Pop City

El equipo de Manchester es conocido por los aficionados a la música por la militancia beligerante de Liam y Noel Gallagher. Oasis. Pero más allá de los reyes del britpop, los Citizens son uno de los equipos de las islas con más calado en la cultura popular

El Manchester City es el equipo de Oasis. Somos bastantes los que proferimos cierta simpatía hacia el histórico segundón de Manchester a raíz de nuestra idolatría por los hermanos Gallagher. El City de hoy en día, sin embargo, está lejos de aquel City con un encanto especial de equipo fuertemente arraigado en una ciudad pero de carácter perdedor. El City de hoy en despierta más antipatía que simpatía en las islas y fuera de ellas, por la transformación sufrida tras la llegada de los petrodólares procedentes de Abu Dhabi. Sus aficionados lo saben. Pero les da igual: “We’re ruining football and we don’t care”, cantan en las gradas del Etihad Stadium.

Pero los amantes de la cultura británica siempre seguirán profiriendo por el City una admiración especial. Y es que se trata de uno de los conjuntos más arraigados en la cultura popular inglesa. Ayer mismo, el apreciado ex compañero en Público Ladislao J. Moñino, ahora en El País, recordaba el papel jugado por Liam y Noel Gallagher en este sentido en un artículo titulado El Infierno Musical del City. En el artículo menciona el himno extraoficial del club, “Blue Moon”, una canción originalmente cantada por los seguidores del Crewe Alexandra. El tema, escrito por Richard Rodgers y Lorenz Hart en 1934, ha sido interpretado por artistas del calibre de Billie Holiday, Bob Dylan o Elvis Presley, quien lo popularizó. Beady Eye, el grupo de Liam Gallagher tras la disolución de Oasis, también lo versionó para presentar en público la camiseta del City de la pasada temporada y el single “The Beat Goes On”, correspondiente al único disco editado hasta la fecha por la banda: Different Gear, Still Speeding (2011).

Además de los hermanos Gallagher, también son reconocidos seguidores del Manchester City el que fuera guitarrista de los Smiths Johnny Marr, el tristemente desaparecido líder de Joy Division Ian Curtis, o Reni, batería de los Stone Roses, que cada día tiene que lidiar con dos supporters de los vecinos del United como Ian Brown o Mani, que en la última gira de la banda este 2012 lucía en el reverso de su bajo el lema “Mani United”. Mark Burguess, cantante de The Chameleons (gran concierto el suyo el pasado martes en la sala Sidecar de Barcelona, por cierto), Billy Duffy de The Cult, Damon Gough (Badly Drawn Boy), Mark E. Smith de The Fall y los tres miembros de los Doves Jez y Andy Williams y Jimi Goodwin también forman parte del elenco de seguidores del City. Los Doves, precisamente, actuaron en la despedida del estadio de Maine Road, histórica casa de los Sky Blues desde 1923 hasta 2003.

También en la gran pantalla el Manchester City ha tenido su cuota de protagonismo. En la célebre Victory (Evasión o Victoria, 1981) Mike Summerbee, Conocido como el George Best de Maine Road por sus aptitudes en el terreno de juego y también fuera de él, destaca en el film por su resistencia a la huyda a través del túnel cavado que da acceso a los vestuarios, durante el descanso del partido. Además de Summerbee, acompañó a célebres futbolistas como Bobby Moore, Osvaldo Ardiles y el mismísimo Pelé y  a actores como Michael Caine y Sylvester Stallone, otro Citizen como el polaco Kazimierz Deyna. Uno de los pocos jugadores que pudo salir hacia la Europa occidental en aquella época y que llegó a Manchester a cambio de medicinas, una fotocopiadora y algunos dólares, procedente del Legia de Varsóvia.

Más allá de la película futbolera por antonomasia, alrededor del City también giró There’s Only One Jimmy Grimble (El Sueño de Jimmy Grimble, 2000) dirigida por John Hay y con Ray Winstone, Gina McKee y Robert Carlyle en el reparto.  El pequeño protagonista de la historia sueña con convertirse en futbolista profesional pero la falta de confianza en si mismo trunca su carrera. Carlyle, en el papel de un ex jugador del City, es el encargado de echarle una mano. La cinta es también un homenaje a Maine Road.

En 2010 el film-documental Blue Moon Rising llevó a la gran pantalla la vida de un grupo de seguidores del City en pleno proceso de transformación del club. Stewart Stugg retrata un seguido de existencias obsesivas en una generación marcada por años de penurias y por las glorias del emergente Manchester United. Además de los aficionados, los grandes protagonistas, cuenta también con la presencia de varios de los jugadores que llegaron al equipo aquella campaña, Carlos Tévez o Emmanuel Adebayor, el técnico Roberto Mancini, miembros del club y Noel Gallagher.

Finalmente, este mismo 2012 se estrenó en el Reino Unido A Mancunian Story. Un drama con la violencia entre seguidores del City y el United de trasfondo. Se trata de la primera película sobre hooliganismo que echa su mirada en el norte de Inglaterra tras las populares The Football Factory (2004), la adaptación de la novela de John King, y Green Street Hooligans (2005), ambas basadas en la problemática en Londres.

@cescguimera

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: