archivo

Pasó por la Premier…

Destinado a pasar a la historia del olvido futbolístico como un oscuro trabajador insaciable, el italiano pasó a convertirse en icono mediático tras el cabezazo más famoso de la historia del fútbol. Antes, durante la temporada 98-99, buscó su lugar en el Everton.

“Desde que el fútbol es fútbol hay cosas que se arreglan el terreno de juego” señaló en una ocasión Marco Materazzi. El central italiano, famoso por el cabezazo que recibió de Zinedine Zidane en la final del Mundial de Alemania 2006, pero también por su decisiva actuación para que el combinado transalpino alcanzara su cuarto título mundial -marca el gol del empate y en la tanda de penaltis-, responde al perfil de jugador hecho a sí mismo, con una ardua carrera en sus botas antes de asentarse en la elite.

El triunfo de “Matrix” fue el triunfo de un trabajador insaciable: “No tengo la calidad técnica de otros grandes defensas italianos, pero en el terreno de juego lo doy todo”, reconocía. Ser sabedor de sus limitaciones le permitió sobrevivir en las duras tercera y cuarta división del fútbol italiano entre 1990 y 1995, antes de recalar en el Perugia, en Serie B, con el que también dio sus primeros pasos en Serie A.

En sus comienzos en el conjunto del Renato Curi, Materazzi compartió piso con Gennero Gattuso y quién sabe si por influencia del aguerrido centrocampista, que jugó en el Glasgow Rangers (97-98), decidió buscarse la vida en Inglaterra. La temporada 98-99 jugó 27 partidos con el Everton, en los que marcó dos goles, pero en los también fue expulsado en cuatro ocasiones. Suyo fue el penalti que en abril de 1999 acabó con Robbie Fowler esnifando la línea de fondo ante los seguidores Toffees, en un duelo en que Steven Gerrard disputó sus primeros minutos en un derby de Merseyside.

Tras una sola campaña en Goodison Park, Materazzi volvió al Perugia. En la temporada 2000-01 rompió el record de goles en la Serie A anotados por un defensa en manos de Daniel Passarella, con 12 tantos, lo que le valió su traspaso al Inter, en el que militó hasta el final de su carrera en 2011.

 

@cescguimera