archivo

Archivo de la etiqueta: Cristiano Ronaldo

El próximo 6 de noviembre el técnico escocés cumple un cuarto de siglo en el banquillo del Manchester United. Este es el once de ensueño de su cuarto de siglo en Old Trafford

Peter Schmeichel

El danés es el gran guardameta de la era Ferguson.  El peso de su exitosa trayectoria con los ‘Red Devils’ fue una losa demasiado grande para todos los que intentaron afianzarse en la portería del United hasta la llegada de Edwin van der Sar procedente del Fulham en 2005. Fichado del Brodnby por medio millón de libras en 1991, permaneció ocho temporadas en el club en las que conquistó cinco ligas, tres copas y la Copa de Europa de 1999.

Gary Neville

Hasta que las lesiones le obligaron a colgar las botas el pasado 2 de febrero, el grande de los hermanos Neville fue la mejor opción de Ferguson para la banda derecha de su retaguardia durante dos décadas. 602 partidos lo atesoran. Con un peso específico dentro del vestuario y una pasión por los colores que le han llevado a ser uno de los futbolistas más odiados por el resto de aficiones en Inglaterra, tomó el testimonio de Bryan Robson, Steve Bruce, Eric Cantona y Roy Keane, y se convirtió en el quinto capitán del United en levantar el trofeo de la Premier League la temporada 2006/07.

Siempre polémico, Gary Neville

Rio Ferdinand

El central, de 32 años, ha perdido su peso específico en el equipo esta temporada a favor del joven Chris Smalling, pero desde su llegada a Old Trafford en 2002 procedente del Leeds United fue una pieza fundamental en el equipo. Su traspaso (solo superado en 2008 por Dimitar Berbatov por el que se pagaron 30 millones el Tottenham) y sigue siendo el defensa más caro en la historia del fútbol inglés. En sus diez temporadas en el equipo ha ganado en cinco ocasiones la Premier League, además de una Copa de Europa, entre otros títulos.

Jaap Stam

El central holandés solo permaneció tres temporadas en el United pero todavía es recordado. Fichado procedente del PSV en 1999 fue una pieza fundamental en el histórico Triplete de ese mismo año, primero y único del club.  Stam salió a título de Premier League por año, a los que añadió la Copa Intercontinental. Los más de 15 millones de libras ofrecidos por la Lazio fueron demasiado tentadores para Ferguson, que autorizó su venta en septiembre de 2001. El escocés reconoció años más tarde que dejar salir al holandés ha sido su principal error como manager del United. Tras los traspasos de Cristiano Ronaldo y David Beckham al Real Madrid por 80 y 25 millones, respectivamente, sigue siendo la tercer mejor venta en la historia del club.

Denis Irwin

En la ecuación rendimiento/precio pocos jugadores en el fútbol inglés han dado mejor resultado que el central irlandés. Fichado procedente del Oldham Athletic por 625.000 libras en 1990, permaneció doce temporadas en Old Trafford en las que sumó 529 partidos. Ferguson se fijó en él tras su épica actuación en las semifinales de la FA Cup de 1990, en las que el United tuvo que recurrir al desempate tras empatar (3-3) en Old Trafford. En la vuelta en Boundary Park los ‘Red Devils’ se impusieron por 1-2 para acabar conquistando el título ante el Crystal Palace, en una final que también se decidiría en el replay (3-3 y 1-0).

Denis Irwin, crack en la sombra

Paul Scholes

El oráculo de los jóvenes que durante 20 años han pasado por el vestuario de Old Trafford, el United tardará años en encontrar una figura que llene el vacío dejado por Paul Scholes tras colgar las botas el pasado verano. El centrocampista nacido en Salford (Greater Manchester) se ganó la reputación de mejor catalizador de juego de la Premier League durante 17 grandes temporadas. Con 676 partidos con los ‘Red Devils’ solo es superado por Ryan Giggs, Sir Bobby Charlton (758) y Bill Foulkes (688). El propio Charlton se deshizo en elogios hacia el diez veces campeón de la Premier League y bicampeón de Europa: “Siempre tiene el control de la situación y la capacidad mental para tomar la decisión más precisa. Es un jugador digno de ver”.

Roy Keane

El niño de Mayfield, un barrio humilde y trabajador de Cork, tuvo que buscarse la vida durante la infancia e incluso llegó a probar suerte con el boxeo. Disputó cuatro combates, pero se decantó por el fútbol: “El boxeo me dio un suplemento de confianza ante las agresiones físicas”, aseguró. Este espíritu lo trasladó al terreno de juego a lo largo de toda su carrera, en forma de carácter temible y una agresividad que en alguna ocasión sobrepasó los límites de lo tolerable y alcanzó el estatus de violencia. Futbolísticamente, sin embargo, era básico para Ferguson: “Es el mejor jugador con el que he trabajado”, ha asegurado el escocés. Fichado el Nottingham Forest en 1993 jugó 480 partidos con el United en doce temporadas y media.

Bryan Robson

‘The Marvel Captain’ fue uno de los grandes baluartes del United en la dura década de los 80. Fichado en 1981 procedente del West Bromwich Albion por 1,5 millones de libras, record en el fútbol inglés, ganó la FA Cup de 1983 y 1985 antes de la llegada de Ferguson. Con el escocés en el banquillo capitaneó al equipo con su determinación y capacidad de liderazgo en la dura etapa de transición que culminó con la conquista de la Premier League en 1993, el primer título de liga para los ‘Diablos Rojos’ en 26 años. Repitió en 1994 aunque su presencia era cada vez más testimonial, ganó también la Recopa de 1991 ante el Barça y la FA Cup de 1990. Internacional con Inglaterra en 90 partidos y capitán en 65 (segundo tras Bobby Moore), sumó 461 partidos con el United.

Bryan Robson "The Marvel Captain"

Ryan Giggs

Ferguson sabía que se trataba de un jugador especial cuando se personó en casa del joven Ryan el día de su 14 cumpleaños. El resto ya es historia. Una historia que todavía se escribe cada fin de semana y que ha llevado al extremo galés a ser el jugador con más partidos en la historia del United (885), en los que ha marcado 161 goles. El escocés ha hablado de Giggs como su sucesor perfecto en más de una ocasión, pero él, a los 37 años, todavía piensa en ampliar un año más su contrato como futbolista.

Wayne Rooney / Cristiano Ronaldo

El delantero de Liverpool es el escogido pese a que este puesto podría ser para Cristiano Ronaldo por sus actuaciones individuales, los títulos alcanzados, el Balónd de Oro de 2008 o los 42 goles de esa misma temporada, con los que se acercó a los 46 de Denis Law en la 1963-64. Pero a Rooney le queda por delante casi una década como gran estrella del equipo. Con solo 26 años ya suma 335 partidos y 158 goles. Trabajador, ganador insaciable, estrella pero hombre de equipo es el jugador que cualquier técnico querría en su equipo. En el último duelo de Liga de Campeones, ante el Trabzonspor turco, jugó de mediocentro.

Eric Cantona

Solo cuatro temporadas y media en el equipo le bastaron para ganarse el apodo “Le Roi”, “Le Deieu” o simplemente “King Eric” y entrar a formar parte de las grandes leyendas de la historia del club. Ferguson ha sido el técnico que mejor ha sabido controlar el carácter especial de este francés nacido en Marsella en 1966. Tras varios problemas y trifulcas en el fútbol galo, aceptó probar con el Sheffield Wednesday con el que disputó un partido de exhibición para luego fichar por el Leeds. En su primera temporada condujo al equipo de Yorkshire a la conquista del título de Liga (1991-92), el último de la vieja First Division antes de la creación de la Premier League. Su mala relación con Howard Wilkinson precipitó su salida hacia Old Trafford por 1,2 millones de libras. En 185 partidos, en los qua marcó 82 goles, condujo al United a cuatro títulos de liga y dos FA Cups y fue una pieza determinante para empezar a escribir la historia de los ‘Red Devils’ que han terminado con el domino hegemónico del Liverpool en el fútbol inglés.

Selecciona tu mejor once de la era Ferguson en Twitter: #FergusonDreamTeam

Anuncios

Ante la ridícula campaña en defensa de Cristiano Ronaldo tras la agresión a Mtiliga ponemos en adecentes la figura del portugués, cuyo historial en la Premier no destaca por ser, precisamente, impoluto.

A lo largo de los últimos días estamos presenciando uno de los episodios más lamentables protagonizados por la prensa deportiva de este país. La campaña en defensa de Cristiano Ronaldo por parte de los medios, tras la agresión a Mtiliga y la consecuente suspensión por dos partidos, roza el ridículo. Igual que la contracampaña organizada en Barcelona. Desde este humilde blog no se pretende dar lecciones de periodismo de ningún tipo, pero sí poner antecedentes a la no casual actuación de la estrella portuguesa, único con el balón en los pies pero con cruces de cables más frecuentes de lo que cabría esperar. De buen seguro, muchos no se habrán tomado la molestia de repasar el historial de Ronaldo. Aquí lo tienen.

Donde todo el mundo ve una roja de escándalo, algunos ven conspiraciones, o aquello que tanto les gusta llamar “Villarato”. Una maquinación Guadiana, que, casualmente, emerge cuando el Real Madrid no acaba de funcionar como es debido y de la que nadie se acordó durante las Ligas de Capello y Schuster. La obsesión ha llegado a tal extremo que incluso un referente para todos como Alfredo Relaño parece empecinado en convertir su editorial en AS en la tira cómica de la contraportada. La teoría del “Villarato” roza el esperpento, como lo hacía la ya olvidada teoría de la conspiración “catalano-ACB”, proclamada a los cuatro vientos en los tiempos que el Barcelona de Aíto Garcia Reneses, primero, y Svetislav Pesic, después, cosechaba títulos con Navarro, Bodiroga, Jasikevicius y compañía, mientras el Real Madrid se arrastraba por los pabellones españoles -hasta el extremo de no entrar en playoff (2002-03)-, con Alain Digbeu, Dragan Tralac, Michael Hawkins o Damir Mulaomerovic. Son cosa que caen por su propio peso.

Y es que Cristiano Ronaldo es reincidente pese a quien le pese. En Inglaterra ya coleccionó episodios violentos como los protagonizados ante Almería y Málaga, además de ganarse la enemistad de los supporters adversarios por su forma de actuar y sus salidas de tono. El portugués fue expulsado por primera vez en la Premier ante el Aston Villa en 2003, tras ser amonestado por un piscinazo primero y desplazar el balón con el juego parado posteriormente. Sin embargo, el primer gran episodio polémico tuvo lugar en Lisboa, ciudad adoptiva del CR, en un partido de Champions League ante el Benfica, gran rival del Sporting. Cristiano fue multado con 4.000 libras por parte de la UEFA por dedicar gestos obscenos y escupir en dirección a la grada en el momento de ser sustituido. Una reacción chulesca parecida a la que tuvo hace un par de semanas ante un aficionado del Athletic Club, al que simuló lanzar un balón cuando éste le increpaba desde la grada de San Mamés. Gesto casi encubierto por la prensa pero que habría sido sancionado en cualquier campeonato serio.

La pasión y la presión pueden al madridista, que fue expulsado en dos ocasiones en los calientes derbys de Manchester. En el 150 duelo entre City y United, Steve Bennett expulsó a Ronaldo por una brutal entrada sobre Andy Cole en la que el delantero logró salvar los tobillos gracias a un salto milagroso. El “Villarato” de la Premier sancionó al portugués con tres partidos. Para más inri, en el entreno del día siguiente casi llega a las manos con su compañero Ruud Van Nistelrooy, cuando el holandés le recriminó la acción. Pero el episodio más parecido a los vividos en lo que va de andadura española se produjo el 15 de agosto de 2007 en Fratton Park, Portsmouth. CR fue expulsado en el minuto 85 por propiciar un cabezazo a Richard Hughes. Además, en Inglaterra todavía recuerdan también la trifulca que acabó con la expulsión de Wayne Rooney en el duelo de cuartos de final del pasado Mundial de Alemania en la que el combinado luso eliminó al inglés en los penaltys.

Los antecedentes de Cristiano Ronaldo dejan por los suelos muchos de los absurdos argumentos esgrimidos en su defensa durante los últimos días. (El más estrafalario de todos el que hablaba de la mala suerte del portugués por la baja estatura de Mtiliga, ya que la nariz del malagueño quedaba a la altura de su codo). Resulta curioso y hasta cierto punto increíble observar como se habla de campañas y presiones de los medios para que el portugués fuera sancionado más severamente. Quizá atacados por la amnesia o la demencia propia del paso de los años, la prensa de Madrid no se acuerda de las maniobras para castigar las claras y sancionables agresiones de Romario en 1994 y Patrick Kluivert en el año 2000. El Comité de Competición actuó en ambos casos de oficio sin que el acta arbitrasl reflejara las acciones. Al brasileño le cayeron cuatro partidos por un puñetazo a Diego Siemone, entonces en el Sevilla, y al holandés cinco por una acción similar al jugador del Rayo Cota. Algo así, al revés nunca ha sucedido.

Que Cristiano Ronaldo es un crack es algo indiscutible. Un jugador que ya ha marcado la década pasada y marcará la venidera, pero una cosa no deja de lado la otra. Al igual que Zinedine Zidane, Hristo Stoichkov, Eric Cantona o Paul Gascoigne, y al igual que muchos otros genios en otros ámbitos de la vida, su genio y personalidad le juegan malas pasadas. Algo que el “Villarato” no puede controlar.

Damos la bienvenida al 2010 con un once imposible. Un equipo de ensueño que sirve para recordar los grandes nombres que han marcado una época en el fútbol inglés y que han hecho vibrar a todos los amantes de este deporte.

3-5-2

Shay Given

Primero en el Newcastle y desde hace casi un año en el Manchester City, el internacional irlandés se ha ganado un puesto de privilegio en el mejor once de la década al ser y seguir siendo el mejor bajo los palos aunque no ha mejorado en las salidas. Given nunca ha jugado en uno de los considerados grandes, no ganado ningún título con los ‘Hurracas’ y su figura ha quedado ensombrecida por la eclosión espectacular de Petr Cech, sobretodo antes de la lesión, pero sus actuaciones prevalecen.

Sol Campbell

Consagrado en el Tottenham durante los 90, el central comenzó la década firmando por el eterno rival de los ‘Spurs’, el Arsenal, en el que todavía es  uno de los fichajes más sonados de la historia del fútbol inglés. Con los ‘Gunners’, Campbell marcó época de la mano Arsene Wenger y engrosó su palmarés con dos títulos de la Premier (2002 – 04), tres FA Cups (2002, 03 y 05) y la histórica final de la Champions de  París en la que londinenses perdieron ante el Barça pero en la que marcó el tanto del Arsenal. En segunda línea tras fichar por el Portsmouth en 2006, Campbell sigue resistiéndose en colgar las botas y busca equipo a día de hoy.

John Terry

El emblema del Chelsea. El único jugador salido de la cantera del multimillonario equipo de Stamford Bridge. Capitán de Inglaterra.  Ha formado junto a Ricardo Carvalho una de las mejores parejas de centrales de los últimos años tanto en la Premier como en Europa, y ha llevó a los de Roman Abramovich y José Mourinho a la conquista de dos títulos de la Premier (2005 y 2006). Para el recuerdo el fatídico resbalón en el penalti decisivo de la tanda que coronó al Manchester United como campeón de la Champions 2008. La Copa de Europa sigue siendo la asignatura pendiente de los ‘Blues’.

Rio Ferdinand

Discutido por muchos (entre los que me incluyo) durante varias temporadas, los títulos y su innegable liderazgo han llevado al central a ser una de las piezas básicas del Manchester United a lo largo de los últimos años. Salido de la cantera del West Ham (1995-2000) se convirtió en el defensa más caro del mundo cuando fichó por el Leeds en 2002 por 18 millones de libras, record que él mismo rompería dos años más tarde con su traspaso a los ‘Red Devils’ por 33 millones. Cuatro títulos de la Premier y una Copa de Europa entre otros lo avalan.

Patrick Vieira

El francés de orígen senegalés se convirtió en el eje del juego del Arsenal entre 1997 y 2005. Pese a dejar el equipo a mediados de la década su peso e impacto en el conjunto de Wenger y en la Premier permanecen vigentes. Su fuerza en el centro del campo, pero también su habilidad y su capacidad para distribuir el juego, marcaron época y pese a sus 33 años y no gozar de minutos en el Inter de Milán se especula sobre su vuelta a Londres o incluso en algún otro equipo de las Islas. Su última contribución como ‘Gunner’ fue un gol en la tanda de penaltis que valió al Arsenal la Cup de 2005 ante el Manchester United. Un título que se suma a las tres Premiers y otras tantas Copas ganadas con anterioridad.

Steven Gerrard

El gran capitán del Liverpool no ha conseguido llevar a su equipo al tan ansiado título de Liga, pero desde se debut allá por 1998 ha ido creciendo año a año para ser considerado el centrocampista más completo de la década. En pocas ocasiones un equipo ha dependido tanto del estado de forma de un solo hombre como el Liverpool de Gerrard. Leal al equipo de sus amores rechazó el dinero del Chelsea en 2005 cuando su traspaso estaba cerrado, algo que hizo crecer todavía más su leyenda en Anfield. Una leyenda escrita a base de goles inolvidables, una entrega y pasión inusitadas, diez títulos y una noche mágica en Estambul.

Frank Lampard

La estrella de las estrellas. Cuando en 2001 firmó por el Chelsea procedente del West Ham por 11 millones de libras, ni los más optimistas podían pensar que aquel sólido centrocampista hijo de futbolista se convertiría en uno de los nombres imprescindibles para entender el fútbol en la primera década del siglo XXI. Con la llagada de Mourinho y rodeado de calidad, Frank Lampard Jr. sacó todo su talento a relucir, con una media goleadora más propia de cazadores del área que de centrocampistas y pasándose por el forro aquello de las rotaciones. Su importancia es tal que encadenó 160 apariciones consecutivas en la Premier.

Ryan Giggs

Considerado por muchos el mejor jugador de la década en Inglaterra, el eterno galés, a sus 36 años, sigue dando que hablar. Es el único jugador ha ganado once Ligas en Inglaterra y el único del United presente en todos los títulos de la era Ferguson. Es el único que ha logrado marcar en todas las ediciones de la Premier League desde su fundación en 1992. El único ‘Red Devil’ que ha marcado en once Champions de forma consecutiva y en catorce en total. Es el jugador que más veces a vestido la camiseta del United, con 822, por delante de Sir Bobby Charlton. Ryan Giggs es único. Y ha renovado por una temporada más…

Cristiano Ronaldo

El jugador más caro de la historia del fútbol se forjó en el Manchester United. Durante seis temporadas, el extremo portugués pasó de ser un joven y talentoso jugador de acciones frívolas pero intrascendentes al mejor jugador del mundo. Ronaldo fue creciendo hasta alcanzar en 2008 unas cuotas de juego y efectividad casi olvidadas. Sus 42 goles llevaron a los de Old Trafford a la conquista de la Premier y la Liga de Campeones  Fue el principio del fin. Los rumores de su vinculación con el Real Madrid empezaron a cobrar fuerza al mismo tiempo que se deterioraban sus relaciones con Alex Ferguson. Un año más tarde, y con la tercera Premier en el bolsillo, CR7 se convertiría en CR9.

Wayne Rooney

El último ‘Bad Boy’ del fútbol inglés, pero también el jugador más excitante surgido a lo largo de la década. Talento y pasión son las bases del juego del de Liverpool. Debutó con el Everton ante el Tottenham con 16 años y dos meses después, a cinco días de cumplir los 17, se convirtió en el jugador más joven en marcar en la Premier -registro superado después por James Milner y James Vaughan– con un gol que valió la victoria de los ‘Toffees’ ante el Arsenal. Dicen de Rooney que tiene el descaro de Paul Gascoigne, el talento de Matt Le Tissier, pero con el hambre que le faltaba a ‘Le God’, y la misma facilidad para definir que Michael Owen.

