archivo

Archivo de la etiqueta: Andy Cole

Tras un paso frustrante por el United marcado por las lesiones, Owen Hargreaves optó por el gran rival ciudadano para intentar salvar su carrera y se ha convertido en el último jugador en defender ambas camisetas

Carlos Tévez será protagonista por su ausencia mañana en el derby de Manchester. El argentino es uno de los jugadores que ha vestido ambas camisetas, pero no es el último caso. El ex del United, Owen Hargreaves, parecía más cerca de un último esfuerzo para salvar su carrera en un equipo pequeño -sonó para West Bromwich y Leicester City- pero ante la sorpresa generalizada firmó por el City, no sin dejar un recadito a los servicios médicos de Old Trafford.

El caso más, quizá, sea el protagonizado por Denis Law. Miembro de la Santísima Trinidad del United -desde 2008 comparte una estatua con George Best y Sir Bobby Charlton en Old Trafford- empezó (1960-61) y terminó (1973-74) su carrera en el City. Pero entre estas dos etapas, el escocés se convirtió en una leyenda de los ‘Diablos Rojos’ cuando firmó procedente del Torino en 1962, después de una sola temporada en el Calcio. Marcó 237 goles en 404 partidos con el United, record solo superado por Charlton (249). Una contribución decisiva para la conquista de dos títulos de liga (1965 y 1967), la Copa de Europa de 1968 y una FA Cup (1963).

Denis Law con el United

A lo largo de su carrera rompió en dos ocasiones el máximo pagado por un futbolista, cuando el City desembolsó por él 55.000 libras al Huddersfield y posteriormente cuando el United hizo lo propio por 115.000 para traerlo de vuelta a Inglaterra.

Pero si una jornada ha marcado la carrera de Law es la del 27 de abril de 1974, cuando el United recibía al City y se jugaba la permanencia en la First Division. Un taconazo suyo a falta de diez minutos para el final supuso el 0-1 y la condena a segunda división de los ‘Red Devils’. El escocés tuvo que ser sustituido y se retiró entre lágrimas del terreno de juego sin saber, que, aunque no hubiera marcado, su ex equipo perdía la categoría de todas formas por la victoria del Birmingham City.

Brian Kidd vistió ambas camisetas como entrenador y técnico. Con 19 años llegó al primer equipo del United el año en que conquistó la Copa de Europa. Fue titular y marcó en la final ante el Benfica (4-1) y terminó su etapa en Old Trafford con 272 partidos disputados y 69 goles. Antes de recalar en el City en 1976, vistió durante dos temporadas la camiseta del Arsenal. En Maine Road jugó 130 partidos, en los que marcó 59 tantos.

Kidd volvió a Ols Trafford en 1991 para sentarse en el banquillo al lado de Sir Alex Ferguson, hasta que en 1998 probó suerte como primer entrenador del Blackburn. Actualmente, es asistente de Roberto Mancini en el City.

Otras leyenda de los ‘Diablos Rojos’, Peter Schmeichel, también pasó por el gran rival local en el ocaso de su carrera. Tras convertirse en el mejor portero de Europa durante ocho magníficas temporadas en Old Trafford, el danés se marchó al Sporting de Portugal (1999), para después volver a Inglaterra con el Aston Villa (2001-02) y firmar por el City a los 38 años, en 2003. Su hijo Kasper, actual guardameta del Leicester City, se formó en la academia del los ‘Citizens’ y debutó en la Premier vestido de azul.

Peter Shcmeichel, el mejor portero del mundo en los 90

Andy Cole triunfó con el Schmeichel en el United de los 90 y formó con Dwight Yorke una de las delanteras más letales que se recuerdan en Inglaterra. Tras recalar en Old Trafford procedente del Newcastle en 1995, se convirtió en un fijo para Ferguson y en una de las piezas fundamentales del Triplete de 1999. Sus 121 goles en 275 partidos no le sirvieron, sin embargo, para perder protagonismo por “culpa” de Rudd Van Nistelrooy con la llegada el holandés en 2001.

Tras pasar por Blackburn y Fulham, Cole firmó por una temporada con el City en 2005 con los que marcó 10 tantos en 23 partidos, antes de lesionarse de gravedad febrero de 2006. Stuart Pearce le ofreció un año más, pero tras firmar el contrato decidió recalar en el Portsmouth.

Caso curioso el protagonizado por Sir Matt Busby. El hombre que cambió la historia del United desde el banquillo de Old Trafford entre 1945 y 1969 (también se hizo cargo del equipo la temporada 70-71) había desarrollado parte de su carrera de jugador en el City (1926-36). Steve Coppel y Mark Hugues, en cambio, defendieron la camiseta de los ‘Red Devils’ y se sentaron en el banquillo de los ‘Citizens’. Solo Ernest Mangnall a principios del siglo XX se ha sentado en ambos banquillos.

Además de Denis Law, Brian Kidd, Peter Schmeichel, Andy Cole, Carlos Tévez y Owen Hargreaves, hay otros que también han vestido ambas camisetas:

Bob Milravie: United (1890-91) / City (1891-96)

Frank Barrett: United (1896-1900) / City (1901-02)

Jimmy Banister: City (1902-06) / United (1906-09)

Herbert Burgues: City (1903-1906) / United (1906-1910)

Horace Blew: City / United (1906)

Billy Meredith: City (1894-1906) / United (1906-1921) / City (1921-24)

Sandy Tumbull: City (1902-06) / United (1906-15)

Bill Dale: United (1925-1931) / City (1931-38)

Harry Rowley: United (1928-1932) / City (1932-33) / United (1934-37)

Wyn Davies: City (1971-72) / United (1972-73)

Peter Barnes: City (1974-79) / United (1985-87) / City (1987-88)

Sammy McIlroy: United (1971-82) / City (1985-86)

John Gidman: United (1981-86) / City (1986-88)

Peter Beardsley: United (1982-83) / City (1998)

Terry Cooke: United (1994-99) / City (1999-2002)

Mark Robins: United (1986-1992) / City (1999)

Andrei Kanchelskis: United (1991-95) / City (2001)

Con el tanto que dio la victoria al Manchester United ante el Wolverhampton, Paul Scholes inscribió su nombre en la lista de jugadores que han superado el centenar de tantos en la Premier League.

Paul Scholes ya forma parte de la selecta lista de futbolistas que han sido capaces de superar la barrera de los 100 goles desde la creación de la Premier League en la temporada 92-93. Con el tanto que dio la victoria al Manchester United (0-1) en el Molineux ante el Wolverhampton, el centrocampista igualó a otra leyenda viva de los ‘Red Devis’, Ryan Giggs. El eterno galés alcanzó el centenar de goles el pasado 28 de noviembre, día de su 36 cumpleaños, al cerrar el marcador en la victoria del ManU por 4-1 ante el Portsmouth en Fratton Park.

Un tanto más que Scholes y Giggs logró el nunca justamente reconocido, carismático e inolvidable Matt LeTissier. Algunos de los tantos más bellos logrados en la historia moderna del fútbol inglés nacieron en las botas de ‘Le God’, que jugó 443 partidos con el Southampton, entre 1986 y 2002, en los que marcó 163 goles. Antes de la fundación de la Premier, LeTissier marcó 24 tanto en la temporada 89-90 y fue elegido Mejor Jugador Joven de la liga.  Durante su carrera sólo falló un penalti en 50 lanzamientos y, como no podía ser de otra manera, marcó el último gol en The Dell, el antiguo estadio de los ‘Saints’, inaugurado en 1898 y derruido en 2001.

Camino de record va Wayne Rooney. Con sólo 24 años, la estrella del United ya lleva 103 goles en la Premier. Su carrera es sinónimo de precocidad desde que debutó con el Everton ante el Tottenham en 2002, dos meses antes de cumplir los 16. La trayectoria del de Liverpool contrasta con la de Emile Heskey. El discutido delantero del Aston Villa y ex de Leicester, Liverpool, Birmingham City y Wigan ha perforado las porterías adversarias en 106 ocasiones en casi 15 años en la máxima categoría inglesa.

111 goles marcó Dion Dublín con Coventry y Aston Villa. Una grave lesión contra el Crystal Palace en 1992 acabó con sus opciones de triunfar en el Manchester United. Su siempre delicado estado físico mermó sus posibilidades y con los años fue retrasando paulatinamente su posición hasta acabar jugando de central. Dublin pasó también por el Millwall, el Leicester, el Celtic y terminó su carrera con el Norwich en 2008.

Con un total de 185 goles en 288 partidos con el Arsenal, Ian Wright marcó 104 goles en la Premier con los ‘Gunners’ y nueve con el West Ham. Los mimos que otro jugador que empezó a maravillar en Highbury aunque su carrera ha transcurrido por convulsos derroteros, Nicolas Anelka. El francés del Chelesa, además de Arsenal, también ha marcado para Liverpool, Manchester City y Bolton.

Con 119 goles, Frank Lampard ha logrado unos registros remarcables para tratarse de un centrocampista. El ‘8’ del Chelsea ya es el quinto máximo goleador de la historia del club, con un total de 146 goles, por detrás de Peter Osgood (150), Roy Bentley (150), Kerry Dixon (193) y Bobby Tambling (202). De sus 119 goles en la Premier, 95 han llegado con la camiseta de los ‘Blues’ y 24 con el West Ham, en el que jugó entre 1995 y 2001. Dos goles más que Lampard, ha logrado el actual delantero del Celtic, Robbie Keane. El irlandés empezó a demostrar su olfato con el Coventry City a los19 años con 12 goles en 31 partidos. El resto han llegado con las camisetas de Leeds, Liverpool y Tottenham, en dos etapas. Keane sigue con unos registros espectaculares en Escocia, donde ya ha marcado cuatro goles en seis partidos.

Dwight Yorke formó junto a Andy Cole una de las mejores parejas de delanteros que se recuerdan en Inglaterra. De tal sociedad salieron muchos de los goles que llevaron al Manchester United al Triplete de 1999 y gran parte de los 123 que el de Trinidad y Tobago logró en la Premier. Yorke ya había demostrado su valía durante nueve temporadas en el Aston Villa y también marcó con el Blackburn, Birmingham City y Sunderland tras abandonar los ‘Red Devils’. Otro delantero que maravilló a finales de los 90 y a principios de la primera década del nuevo siglo fue Jimmy Floyd Hasselbaink. Sus 34 goles en el Leeds durante dos campañas lo llevaron al Atlético de Madrid, pero tras el descenso de los ‘Colchoneros’ en el año 2000, el holandés volvió a Inglaterra donde goleó con Chelsea, Middlesbrough y Charlton hasta alcanzar los 127 tantos.

147 goles han marcado Teddy Sheringham y Michael Owen. El londinense, que se retiró pasados los 40, inscribió sus mejores registros en sus dos etapas con el Tottenham y en el Manchester United, aunque durante su prolongada carrera también marcó para el Nottingham Forest, el Portsmouth y el West Ham. Owen, tiene tiempo por delante para batir la marca de Sheringham, aunque tendrá que esperar a la próxima campaña para lograrlo tras lesionarse en la final de la Carling Cup ante el Aston Villa. Las lesiones han frenado una carrera meteórica del delantero de Chester que debutó marcando con el Liverpool con 17 años y 144 días, en mayo de 1997, ante el Wimbledon. Owen marcó 118 goles en la Premier con los ‘Reds’, 26 en sus frustrantes cuatro temporadas en el Newcastle y esta campaña ha logrado tres con el United.

En sus seis temporadas en el Tottenham, Les Ferdinand se desató como uno de los goleadores más prolíferos del panorama inglés. El primo de Rio y Anton Ferdinand, logró 149 goles en una agitada carrera que lo llevó también por el Queens Park Rangers, Newcastle, West Ham, Leicester City y Bolton. Pero mayor impacto tuvo Robbie Fowler en sus primeros años en la Premier. Entre 1993 y 2006, ‘God’ alcanzó los 163 goles en sus dos etapas en el Liverpool, con el Leeds United y el Manchester City.

El 18 de octubre de 2005, Thierry Henry se convertía en el máximo goleador de la historia del Arsenal al superar los 185 goles de Ian Wright. El francés, que alcanzó un total de 226, logró 174 en la Premier de la que fue ‘top scorer’ en 2002, 2004, 2005 y 2006, con dos Botas de Oro europeas (2004 y 2005). El actual delantero del Barça es el jugador que más goles ha marcado, desde la refundación de la primera división inglesa, con un solo equipo. ‘Tití’ Henry ocupa el tercer peldaño del podio de artilleros de la Premier y el segundo es para Adny Cole. El incombustible delantero de Nottingham, que colgó las botas el pasado 2009 con el ‘Forest’, llegó hasta los 187 goles con Newcastle, Manchester United, Blackburn, Fulham, Manchester City y Portsmouth. Solamente no logró marcar con el Sunderland

Inalcanzables parecen los registros de Alan Shearer, máximo goleador de la historia de la Premier League con 260 goles. 148 llegaron con el Newcastle en las diez temporadas en las que el delantero defendió la camiseta de los ‘Magpies’  después de un traspaso record de 15 millones de libras en julio de 1996 procedente del Blackburn. Con los ‘Rovers’, Shearer alcanzó los 112 goles, incluidos 34 en la historia Liga que los de Ewood Park conquistaron en 1995 con Kenny Dalglish en el banquillo. El de Newcastle, superó la treintena de goles durante tres temporadas consecutivas (31 en 1994, 34 en 1995 y 31 más en 1996). Además, marcó 23 con el Southampton durante cinco temporadas antes de la fundación de la Premier, entre ellos el ‘hat trick’ logrado por un jugador más joven, con 17 años y 140 días, en la victoria de los ‘Saints’ ante el Arsenal 4-2. Shearer también marcó 30 goles en 63 partidos con Inglaterra.

El 9-1 del Tottenham al Wigan ya forma parte de las grandes goleadas de la historia de la Premier League. Hoy recordamos otras.

Manchester United 9 – Ipswich Town 0

Marzo 1995

Andy Cole se convirtió en el gran protagonista de la mayor goleada de la historia de la Premier League. El delantero anotó cinco goles en un encuentro en el que también vieron puerta Mark Hughes, en dos ocasiones, Paul Ince y Roy Keane. Los ‘Red Devils’ acabaron la temporada en segunda posición, por detrás del Blackburn Rovers, y el Ipswich cerró la tabla.

Newcastle 8 – Sheffield Wednesday 0

Septiembre 1999

Alan Shearer no quiso ser menos que Andy Cole y también marcó cinco goles (dos de penalty) en el roto de las ‘Hurracas’ al Sheffield Wednesday. Un avance de lo que sería la temporada para los ‘Blades’, que perdieron la categoría, mientras que los de Bobby Robson cerraron la campaña en la zona media. Aaron Hughes, Kieron Dyer y Gary Speed también participaron activamente de la goleada.

Nottingham Forest 1 – Manchester United 8

Febrero 1999

El United ha protagonizado el mayor triunfo de la historia de la Premier en casa y a domicilio. Los de Alex Ferguson pasaron por encima del Nottingham Forest en el mismísimo City Ground con un Ole Gunnar Solskjaer que marcó cuatro goles saliendo desde el banquillo en sustitución de Dwight Yorke en el minuto 72’. ‘El Asesino Con Cara de Niño’ anotó sus tantos en poco más de diez minutos. Para los ‘Red Devils’ también mojaron por partida doble el de Trinidad y Tobago y Andy Cole.

Arsenal 7 – Everton 0

Mayo 2005

En una memorable noche de Dennis Bergkamp, los ‘Gunners’ pasaron por encima del Everton en el viejo Highbury. El holandés marcó el sexto en una oda al fútbol colectivo en la que participaron Robin Van Persie (8’), Robert Pires (12’ y 50’), Patrick Vieira (37’), Edu (70’) y Mathieu Flamini (85’).

Blackburn Rovers 7 – Nottingham Forest 0

Noviembre 1995

El campeón de 1995 finalizó la temporada en la séptima plaza pero regaló a sus aficionados otra goleada histórica de la mano de Alan Shearer, que enchufó un hat-trick. Lars Bohinen (2), Mike Newell y Graeme Le Saux también superaron la meta del ‘Forest’.

Manchester United 7 – Barnsley 0

Octubre 1997

Otro recital de fútbol de los ‘Red Devils’ con hat-trick de Andy Cole y goles de Ryan Giggs (2), Paul Scholes y Karel Poborsky. El United cerró la temporada a un punto del Arsenal y los ‘Tykes’ en segunda.

Arsenal 7 – Middlesbrough 0

Enero 2006

Si un año antes fue Bergkamp, ante el ‘Boro’ el protagonista de la goleada del Arsenal fue Thierry Henry. El galo marcó tres tantos en una fiesta que también tuvo como invitados a Philippe Senderos, Robert Pires, Gilberto Silva y Aleksandr Hleb.

La goleada del Tottenham al Wigan (9-1) y los cinco goles de Jermain Defoe sirven para recuperar algunas de marcas históricas en el fútbol inglés

El Tottenham humilló al Wigan en White Hart Lane en la que ya es una de las mayores goleadas en la historia de la Premier League. Entre todos los goleadores, Peter Crouch, Aaron Lennon, Niko Kranjcar y Jermain Defoe, este último pasará a la historia con sus cinco tantos, incluido un hat-trick en siete minutos.

El delantero de los ‘Spurs’ ha sido el jugador que más se ha acercado al histórico registro de Robbie Fowler que en 1994, con la camiseta del Liverpool, le marcó tres goles al Arsenal en cuatro minutos y 33 segundos. El hat-trick  más rápido de la historia de la Premier League. El pasado mes de agosto de 2008, Gabriel Agbonlahor se acercó a la marca del delantero ‘Red’, con tres goles al Manchester City en ocho minutos.

Antes de la fundación de la Premier, en la antigua First Division, Nigel Clough, el hijo del mítico Brian Clough, marcó con el Nottingham Forest tres goles al Crystal Palace, en cuatro minutos, en la temporada 8t-89. Por su parte,  James Hayter, del Bournemouth, anotó el ‘hat-trick’más rápido en la Football League en febrero de 2004. Entrando como suplente en el minuto 84 le marcó tres goles al Wrexham en 140 segundos. Este mismo año. Jordan Rhodes (Huddersfield) fue más allá y logró tres goles de cabeza ante el Exeter en ocho minutos.

Sin embargo, el ‘hat-trick’ documentado más rápido de la historia del fútbol fue obra de Tommy Ross, que en 1964 marcó tres goles en 90 segundos al Naim County.

Al igual que Jermain Defoe, dos jugadores más han logrado marcar cinco goles en un partido de la Premier League. Andy Cole lo hizo con el Manchester United ante el Ipswich Town en 1995 y Alan Shearer con el Newcastle ante el Sheffield Wednesday en 1999. Otro histórico, del United, Ole Gunnar Solskjaer, logró cuatro entrando desde el banquillo en 1999 ante el Nottingham Forest.

Defoe se convirtió, además, en el cuarto jugador del Tottenham en marcar cinco goles en un partido, y el tercero en lograrlo en Liga. Antes lo hicieron Ted Harper, en 1930 ante el Reading, en un encuentro de Segunda División, Alf Stokes, en 1957 contra el Birmingham City y Les Allen en 1960 ante Crewe Alexandra en la FA Cup.

El recital del Fútbol Club Barcelona ayer en el Santiago Bernabéu sirvió para sentenciar la Liga española a favor del equipo que mejor juego realiza en Europa. Para acabar con el bochornoso y ridículo espectáculo de nuestros compañeros en la prensa de Madrid de las últimas semanas. Para que el conjunto blanco abriera los ojos ante una realidad ineludible camuflada detrás de dos títulos ligueros. Pero sobretodo, también, para reivindicar la figura de unos de los mejores futbolistas de la última década, menospreciado injustamente en ‘Can Barça’: Thierry Henry.

Henry supera a Iker Casillas en el cuarto gol del Barça en el 2-6 del Bernabéu

El francés llegó al Camp Nou en el peor momento posible,  cuando ni el propio Barcelona era consciente del estado crítico de un  proyecto triunfal que venía de un año en blanco considerado un accidente por la “autocomplacencia” de todos. Pero Henry llegó para salvar lo insalvable. El equipo de Frank Rijkaard había tocado fondo y el ex del Arsenal se convirtió en uno de los blancos de la ira de la culerada, entre otros motivos, por ser el capricho de un Joan Laporta que vivía sus horas más bajas al frente del club.

Es cierto que ‘Tití’ no llegó en un buen estado físico tras meses parado por una lesión. Pero tampoco ayudó en su recuperación encontrarse con un equipo viciado por una poca ética de trabajo que le impidió recuperar el tono. Encajonado en la izquierda, en un equipo sin verticalidad ni profundidad y lejos de encontrase bien consigo mismo, vivió uno de los peores años de su carrera y las constantes comparaciones con “el Henry del Arsenal” acabaron para hundir a un jugador que sólo estuvo al nivel medio del equipo, y que marcó 19 goles…

Considerado el mejor en la historia del Arsenal

Henry le debe tanto a Pep Guardiola como a Arsene Wenger. Cuando todos clamaban por su traspaso, el flamante técnico azulgrana confió en sus posibilidades, y, pese a no cumplir su promesa de ubicarlo en punta de ataque tras decidir quedarse con Samuel Eto’o, el francés no le ha fallado. Ha demostrado que en buena forma y rodeado de un equipo que funciona es uno de los delanteros más determinantes de Europa. Cerca de cumplir los 32, ‘Tití’ no tiene la velocidad “de el del Arsenal” pero le sobra calidad, inteligencia y definición para seguir logrando goles decisivos. Y van 26 en lo que va de temporada.

No por casualidad, el galo es considerado por muchos ‘supporters gunners’ el mejor jugador de la historia del club, por delante de leyendas  de la relevancia de Tony Adams, Ian Wright, Liam Brady o David Rocastle. Sus números con los londinenses asustan y sirven para ejemplificar el impacto de ‘Tití’ con datos irrefutables más allá de la indescriptible plasticidad de sus goles. Henry es el máximo goleador de la historia del club con 226 tantos, y el tercer máximo de la Premier por detrás de Alan Shearer (260) y Andy Cole (174), pero con la particularidad de ser el único capaz de lograrlos todos con una misma camiseta. El francés ganó, entre otros títulos, las Ligas de 1998, 2002 y 2004 y si no consiguió nunca el Balón de Oro fue porqué la mejor época de los  Arsene Wenger no se prodigó por Europa.

Henry besa el césped de Highbury en el último partido del Arsenal en el viejo estadio londinense

Quizá muchos de los que halagaban a Henry en verano de 2007 y han pasado casi dos años criticándole por su supuesto bajo rendimiento y sus formas sobre el terreno de juego no le habían visto demasiado jugar en el Arsenal. La autosuficiencia, la sensación de jugar al trote y no meter nunca la pierna que tanto les desesperó son las señas de identidad de un jugador sabedor de sus cualidades y que con las cosas en su sitio ha demostrado que sigue siendo determinante y una pieza fundamental para comprender el éxito del Barça de Guardiola, Messi, Xavi, Iniesta y compañía. Ahora, además de reconocerle los méritos, por favor, discúlpense con Thierry Henry.

 

 

El Everton disputa hoy la semifinal de la FA Cup, una reedición de la final de 1995 en la que los ‘Toffees’ lograron el último título de su historia

La sabiduría popular futbolística asegura, a menudo, que en las ciudades con dos equipos de elite el considerado pequeño es el que más arraigado está con la población local. Así pues, en Turín gran la mayor parte de los turineses son fanáticos del Tornio y no de la Juventus, en Manchester, la mayor parte de la población apoya al City, mientras que el equipo de los habitantes de Munich de toda la vida son el 1890. En Liverpool se dice que sucede lo mismo, aunque, por nuestra experiencia la personal, la cosa parece estar, como mínimo, al 50%.

Quizá el error de base es considerar al Everton como un equipo pequeño. Los éxitos del Liverpool en los 70 y principios de los 80 y la especial simpatía facilona que desprenden los ‘Reds’ por el mundo han dejado a los ‘Toffees’ en un segundo plano, pero por títulos e historia pueden considerarse el cuarto equipo de Inglaterra por detrás de sus vecinos, Manchester United y Arsenal. Hoy, tras casi dos décadas muy difíciles y sin éxitos, el Everton puede recuperar parte de su glorioso pasado si se clasifica para la final de la FA Cup. Para ello deberá derrotar a los ‘Red Devils’ en Wembley.

El partido más importante de la historia reciente del Everton coincide con escenario y rival con la última gran gesta en la historia del club: la Cup de 1995. El tanto de Paul Rideout llevó a los ‘Blues’ a la conquista de su quinto título de copa ante un United plagado de figuras, aunque aquella tarde no pudo contar con Eric Cantona, Andrei Kancheslkis y Andy Cole. La victoria de los de Liverpool fue toda una gran sorpresa ya que el equipo había salvado la categoría a falta de dos jornadas para el final de la Liga y el United había perdido el título en la última  en favor del Blackburn Rovers.

El Everton, campeón de la Cup de 1995.

Aquel título es un espejismo en la historia reciente del Everton. Un conjunto nacido en 1878 de lo que era el Everton Crikcet Club y que ostenta en su palmarés nueve títulos de Liga, el último en 1987, cinco de Copa, nueve Charity Shields y una Recopa de Europa ganada en 1985 al Rapid de Viena. Curiosamente, el equipo comenzó a jugar en lo que hoy es Anfield, por aquel entonces unos terrenos propiedad de uno de los miembros del club, John Houlding. En 1982, este decidió subir el alquiler, el Everton no aceptó el aumento y se trasladó a Goodison Park. Como respuesta, Houlding y otros tres miembros del club decidieron fundar el Liverpool FC.

El Everton vivió sus mejores años en la década de los 80 en la que consiguió las ligas del 85 y del 87, la Copa de 1984 y la Recopa del año posterior. El técnico Howard Kendall tenía a sus órdenes jugadores de la importancia del guardameta Neville Southall, recordman del club con 750 partidos, Gary Lineker, Gary Stevens, Trevor Steven, Kevin Sheedy, Andy Gray o Peter Reid. El legado pudo ser todavía mayor si el equipo no se hubiera quedado a las puertas del triplete en 1985, con la derrota en la final de la FA Cup, precisamente ante el United, y si la restricción europea a los conjuntos ingleses por la catástrofe de Heysel no le hubiera impedido pasear su potencial por Europa.

La Recopa de 1985, el gran éxito internacioal de los 'Toffees'

El Everton, el equipo que más temporadas ha jugado en la máxima categoría (106), por delante del Aston Villa (98), sus vecinos de Liverpool (94), y Arsenal (92) -el gran dominador del fútbol inglés en los últimos 15 años, el Manchester United, por ejemplo, suma sólo 84 temporadas- tiene la oportunidad de certificar una resurrección que comenzó con la llegada de David Moyes al banquillo en 2002. Con el escocés los ‘Toffees’ han vuelto a Europa y se han colocado un escalón por debajo del ‘Big Four’ de la Premier. El proyecto es sólido y seguro. Integrado por jugadores consagrados, especialmente atrás, como Joleon Lescott, Leighton Baines, Phil Jagielka y Joseph Yobo, un centro del campo de calidad y garra formado por Mikel Arteta, que se perderá el resto de temporada por lesión, Tim Cahill y Leon Osman, y una grandes definidores arriba: Yakubu, Louis Saha y el brasileño Jo.

Los canterazos Jack Rodwell y Dan Gossling y la gran revelación de la temporada, el gigante belga Marouane Fallaini, garantizan el futuro de un proyecto que puede aspirar a más si el equipo recibe las inversiones necesarias. De momento, llegar de nuevo a una final de la FA Cup sería un merecido premio a siete años de buen trabajo y una alegría para los amantes del buen fútbol que recuperarían a un histórico que en las últimas dos décadas no ha estado en el lugar que le corresponde.

Uno de los mejores delanteros ingleses de la última década ha decidido poner punto y final a su exitosa carrera de la forma más digna posible. Andy Cole, de 36 años, cansado de no jugar en un equipo de la zona baja del Championship como el histórico Nottingham Forest, ha anunciado oficialmente su retirada.

Cole formó parte del gran Manchester United que dominó en la Premier League a finales de la década de los 90 y integró una temible pareja atacante junto a Dwight Yorke. Ambos fueron titulares en la final de la Liga de Campeones que los ‘Red Devils’ ganaron en el Camp Nou en 1999. Con los de Old Trafford logró también cinco títulos de Liga (1996, 1997, 1999, 2000 y 2001), dos FA Cups (1996 y 1999), dos Community Shields (1996 y 1997) y una Copa Intercontinental (1999). Además, en 2002 alzó la Copa de la Liga con el Blackburn Rovers y se proclamó campeón de la First Division en 1993 con el Bristol CIty.

andy-cole1

La trascendencia de Andy Cole en la historia reciente del fútbol inglés se refleja en el hecho que permanece como segundo clasificado en la lista de máximos goleadores desde la refundación de la primera división inglesa en 1992. Con 187 goles, sólo le supera Alan Shearer (260) y se mantiene por delante de Thierry Henry (174), que completa el ‘podio’. Entre los diez primeros clasificados figuran Robbie Fowler (161), Les Ferdinand (150), Teddy Sheringham (147), Michael Owen (139), Jimmy Floyd Hasselbaink (128), Dwight Yorke (123) e Ian Wright (113).

El de Nottingham es, también, uno de los de los únicos tres jugadores que han logrado marcar con seis equipos diferentes en la Premier League. El delantero de Nottingham, que perforó las porterías rivales con las camisetas del Newcastle, Manchester United, Blackburn, Fulham, Manchester City y Portsmouth, comparte el honor con Les Ferdinand (Queens Park Rangers, Newcastle, Tottenham, West Ham, Leicester y Bolton) y Marcus Bent (Crystal Palace, Ipswich, Leicester, Everton, Charlton y Wigan).