archivo

Archivo de la etiqueta: Chelsea

Lampard, segundo máximo goleador en la historia del ChelseaLos Blues omiten que el centrocampista, que dejará Stamford Bridge el 30 de junio, ya es el segundo máximo goleador en la historia del club

Frank Lampard tiene los días contados en el Chelsea. A menos de seis meses para que finalice su contrato no ha habido contactos entre club y jugador para tratar la renovación. Recientemente, el representante del centrocampista londinense dio por segura su salida y ya se especula sobre el interés de grandes clubs europeos como la Juventus, e incluso Manchester United, para hacerse con sus servicios. Sin embargo, Lampard sigue contando para Rafa Benítez y escribiendo su particular relato histórico en el club de Stamford Bridge, que parecer darle ahora la espalda.

El sábado, en la victoria del Chelsea en el campo del Stoke City (0-4), el mediocampista se situó como el segundo máximo goleador en la historia de los Blues, pero no hubo ninguna mención a la gesta por parte del club, ni  a través de las redes sociales o de la pagina web oficial. Lampard será recordado como uno de los mejores centrocampistas llegadores de todos los tiempos. Con el tanto en el Britannia Stadium sumó 194 goles con el Chelsea y superó a Kerry Dixon, que jugó en Stamford Bridge durante casi una década desde principios de los 80 a principios de los 90. El de Romford solo tiene ahora por delante a Bobby Tambling que vio portería en 202 ocasiones entre 1959 y 1970.

Frank Lampard Junior llegó al Chelsea en 2001 procedente del West Ham y además del segundo máximo goleador del club, a día de hoy también es el cuarto jugador con más partidos disputados (581), por detrás de Ron Harris (795), Peter Bonetti (729) y John Hollins (593), y por delante de otro mito viviente en Stamford Bridge como John Terry (558). El capitán es, precisamente, al lado de otro peso pesado de la plantilla como Peter Cech uno de los compañeros que ha mostrado públicamente el deseo de que Lampard permanezca en el club, algo que también quiere la afición que en cada partido muestra pancartas a su favor. Roman Abramovich, sin embargo, hace caso omiso. El ruso parece querer pasar página ¿con Pep Guardiola?

@cescguimera

El fotógrafo rescata a través de Twitter algunas curiosas imágenes inéditas

Tenía buen día Kevin Cummins el pasado domingo cuando empezó a publicar a través de Twitter algunas imágenes inéditas del archivo personal. El fotógrafo nacido en Manchester y conocido mundialmente por sus instantáneas de bandas y personajes como Joy Division, The Clash, los Sex Pistols, The Smiths o David Bowie, también es un gran aficionado al fútbol y un declarado y ferviente seguidor del Manchester City.

Estas son algunas de las imágenes que se pueden encontrar en su cuenta oficial de Twitter @KCMANC desde el pasado domingo:

Estadio del Aveley FCEstadio del Aveley FC. Actualmente equipo de la Isthmian League Division One, categoría que cubre Londres y el sudeste de Inglaterra.

Maine Road, estadio del Manchester CityMaine Road, estadio del Manchester City desde 1923 hasta 2003. Perteneciente al libro We’re Not Really Here (2003).

Solar del viejo Maine RoadÉsta sí, inédita. El solar que ocupaba el viejo Maine Road. Tomada 18 meses después de la anterior.

Barça vs Real MadridPanorámica del Camp Nou con un espectacular mosaico previo a un Barça – Real Madrid.

Fans del Bayern en final Champions 2001Kevin Cummins entre los seguidores del Bayern de Múnich en la final de la Liga de Campeones 2001 en San Sario, en la que el conjunto bávaro se impuso al Valencia en la tanda de penaltis.

North Stand de Stamford BridgeAcceso a la North Stand de Stamford Brigde, estadio del Chelsea.

Vista desde la West Stand de HighburyVista desde la West Stand del viejo estadio de Highbury.

Seguidores del la Juve pintan coche de policíaSeguidores de la Juventus de Turín pintan con spray un coche de la policía tras la conquista del Scudetto número 27.

Joy DivisionNi es futbolera ni es inédita, pero es, sin duda, la instantánea más conocida y (llamadme poco original) mi favorita de Kevin Cummins. Joy Division en el Hulme Bridge de Manchester, tomada en 1979.

.

@cescguimera

El Chelsea busca hoy la primera Copa de Europa para Londres

En Inglaterra, como en la mayoría de países europeos (España es un caso de estudio aparte), los equipos de las grandes ciudades de provincias han rendido mucho más que sus rivales capitalinos. Milán o Turín siempre han podido mirar Roma por encima del hombro en lo que a fútbol se refiere. Múnich presume del gigante alemán mientras Berlín cosecha una decepción tras otra con el Hertha, prácticamente un equipo ascensor. La hegemonía futbolística portuguesa cambió Lisboa por Oporto en la recta final del siglo XX y en Escocia, los dos gigantes de Glasgow protagonizan un eterno combate cuerpo a cuerpo.

El fútbol inglés se ha coronado en once ocasiones como el mejor del continente -Liverpool (1977, 1978, 1981, 1984 y 2005) Manchester United (1968, 1999 y 2008), Nottingham Forest (1979 y 1980), Aston Villa (1982)- pero la próspera Londres, la ciudad que vio nacer el deporte que más pasiones levanta a nivel mundial, siempre se ha visto supeditada futbolísticamente al gris e industrial norte de Inglaterra. Esta noche el Chelsea, curiosamente en una de las peores temporadas de la última década, puede sellar una deuda histórica para la capital británica si vence al Bayern de Múnich.

Con anterioridad, solo los propios blues en 2008 y el Arsenal en 2006 han tenido la oportunidad de conquistar para Londres el trofeo más codiciado a nivel de clubs. El fatídico resbalón del hoy ausente John Terry en el penalti decisivo de la final de Moscú (que precisamente se llevó el norteño Manchester United) y el fin de la resistencia gunner contra el Barça de Frank Rijkaard, Ronaldinho y Samuel Eto’o, con la inestimable colaboración de Henrik Larsson y Iuliano Belletti aquella noche en Saint Denis, acabaron con el sueño de la capital.

Solo el Arsenal, en 13 ocasiones, Chelsea (4) y Tottenham (2) han conseguido proclamarse campeones de liga de la liga inglesa. Registros sustancialmente inferiores al de las dos grandes potencias del norte, Manchester United (19) y Liverpool (18). A nivel europeo el Tottenham ha levantado en dos ocasiones la Copa de la UEFA (1972 y 1984) y el Arsenal la predecesora Copa de Ferias en 1970. Además, los blues se han proclamado en dos ocasiones (1971 y 1998) campeonwa de la Recopa, trofeo que también han levantado los spurs (1963), el West Ham (1965) y los gunners (1994).

El equipo de un interino Roberto Di Matteo, como también lo era Avram Grant en 2008, será el protagonista del sexto duelo inglés con un conjunto germano por la Copa de Europa. La única victoria alemana cayó del lado de su rival esta noche ante el Leeds de Don Revie, en 1975. Los de Jupp Heynckes -que pude convertirse en el decimonoveno campeón de Europa con dos equipos diferentes tras hacerlo con el Real Madrid en 1998- juegan con la ventaja de su condición de locales, ya que la final se disputa en su estadio, el Allianz Arena, factor que a lo largo de la historia solo ha desaprovechado la Roma, que cayó en 1984 ante el Liverpool en el Stadio Olimpico.

La final del torneo olímpico de fútbol en Wembley obliga a trasladar a Birmingham el partido inaugural de la temporada

Villa Park, el estadio del Aston Villa, será la sede de la Community Shield el próximo 12 de agosto. El Manchester City flamante campeón de la Premier League, y el Chelsea, ganador de la FA Cup, no podrán disputar el tradicional partido inaugural de la temporada en Wembley por la disputa de la final del torneo de fútbol de los Juegos Olímpicos de Londres, un día antes.

El estadio londinense acoge regularmente la disputa de la supercopa inglesa desde 1974, con excepción de las seis ediciones disputadas en el Millennium de Cardiff, entre 2001 y 2006, por la construcción de la nueva instalación.

El Barcelona se enfrenta a uno de los equipos más selectos de Inglaterra en las semifinales de la Liga de Campeones

“Irremediablemente pijo, hasta cierto punto artificial, insólitamente irregular, capaz de lo mejor y de lo peor”. Así es el Chelsea, próximo rival del FC Barcelona en semifinales de la Liga de Campeones, según relató el periodista Enric González en una de sus célebres Historias de Londres, recopiladas en un libro reeditado el pasado 2010 por RBA. Cuando el corresponsal de El País aterrizó en Londres en 1990, nadie podía imaginar que dos décadas después los Blues presumirían de ser uno de los equipos más potentes de Europa. Pero a pesar de la inevitable progresión deportiva derivada de la inyección económica de Roman Abramovich, el equipo no ha sido capaz de alcanzar las cuotas deseadas ni de sellar esa gran deuda de la ciudad con la Copa de Europa.

Chelsea siempre está de moda. En él vive alguna de la gente más rica de la capital británica y se encuentran las boutiques más glamurosas o los restaurantes con mayor concentración del celebrities. En Sloan Square están los almacenes Peter Jones y Cheyne Walk, un elegante paseo junto al río. Hugo Young, conocido columnista en The Guardian y autor de la biografía de Margaret Tatcher One Of Us (1989), le comentó al propio Enric González en uno de sus encuentros casuales que “en Chelsea vive gente muy rica, lo que no impidió que las tiendas punk más escandalosas se instalaran aquí. Chelsea bota siempre conservadores, pero las bodas más excéntricas se celebran aquí. Cuando alguien acumula mucho dinero o mucha celebridad y pierde el mundo de vista se instala en una mansión en Surrey y se rodea de parques privados a la medida de sus delirios de grandeza. Chelsea es la opción razonable de la gente que podría permitirse no serlo”.

Y es que en Chelsea, en el 430 de King’s Road, Vivienne Westwood abrió junto a Malcolm McLaren, la tienda ‘Let It Rock’, más adelante conocida como ‘Sex’,  uno de los epicentros del punk y del que surgieron los Sex Pistols. Mick Jagger y Keith Richards se trasladaron a Cheyne Walk cuando se hicieron millonarios y Oscar Wilde fue detenido en el Cadogan Hotel de Sloane Street por homosexual.

Otro ilustre de las letras británicas, Nick Hornby, en su célebre Fever Pitch (1992) recuerda sus primeras vivencias futbolísticas, vinculadas con los blues. “Stamford Bridge y sus alrededores me ofreciesen una versión distinta pero todavía familiar de Londres: familiar, seguramente, porque el muchacho de clase media que reside en la periferia siempre ha estado al tanto de su existencia. La gente que se veía por Chelsea en aquellos tiempos era gente muy consciente de estar en el centro del universo. El fútbol era un deporte de moda, y los jóvenes ejecutivos que animaban a los azules eran gratos de ver, aparte de dar a Stamford Bridge (a las localidades de asiento, vaya) el aire de un lugar de exótica exquisitez. Aquello no era, en cambio, lo que yo buscaba en el fútbol. El Arsenal y su barrio eran para mí mucho más exóticos que todo lo que llegase a ver a los alrededores de King’s Road, de los más auténticos en todas sus variantes más castizas. Cuando mi padre empezaba a desear una parte al menos de todo lo que se ventilaba en Chelsea yo me moría de ganas por salir corriendo en el sentido opuesto”.

Peter Osgood (9), 'Ossie', Rey de Stamford Bridge

En 1887 se creó un estadio en Stamford Bridge, sede del London Athletics Club, utilizado para el cricket y el atletismo hasta 1904. De hecho conservó su esencia, su particular fisonomía poco propia del fútbol británico por la pista de atletismo que separaba el terreno de juego de la grada, hasta la remodelación iniciada a finales de la década de 1990. Los Mears, una familia de constructores, lo adquirió para convertirlo en la instalación polideportiva más importante de Inglaterra y la línea maestra del plan pasaba por alquilarlo al equipo local de la zona, el Fulham. Pero los dueños del equipo, ya arraigados a su historia desde tiempos pretéritos, optaron por seguir en el por entonces ya viejo Craven Cottage.

Con el negocio por tierra, Gus Mears decidió vender el estadio a la Great Western Railway Company para que lo utilizara como almacén de carbón y materiales ferroviarios. Fue entonces cuando Frederic Parker, amigo personal de Mears, planteó al propietario del estadio la posibilidad de crear un equipo desde cero ante la negativa del Fulham. Quizá por tantos quebraderos de cabeza, Gus Mears no quiso debatir la propuesta y acudió a la llamada de Parker en un campo de orquídeas junto al estadio, donde se creó el equipo (1905), según dice la leyenda fundacional del club.

Detenida a tiempo la venta a la compañía ferroviaria, los creadores del flamante equipo contrataron un arquitecto para la construcción de una tribuna y pusieron en marcha la creación del equipo para el que barajaron los nombres de Kensignton FC y Stamford Bridge, hasta que se optó por Chelsea FC y de adoptó el color azul de la camiseta.

Instaurado en la aristocracia económica londinense desde sus orígenes, la insistencia de Parker y el dinero de Mears sirvieron para que los dirigentes de la Liga admitieran de inmediato al equipo, incluso por delante de los vecinos del Fulham, fundado en 1879.

Gianfranco Zola, el preferido de la afición del Chelsea

“Siempre imprevisible, siempre elegante, siempre incapaz de alcanzar los objetivos que le corresponden por presupuesto y lo numeroso de su afición”, insiste González, hasta la llegada de Abramovich el Chelsea solo podía presumir de haber ganado la Liga en una ocasión (1955), la FA Cup en tres (1970, 1997 y 2000), la Copa de la Liga en dos más (1965 y 1998) y de pequeñas glorias europeas en forma de dos Recopas (1971 y 1998) y una Supercopa ganada al Real Madrid de la Séptima con un gol del uruguayo Gustavo Poyet, actual técnico de Brighton.

El primer gran título, la First Division, llegó en 1955. coincidiendo con el 50 aniversario del club. Ted Drake había sembrado las bases del éxito desde su llegada al banquillo de Stamford Bridge en 1952, en un equipo liderado por el capitán y estrella Roy Bentley (21 goles esa temporada y 150 en 367 como blue) y con jugadores como Frank Blunstone, Wicks Stan, Sillett Pedro, Chic Thompson, Eric Parsons y Willemse Stan. En el corazón de los seguidores del Chelsea, sin embargo, ocupan un lugar especial el italiano Gianfranco Zola (1996-2003) votado en 2003 como el mejor jugador de la historia del club y Peter Osgood, la gran estrella del glamouroso equipo de finales de los 60 y principios de los 70. Desde octubre de 2010 una estatua del delantero preside la entrada principal de Stamford Bridge, en un intento de reivindicar la historia del club ante la acusación constante de falta de tradición por parte de los equipos con solera de las islas.

El sorprendente Mónaco de 2004, el gol fantasma de Luis García en Anfield, los penaltis detenidos por Pepe Reina, el inoportuno resbalón de John Terry en Moscú y el antológico gol de Andrés Iniesta en el descuento de la semifinal ante el Barça de 2009 alejaron al Chelsea de la gloria europea. El club nunca ha perdido su idiosincrasia pero, pese al paso al frente deportivo, sigue sin lograr alcanzar su gran objetivo, su gran una obsesión: la Copa de Europa. Salvo una de las sorpresas más grandes de los últimos años, esta tampoco será la temporada del equipo de Abramovich, que debe afrontar un nuevo y costoso proceso de renovación de la plantilla este próximo verano.