todo técnico quiere tener sobre el césped, “Jinky” era el factor diferencial. Un mago. Veloz e impredecible. Exponente de la tradición escocesa de jugadores de agradecido trato con el balón durante los 60 y los 70. El pequeño y habilidoso extremo, posiblemente el jugador más importante de la historia del Celtic, destacó por su gran capacidad de regate, siempre encarando al defensa rival con el balón pegado al pie, que le valió comparaciones con el brasileño Garrincha y fue apodado “Flying Flea” por la prensa francesa, tras la actuación contra el Nantes en aquella edición de la Copa de Europa.

Para llegar al Estadio Nacional de Lisboa, los Bhoys, además de el conjunto galo en octavos, dejaron en el camino al Zúrich en la primera ronda, a la Vojvodina de Yugoslavia en cuatros y al Duckla de Praga en semifinales.

El Celtic llegó a la capital lusa para medirse al Inter de Milán de Helenio Herrera, campeón de Europa y de la Copa Intercontinental en 1964 y 1965. Era el Inter de Luis Suárez, que no puedo disputar el encuentro, pero también uno de los máximos exponentes del catenaccio, a pesar de que la invención “del fútbol a la italiana”, según palabras del periodista Gianni Brera, se le atribuya a Nereo Rocco, técnico, curiosamente, del Milan entre 1961 y 1963.

.

Jugaron los de Glasgow con Ronnie Simpson en la portería. Defensa de cuatro con Jim Craig en el lateral derecho, Tommy Gemmell en el izquierdo, Billy McNeill y John Clark en el centro de la zaga. Un centro del campo con Bobby Murdoch y Berti Auld en el eje y Jimmy Johnstone y Bobby Lennox abiertos a las bandas. Y Willie Wallace por detrás del único delantero nato; Stevie Chalmers.

Fue una exhibición ofensiva de los de Jock Stein, con más de veinte disparos a la portería italiana, en parte por el tanto inicial de Sandro Mazzola a los siete minutos, al transformar un penalti de Craig sobre Cappellini, que permitió a los de Helenio Herrera poner el cerrojo como era su antojo. El empeño del Celtic, sin embargo, tuvo su recompensa con los tantos de Gemmill (62’) y Chalmers (85’) con los que los inventores del fútbol se auparon con la primera Copa de Europa de su historia, un año antes de que repitiera el Manchester United de Matt Busby, George Best o Bobby Charlton.

La temporada 1966-67 fue la temporada perfecta para el Celtic, con el triplete local además del cetro europeo, a los que añadió la Glasgow Cup, un trofeo eliminatorio disputado entre los equipos de la ciudad desde 1887 hasta 1988 y que a día de hoy siguen disputando los equipos de desarrollo de Celtic, Rangers, Queen’s Park, Clyde y Partick Thistle.

Fueron años dorados en Parkhead con nueve títulos de liga consecutivas y un papel dominante en el fútbol europeo. En 1970 el equipo volvió al alcanzar la final de la Copa de Europa, en la que cayó derrotado ante el Feyenoord (2-1), en un encuentro en el que también marcó Tommy Gemmell. En semifinales, los escoceses habían dejado en el camino al Leeds United de Don Revie. Precisamente, en las puertas de la final también se quedaría el Celtic en 1972 y 1974.

Jimmy Johnstone

Jimmy Johnstone, fallecido el 13 de marzo de 2006, debutó con el Celtic en 1963 con una clara derrota 6-0 ante el Kilmarnock -la mayor sufrida en su carrera- y disputó 515 partidos en los que marcó 130 goles, pero solo fue 23 veces internacional con Escocia por su pánico a volar. El miedo era tal que en un partido de Copa de Europa contra el Partizan, Jock Stein le prometió librarse de viajar a Belgrado si los Hoops ganaban holgadamente, y el extremo anotó tres de los cinco goles del Celtic (5-1). Big Man cumplió su promesa.

“Jinky” fue uno de los protagonistas de la batalla contra el Racing Club de Avellanada en la vuelta de la Copa Intercontinental de 1967. En un partido nefasto para los defensores del fair play. La ida acabó con victoria del Celtic 1-0 en un encuentro en que el extremo fue cazado en reiterados ocasiones por los defensas argentinos. Una dureza sudamericana que hizo peligrar la disputa de la competición en varias ocasiones, hasta el extremo de que equipos como el Bayern renunciaron a disputarla. En la vuelta, el meta Simpson fue alcanzado por un objeto lanzado desde la grada y John Falcon tuvo que ocupar su lugar. Los Hoops se adelantaron con un penalty transformado por Gemmell pero el Racing remontó (2-1) y hubo que jugar un partido de desempate tres días más tarde.

Fue en esa repetición cuando la dureza del partido superó todos los límites. Johnstone acabó lesionado. Tres jugadores de los Hoops, Lennox, Hughes y Auld, fueron expulsados, por dos del Racing:  Alfio “Coco” Basile y Juan Carlos Rulli, aunque este último y Auld se negaron a abandonar el campo e increíblemente el árbitro, desbordado, se lo consintió. Ganaron los argentinos (1-0) con un gol de “Chango” Cárdenas. Avergonzado, el Celtic multó a sus jugadores con 150 libras mientras que el Racing regaló un coche a cada uno de sus jugadores.

Pese a perder la Copa Intercontinental, Jimmy Johnstone ganó, además de la Copa de Europa, nueve ligas escocesas, cuatro copas y cinco copas de la liga antes de abandonar el club en 1975 para merodear en varios equipos menores como los San José Earthquakes americanos, el Sheffield United, el Dundee, el Shelbourne y el Elgin City. “Jinky” tuvo que prolongar su carrera al máximo, ya que ser uno de mejores jugadores de su generación no le dio suficiente para vivir con tranquilidad una vez colgadas las botas y tuvo que ganarse la vida comoconductor de camiones y en la construcción.

@cescguimera

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: