archivo

Archivo de la etiqueta: Champions League

El gran ídolo de la afición del conjunto de Glasgow, que hoy visita el Camp Nou en la Liga de Campeones, no está en el césped sino en el banquillo

Son tiempos felices en Parkhead. El Celtic volvió a conquistar la Liga Escocesa la pasada campaña después de tres años de domino del Rangers. La afición disfruta de un equipo joven, con talentos emergentes como Gary Hooper, Anthony Stokes, Fraser Forster o Victor Wanyama y del regreso de las grandes noches de gloria europea. Todo aliñado, no cabe duda, por el hundimiento del eterno rival, relegado a la cuarta división por los graves problemas financieros que obligaron a su disolución y refundación. Pero pese al buen momento del equipo, líder en la liga doméstica y con plenas opciones de acceder a los octavos de final de la Liga de Campeones, el gran ídolo de la afición no está sobre el terreno de juego, sino en el banquillo. Es Neil Lennon.

Nacido en Lurgan (1971), un conflictivo enclave en el conflicto de Irlanda del Norte, Lennon es el primer entrenador de los Bhoys desde junio de 2010. Católico norirlandés, se ganó el corazón de los supporters durante su etapa como jugador en Celtic Park. Representa como pocos al conjunto de Glasgow y también el fútbol escocés. Luchador insaciable, pero con calidad suficiente para manejar el equipo en el centro del campo y con carácter para no esconderse ni evitar cualquier tipo de trifulca o contencioso de tintes físicos o solo verbales Se ha convertido en una insignia para el club por su papel en el campo pero también fuera de él, víctima de una constante campaña de acoso sectario por parte de la comunidad unionista y protestante, ya desde su etapa como juagdor.

En marzo del pasado año el Royal Mail interceptó en Kirkintilloch un paquete bomba como los que días después fueron enviados a la diputada laborista Trish Godman y a Paul McBride, abogado del futbolista. Lennon también fue agredido por un aficionado que saltó al campo durante un partido contra el Hearts, equipo protestante de Edimburgo. Su caso hizo intervenir incluso al Primer Ministro escocés, Alex Salmond: “Como indicativo de la seriedad con la que tomamos estos sucesos, el subcomité de Gobierno se reunió para asegurarnos de que la investigación policial cuenta con todo el apoyo necesario”, señaló. Estos paquetes, diseñados para “lisiar o matar” a sus destinatarios, y que fueron confeccionados por individuos sin formación paramilitar, se sumaron a una balas dirigidas al técnico enviadas desde una dirección de Irlanda del Norte.

La máxima tensión extrafutbolística se plasmó en el terreno de juego en un caliente duelo de Copa con el Rangers, en medio de todos estos acontecimientos, que se saldó con tres tarjetas rojas, enfrentamientos entre los seguidores, 34 detenciones en del Celtic Park y 187 fuera del estadio, y una fuerte enganchada entre Lennon y el por entonces ayudante de Walter Smith en el Rangers y actual técnico del equipo, Ally McCoist.

El manager de los Hoops firmó con el Manchester City a los 16 años y tras pasar por el Crewe Alexandra se dio a conocer durante su etapa en el Leicester City, de la mano del Martin O’Neill, con el que ganó las Copa de la Liga inglesa de 1997 y 2000. Tras militar en el Celtic (2000-2007) con el que conquistó la Premier en cinco ocasiones, además de cuatro Copas, dos Copas de la Liga y alcanzar la final de la Copa de la UEFA en la que cayó contra el Oporto de José Mourinho, acabó su carrera profesional en el Nottingham Forest y el Wycombe.

Ya en agosto 2002, antes de un encuentro clasificatorio para la Eurocopa de 2004 en el que iba a estrenarse como capitán, dejó la selección de Irlanda del Norte cansado de las amenazas de muerte recibidas. La carrera de este combativo y aguerrido centrocampista transcurrió sin sobresaltos hasta que firmó por el Celtic, históricamente el equipo de los católicos escoceses de descendencia irlandesa. Con su selección, Lennon fue abucheado cada vez que intervino en el juego dos meses después de su fichaje por el conjunto de Glasgow e incluso aparecieron pintadas y dibujos con el lema “Lennon RIP” en paredes de Belfast.

Pese a la mediación del entonces técnico de Irlanda del Norte, Sammy McIlroy, que en un primer momento evitó la marcha del centrocampista, una llamada telefónica a la BBC en nombre de La Fuerza Voluntaria Lealista (LVF), en la que se le amenazaba de muerte a él y a su familia, fue la gota que colmó el vaso.

Antes de Neil Lennon, durante la década de los 80, otro ilustre capitán católico de Irlanda del Norte, Martin O’Neill (curiosamente su técnico en el Cletic y en el Leicester) también recibió constantes amenazas por parte de los lealistas protestantes, pese a ser uno de los protagonistas -junto a Gerry Arsmtrong el autor del gol- de la histórica victoria norirlandesa ante España, en el Luis Casanova de Valencia, en el Mundial del 82. Un hito que ni el gran George Best pudo alcanzar.

@cescguimera

Anuncios

Nacido en Glasgow, internacional por Irlanda y formado en el Celtic, Aiden McGeady es una de las figuras del Spartak de Moscú que hoy visita al Barça en la Liga de Campeones

El fútbol de las islas ha evolucionado en las últimas dos décadas hacia parámetros más europeos. El kick and rush ha dejado paso a propuestas mucho más elaboradas, que apuestan por un buen trato del balón, aunque en la mayoría de ocasiones ha hecho falta importar futbolistas para que esta nueva concepción del juego tomara forma. Por este motivo, jugadores locales con un ADN propio del fútbol europeo o sudamericano continúan siendo una rara avis a día de hoy.

Este es el caso de Aiden McGeady, interior zurdo del Spartak de Moscú, que hoy se mide al Barcelona en la primera jornada de la Liga de Campeones. Técnico, desequilibrante, con buen dominio de ambas piernas y peligroso a balón parado, el internacional irlandés se convirtió en el mejor jugador de la Scottish Premier League durante su etapa en el Celtic (2004-2010).

Nacido en Glasgow, pero de descendencia irlandesa, McGeady apostó por defender la camiseta verde cuando empezó a despuntar en los Hoops. Criado en las categorías inferiores del Queen’s Park, pasó a formar parte de la academia del Celtic con 15 años. Tres más tarde, el 24 de abril de 2004, debutaba con el primer equipo bajo las órdenes de Martin O’Neill en Tynecastle ante el Hearts y lo hacía con gol.

McGeady se puso rápidamente a la afición de Parkhead en el bolsillo por su calidad, sus desbordes por la banda y centros medidos a los siempre potentes arietes del cuadro escocés -que le valieron comparaciones con Ryan Giggs- pero también la capacidad de sacrificio y esfuerzo propia del fútbol autóctono.

En agosto de 2010, el Celtic aceptó una suculenta oferta de 9,5 millones de libras del Spartak de Moscú. McGeady ponía rumbo a Rusia con tres títulos de la Premier League (2006, 2007 y 2008), dos Copas (2005 y 2007) y dos Copas de la Liga (2006 y 2009) en su palmarés particular y después de haber cosechado un buen número de reconocimientos individuales a nivel de club y escocés.

@cescguimera

Vigente campeón de la Premier League gracias a una inversión de más de 1.000 millones de euros, el City comienza hoy el Bernabéu el asalto a su nueva gran obsesión: la Liga de Campeones

El nuevo rey del fútbol inglés, el Manchester City, empieza esta noche ante el Real Madrid el asalto a la Copa de Europa. Un nuevo capítulo de la reescrita historia del eterno segundo conjunto de la ciudad, que tras la llegada del jeque Mansour bin Zayed Al-Nahyan en septiembre de 2008, y con una inversión superior a los 1000 millones de euros, ha conquistado sus primeros títulos -FA Cup (2010), Premier League y Community Shield (2011)- en más de tres décadas.

Lejos quedan ya los viejos valores con los que Anna Connell y William Beastov, devotos de la iglesia de St. Mark, fundaron el West Gordon en 1880, con el objetivo de rebajar la crispación y la criminalidad en la cuna de la revolución industrial. Cuando en 1894 la reina Victoria inauguró el Canal de Manchester el club se relanzó para convertirlo en el City, algo similar, pero a escala distinta a lo que sucedió la tarde del 1 de septiembre de 2008, en un hotel de Londres, cuando Mansour y Sulaiman Al Fahim, la cara visible de este proyecto, adquirieron el club.

Esa misma noche, el Manchester City lanzó la primera gran bomba sobre el mercado futbolístico con el fichaje de Robinho, por el que pagó 42 millones de euros al Real Madrid. El objetivo, rememorar la tarde del 24 de abril de 1937, en el estadio del Sheffield Wednesday en la que el equipo de Wilf Wild conquistó el primer título de liga para el club, lo mismo que haría el conjunto dirigido por Joe Mercer, en 1968, con Colin Bell, Mike Summerbee y Francis Lee en el campo. Además de los dos títulos de la vieja First Division, hasta la llegada del grupo inversor de Abu Dhabi, el City solo contaba en sus vitrinas con una Recopa (1970), cuatro FA Cups (1904, 1934, 1956 y 1969), dos copas de la liga (1970 y 1976).

Un recuperado Tévez puede ser el gran “fichaje” del City para el asalto a la Champions

Los nuevos dueños del club han gastado de su bolsillo más de 1.100 millones de euros en fichajes y sueldos, según cálculos recientes del diario Telegraph. Sulaiman Al Fahim ha construido su fortuna a base de levantar rascacielos y complejos hoteleros, mientras que Mansour laha obtenido en el petróleo. Su llegada al club aceleró una recuperación paulatina que el equipo inició en 2001, con Kevin Keegan en el banquillo, tras llegar incluso a deambular por la tercera división inglesa.

La multimillonaria inversión de los nuevos dueños del club se ha saldado con fracasos sonados como los de Emmanuel Adebayor, por el que el City pagó al Arsenal 29 millones de euros, Jo Alves (CSKA de Moscú, 24 millones), Roque Santa Cruz (Blackburn, 21 millones) o el propio Robinho (42 millones). Otros, a precios más razonables, no han alcanzado el nivel que se esperaba de ellos (Wayne Bridge, Shaun Wright-Phillips o Shay Given), pero la evidencia es que Al Fahim y Mansour, y con Roberto Mancicni en el banquillo -el italiano sustituyó a Mark Hughes cesado en diciembre de 2009- han construido un equipo con potencial para alzarse con el máximo título continental.

A las grandes inversiones en Carlos Tévez (29 millones), Joleon Lescott  (27), Mario Balotelli (30), David Silva (28), Yayá Touré (30), ‘Kun’ Agüero (50) o Samir Nasri (30), también se le suman otros fichajes que han dado un excelente rendimiento al equipo y que llegaron al Etihad Stadium a precios razonables. Es el caso de Vincent Kompany, por el que el City pagó algo más de ocho millones y se ha convertido en el capitán, líder y referente del equipo además de ser considerado mejor jugador de la Premier League la pasada campaña, Pablo Zabaleta (8 millones), Gareth Barry (14), Gael Clichy (8) o Joe Hart, consolidado como el mejor portero de la liga, fichado por un millón y medio de libras.

La pasada temporada, la primera participación del Manchester City en la Champions League, emparejado con Villarreal, Bayern y Nápoloes, no estuvo a la altura de las expectativas, al alcanzar solamente el tercer puesto de su grupo y quedar relegado a la Europa League, en la que también cayó de forma prematura  ante el Sporting de Portugal. En la edición que hoy comienza, los Sky Blues sueñan con repetir el éxito de un proyecto creado por una vía casi idéntica, el del Chelsea de Roman Abramovich.

.

Gasto del Manchester City en fichajes:

2008 – 2009

Robinho (43), Ben-Haim (6,4), Given (9), Zabaleta (8,7), Kompany (8,5), Jo Alves (24), De Jong (18), Bellamy (15,5), Bridge (13) y Wright-Phillips (11,2)

2009 – 2010

Adebayor (29), Barry (13,9), Adam Jonhson (8), Lescott (27,5), Santa Cruz (21.2), Tévez (29) y Kolo Touré (18,7)

2010 – 2011

Balotelli (29,5), Jerome Boateng (12,5), Dzeko (37), Kolarov (22,7), Milner (22), Silva (28,7) y Yayá Touré (30)

2011 – 2012

Agüero (49,4), Nasri (30), Savic (13,2), Clichy (8,8) y Pantillimon (2,9)

2012 – 2013

Javi García (20), Maicon (6), Rodwell (15) y Sinclair (10)

@cescguimera

 

El Chelsea busca hoy la primera Copa de Europa para Londres

En Inglaterra, como en la mayoría de países europeos (España es un caso de estudio aparte), los equipos de las grandes ciudades de provincias han rendido mucho más que sus rivales capitalinos. Milán o Turín siempre han podido mirar Roma por encima del hombro en lo que a fútbol se refiere. Múnich presume del gigante alemán mientras Berlín cosecha una decepción tras otra con el Hertha, prácticamente un equipo ascensor. La hegemonía futbolística portuguesa cambió Lisboa por Oporto en la recta final del siglo XX y en Escocia, los dos gigantes de Glasgow protagonizan un eterno combate cuerpo a cuerpo.

El fútbol inglés se ha coronado en once ocasiones como el mejor del continente -Liverpool (1977, 1978, 1981, 1984 y 2005) Manchester United (1968, 1999 y 2008), Nottingham Forest (1979 y 1980), Aston Villa (1982)- pero la próspera Londres, la ciudad que vio nacer el deporte que más pasiones levanta a nivel mundial, siempre se ha visto supeditada futbolísticamente al gris e industrial norte de Inglaterra. Esta noche el Chelsea, curiosamente en una de las peores temporadas de la última década, puede sellar una deuda histórica para la capital británica si vence al Bayern de Múnich.

Con anterioridad, solo los propios blues en 2008 y el Arsenal en 2006 han tenido la oportunidad de conquistar para Londres el trofeo más codiciado a nivel de clubs. El fatídico resbalón del hoy ausente John Terry en el penalti decisivo de la final de Moscú (que precisamente se llevó el norteño Manchester United) y el fin de la resistencia gunner contra el Barça de Frank Rijkaard, Ronaldinho y Samuel Eto’o, con la inestimable colaboración de Henrik Larsson y Iuliano Belletti aquella noche en Saint Denis, acabaron con el sueño de la capital.

Solo el Arsenal, en 13 ocasiones, Chelsea (4) y Tottenham (2) han conseguido proclamarse campeones de liga de la liga inglesa. Registros sustancialmente inferiores al de las dos grandes potencias del norte, Manchester United (19) y Liverpool (18). A nivel europeo el Tottenham ha levantado en dos ocasiones la Copa de la UEFA (1972 y 1984) y el Arsenal la predecesora Copa de Ferias en 1970. Además, los blues se han proclamado en dos ocasiones (1971 y 1998) campeonwa de la Recopa, trofeo que también han levantado los spurs (1963), el West Ham (1965) y los gunners (1994).

El equipo de un interino Roberto Di Matteo, como también lo era Avram Grant en 2008, será el protagonista del sexto duelo inglés con un conjunto germano por la Copa de Europa. La única victoria alemana cayó del lado de su rival esta noche ante el Leeds de Don Revie, en 1975. Los de Jupp Heynckes -que pude convertirse en el decimonoveno campeón de Europa con dos equipos diferentes tras hacerlo con el Real Madrid en 1998- juegan con la ventaja de su condición de locales, ya que la final se disputa en su estadio, el Allianz Arena, factor que a lo largo de la historia solo ha desaprovechado la Roma, que cayó en 1984 ante el Liverpool en el Stadio Olimpico.

El Barcelona se enfrenta a uno de los equipos más selectos de Inglaterra en las semifinales de la Liga de Campeones

“Irremediablemente pijo, hasta cierto punto artificial, insólitamente irregular, capaz de lo mejor y de lo peor”. Así es el Chelsea, próximo rival del FC Barcelona en semifinales de la Liga de Campeones, según relató el periodista Enric González en una de sus célebres Historias de Londres, recopiladas en un libro reeditado el pasado 2010 por RBA. Cuando el corresponsal de El País aterrizó en Londres en 1990, nadie podía imaginar que dos décadas después los Blues presumirían de ser uno de los equipos más potentes de Europa. Pero a pesar de la inevitable progresión deportiva derivada de la inyección económica de Roman Abramovich, el equipo no ha sido capaz de alcanzar las cuotas deseadas ni de sellar esa gran deuda de la ciudad con la Copa de Europa.

Chelsea siempre está de moda. En él vive alguna de la gente más rica de la capital británica y se encuentran las boutiques más glamurosas o los restaurantes con mayor concentración del celebrities. En Sloan Square están los almacenes Peter Jones y Cheyne Walk, un elegante paseo junto al río. Hugo Young, conocido columnista en The Guardian y autor de la biografía de Margaret Tatcher One Of Us (1989), le comentó al propio Enric González en uno de sus encuentros casuales que “en Chelsea vive gente muy rica, lo que no impidió que las tiendas punk más escandalosas se instalaran aquí. Chelsea bota siempre conservadores, pero las bodas más excéntricas se celebran aquí. Cuando alguien acumula mucho dinero o mucha celebridad y pierde el mundo de vista se instala en una mansión en Surrey y se rodea de parques privados a la medida de sus delirios de grandeza. Chelsea es la opción razonable de la gente que podría permitirse no serlo”.

Y es que en Chelsea, en el 430 de King’s Road, Vivienne Westwood abrió junto a Malcolm McLaren, la tienda ‘Let It Rock’, más adelante conocida como ‘Sex’,  uno de los epicentros del punk y del que surgieron los Sex Pistols. Mick Jagger y Keith Richards se trasladaron a Cheyne Walk cuando se hicieron millonarios y Oscar Wilde fue detenido en el Cadogan Hotel de Sloane Street por homosexual.

Otro ilustre de las letras británicas, Nick Hornby, en su célebre Fever Pitch (1992) recuerda sus primeras vivencias futbolísticas, vinculadas con los blues. “Stamford Bridge y sus alrededores me ofreciesen una versión distinta pero todavía familiar de Londres: familiar, seguramente, porque el muchacho de clase media que reside en la periferia siempre ha estado al tanto de su existencia. La gente que se veía por Chelsea en aquellos tiempos era gente muy consciente de estar en el centro del universo. El fútbol era un deporte de moda, y los jóvenes ejecutivos que animaban a los azules eran gratos de ver, aparte de dar a Stamford Bridge (a las localidades de asiento, vaya) el aire de un lugar de exótica exquisitez. Aquello no era, en cambio, lo que yo buscaba en el fútbol. El Arsenal y su barrio eran para mí mucho más exóticos que todo lo que llegase a ver a los alrededores de King’s Road, de los más auténticos en todas sus variantes más castizas. Cuando mi padre empezaba a desear una parte al menos de todo lo que se ventilaba en Chelsea yo me moría de ganas por salir corriendo en el sentido opuesto”.

Peter Osgood (9), 'Ossie', Rey de Stamford Bridge

En 1887 se creó un estadio en Stamford Bridge, sede del London Athletics Club, utilizado para el cricket y el atletismo hasta 1904. De hecho conservó su esencia, su particular fisonomía poco propia del fútbol británico por la pista de atletismo que separaba el terreno de juego de la grada, hasta la remodelación iniciada a finales de la década de 1990. Los Mears, una familia de constructores, lo adquirió para convertirlo en la instalación polideportiva más importante de Inglaterra y la línea maestra del plan pasaba por alquilarlo al equipo local de la zona, el Fulham. Pero los dueños del equipo, ya arraigados a su historia desde tiempos pretéritos, optaron por seguir en el por entonces ya viejo Craven Cottage.

Con el negocio por tierra, Gus Mears decidió vender el estadio a la Great Western Railway Company para que lo utilizara como almacén de carbón y materiales ferroviarios. Fue entonces cuando Frederic Parker, amigo personal de Mears, planteó al propietario del estadio la posibilidad de crear un equipo desde cero ante la negativa del Fulham. Quizá por tantos quebraderos de cabeza, Gus Mears no quiso debatir la propuesta y acudió a la llamada de Parker en un campo de orquídeas junto al estadio, donde se creó el equipo (1905), según dice la leyenda fundacional del club.

Detenida a tiempo la venta a la compañía ferroviaria, los creadores del flamante equipo contrataron un arquitecto para la construcción de una tribuna y pusieron en marcha la creación del equipo para el que barajaron los nombres de Kensignton FC y Stamford Bridge, hasta que se optó por Chelsea FC y de adoptó el color azul de la camiseta.

Instaurado en la aristocracia económica londinense desde sus orígenes, la insistencia de Parker y el dinero de Mears sirvieron para que los dirigentes de la Liga admitieran de inmediato al equipo, incluso por delante de los vecinos del Fulham, fundado en 1879.

Gianfranco Zola, el preferido de la afición del Chelsea

“Siempre imprevisible, siempre elegante, siempre incapaz de alcanzar los objetivos que le corresponden por presupuesto y lo numeroso de su afición”, insiste González, hasta la llegada de Abramovich el Chelsea solo podía presumir de haber ganado la Liga en una ocasión (1955), la FA Cup en tres (1970, 1997 y 2000), la Copa de la Liga en dos más (1965 y 1998) y de pequeñas glorias europeas en forma de dos Recopas (1971 y 1998) y una Supercopa ganada al Real Madrid de la Séptima con un gol del uruguayo Gustavo Poyet, actual técnico de Brighton.

El primer gran título, la First Division, llegó en 1955. coincidiendo con el 50 aniversario del club. Ted Drake había sembrado las bases del éxito desde su llegada al banquillo de Stamford Bridge en 1952, en un equipo liderado por el capitán y estrella Roy Bentley (21 goles esa temporada y 150 en 367 como blue) y con jugadores como Frank Blunstone, Wicks Stan, Sillett Pedro, Chic Thompson, Eric Parsons y Willemse Stan. En el corazón de los seguidores del Chelsea, sin embargo, ocupan un lugar especial el italiano Gianfranco Zola (1996-2003) votado en 2003 como el mejor jugador de la historia del club y Peter Osgood, la gran estrella del glamouroso equipo de finales de los 60 y principios de los 70. Desde octubre de 2010 una estatua del delantero preside la entrada principal de Stamford Bridge, en un intento de reivindicar la historia del club ante la acusación constante de falta de tradición por parte de los equipos con solera de las islas.

El sorprendente Mónaco de 2004, el gol fantasma de Luis García en Anfield, los penaltis detenidos por Pepe Reina, el inoportuno resbalón de John Terry en Moscú y el antológico gol de Andrés Iniesta en el descuento de la semifinal ante el Barça de 2009 alejaron al Chelsea de la gloria europea. El club nunca ha perdido su idiosincrasia pero, pese al paso al frente deportivo, sigue sin lograr alcanzar su gran objetivo, su gran una obsesión: la Copa de Europa. Salvo una de las sorpresas más grandes de los últimos años, esta tampoco será la temporada del equipo de Abramovich, que debe afrontar un nuevo y costoso proceso de renovación de la plantilla este próximo verano.

Fernando Torres atraviesa por momentos complicados en Londres

Del traspaso de Fernando Torres al Chelsea a la triste pérdida de Gary Speed. A continuación repasamos algunos de los momentos más destacados del año en el fútbol británico:

9 de enero: “The King” vuelve a Anfield

Un día después de la destitución de Roy Hodgson, Kenny Dalglish fue nombrado entrenador del Liverpool de forma interina. El buen papel del equipo hizo que la cúpula “Red” optara por el escocés para dirigir el nuevo proyecto del club de cara a la presente temporada.

31 de enero: Fernando Torres cambia Liverpool por Londres

La noche del cierre del mercado saltó la gran noticia del año. El Chelsea pagó 50 millones de libras, traspaso record en el fútbol británico, por el delantero español. Casi doce meses después, la etapa de Torres en Stanford Bridge solo puede ser considerada de fracaso: 5 goles en 35 partidos en todas las competiciones.

31 de enero: Dos mejor que uno

El Liverpool invirtió los 50 millones de libras obtenidos por el traspaso de Fernando Torres en dos de los jugadores más prometedores del panorama nacional e internacional. Andy Carroll (35 millones) y el uruguayo Luis Suárez (22) se convirtieron, con pocas horas de diferencia, en los dos fichajes más caros de la historia del club de Anfield y en dos de los pilares del proyecto de Kenny Dalglish.

27 de febrero: Martins condena al Arsenal a otro año en blanco

Un grave error de Laurent Koscielny en el último minuto sentenció a los “Gunners” en la final de la Carling Cup. Obafemi Martins dio al Birmingham City la segunda Copa de la Liga de su historia, tras la de 1963, primer título en 48 años. Los de Saint Andrews, sin embargo, no pudieron evitar el descenso a final de temporda y vieron, además,  como su técnico Alex McLeish firmaba en verano por el gran rival, el Aston Villa.

14 de mayo: Doble fiesta en Manchester

Por una vez en la historia ambos lados de la ciudad salieron a la calle para celebrar los éxitos de su equipo. El United conquistó el 19º título de Liga y acabó con la hegemonía histórica del Liverpool (18) al empatar 1-1 en Ewood Park. Esa misma tarde el City cerró 36 años de sequía al vencer al Stoke City 1-0 en la final de la FA Cup. Yayá Touré, que ya había marcado el gol que eliminó a los “Red Devils” en semifinales, dio el primer gran éxito al multimillonario proyecto de los “Citizens”.

28 de mayor: El United no puede con el Barça (otra vez)

Un déjà vu de la final de Roma en 2009. Alex Ferguson fue incapaz de encontrar soluciones para frenar el centro del campo azulgrana y el equipo de Pep Guardiola volvió a dar un recital en la conquista de la cuarta Copa de Europa de su historia, la segunda que levantó en Wembley.

30 de mayo: un “Cisne Negro” en la Premier League

El Swansea City venció 4-2 al Reading en la final del play-off de ascenso y se convirtió en el primer equipo galés en acceder a la Premier League. Scott Sinclair, autor de un hat trick, se erigió como el gran protagonista de la tarde para el equipo de Brendan Rodgers. Queens Park Rangers, campeón del Championship, y Norwich City habían conquistado, con anterioridad, las dos plazas de ascenso directo a la máxima categoría.

7 de agosto: el pez grande se come al pequeño

Manchester United y Manchester City se vieron las caras en la Community Shield en el 160 derby de la ciudad. El traspaso de poderes en el fútbol inglés parecía un hecho tras el 2-0 (Jolen Lescott y Edin Dzeko) con el que el equipo de Roberto Mancini se fue al descanso. Pero los “Diablos Rojos” exhibieron su condición de equipo grande y de ADN ganador en la segunda mitad. Dos goles en apenas seis minutos de Chris Smalling (52’)y Nani (58’) y otro del portugués en el descuento dieron el título a los de Sir Alex Ferguson.

28 de agosto: el Arsenal humillado en Old Trafford…

Todavía tocado por las salidas de Cesc Fàbregas, Samir Nasri y a la espera de la llegada de refuerzos en el último suspiro del mercado, los londinenses visitaron al Manchester United y sufrieron una de las derrotas más duras de su historia (8-2). Wayne Rooney (3), Ashley Young (2), Danny Welbeck, Nani y Park Ji-Sung fueron los autores de los tantos de los “Red Devils”.

23 de octubre: … y el United también

Dos meses después de la goleada al Arsenal, los “Diablos Rojos” se metieron en la piel de los “Gunners” al ser derrotados por el City (1-6) en Old Trafford. Alex Ferguson aseguró que se trató de su “peor día” al frente del equipo. Sin ir más lejos, es la peor derrota del United en liga desde 1956 y la primera ocasión en que concede seis goles Old Trafford desde 1930.

6 de noviembre: un cuarto de siglo en el United

Sir Alex Ferguson cumplió 25 años como entrenador del Manchester United y el equipo homenajeó al escocés bautizando una de las gradas de Old Trafford. Desde su llegada en 1986 procedente del Aberdeen suma 48 títulos, entre ellos, doce de Liga, dos Copas de Europa y cinco FA Cups.

15 de noviembre: Irlanda vuelve a estar entre las grandes

Casi una década después de la participación en el Mundial de Japón y Corea 2002, el combinado irlandés logró la clasificación para la Eurocopa 2012 de la mano del italiano Giovanni Trapattoni. La República de Irlanda finalizó la fase de clasificación en segundo lugar del Grupo B por detrás de Rusia y cerró la clasificación en el play-off de repesca al imponerse a Estonia 0-4 en Tallinn y empatar (1-1) en la vuelta en Dublín.

27 de noviembre: trágico adiós a Gary Speed

Conmoción generalizada por la muerte del ex jugador y actual  seleccionador galés que apareció ahorcado en su domicilio a primera hora de la mañana. Speed desarrolló su carrera como futbolista en el Leeds United, con el que conquistó la Liga en 1992, Everton, Newcastle, Bolton y Sheffield United. Con 535 partidos es el tercer jugador con más apariciones en la historia de la Premier League tras David James (573)y Ryan Giggs (576).