Thierry Henry

La estrella indiscutible del gran Arsenal de Arsene Wenger. De aquel atractivo equipo que conquistó tres veces la Premier y que fue capaz de acabar la temporada 2003-04 con el título en el bolsillo y sin perder ni un solo partido. Rescatado de la Juventus en 1999 y tras un par de temporadas a buen nivel pero discretas, Henry explotó con unas cifras de ensueño que lo llevaron a ser el máximo goleador de la Premier durante cuatro temporadas (2002, 2004, 2005 y 2006) y convertirse en el tercer máximo artillero de la historia de la competición, con un total de 174 goles, por detrás de Andy Cole (187) y Alan Shearer (260). Un torrente de goles logrados, además, con una plasticidad y una clase inigualables.

La ‘9’ del delantero del Liverpool, la camiseta preferida por los supporters de las Islas

Cristiano Ronaldo tiene la vitola de ser el jugador más mediático del mundo. El hombre capaz de sufragar un traspaso record de 94 millones de euros simplemente con la venda de camisetas con su nombre estampado en la espalda (lo mismo decían de Zidane). Pero no. Resulta que el hombre que más vende, al menos entre los fans ingleses, es Fernando Torres. Y es que según publica The Independent, la elástica con el ‘9’ del Liverpool fue la más solicitada de la pasada temporada en las Islas.

La 9 de Torres, la camiseta preferida por los supporters de las Islas

Tras dos temporadas espectaculares, por encima de las expectativas, ‘El Niño’ es el nuevo ídolo de Anfield y ya supera en la lista a su compañero Steven Gerrard, tercero, y ha desbancado a la nueva estrella del Real Madrid, que ocupa la segunda posición del ranking.

Wayne Rooney ocupa el cuarto puesto de la lista, pero tras la macha de Ronaldo ha tomado el relevo y adquirido los galones de principal estrella en Old Trafford, algo que de seguro relanzará sus números en la presente campaña. El relevo natural del portugués, su compatriota Nani se coló en la novena posición de una lista en la que el búlgaro Dimitar Berbatov ocupa la quinta plaza y completa el cupo de ‘Red Devils’.

Wayne Rooney

Tres ‘Gunners’ también tienen un puesto de honor en el ‘Top 10’ de camisetas más vendidas. Cesc Fàbregas es el preferido por los supporters del Arsenal y ocupa el sexto puesto en la clasificación. Le sigue su compañero Andrei Arshavin, cuyo impacto tras su llegada en el mes de diciembre sorprendió por igual a optimistas y escépticos, y Theo Walcott, octavo.

Cierra la lista FranK Lampard, único representante del Chelsea en una clasificación en las que sorprenden las destacadas y llamativas ausencias de nombres fijos en el ‘Top 10’ de otras campañas, como Jamie Carragher, Carlos Tévez, Robin Van Persie o Emanuel Adebayor.

El extremo alcanzó ante el Arsenal  la estratosférica cifra de 800 partidos con la camiseta del Manchester United

1. Ryan Joseph Wilson, nació en Cardiff el 29 de septiembre de 1973 y adoptó el nombre de su madre tras la separación de sus cónyuges. Su padre era un destacado jugador de rugby.

2. Firmó con el Manchester United en el verano de 1991, procedente de la cantera del City, acogiéndose a un programa de ayuda laboral para jóvenes herencia de Margaret Tatcher.

3. Debutó con el primer equipo del United ante el Everton el 29 de noviembre de 1991, con 17 años. Entró en sustitución de Denis Irwin. Dos meses después jugaría su primer partido como titular y se afianzaría en la banda izquierda de los ‘Red Devils’ en detrimento de Lee Sharpe.

Giggs debutó con el United en 1991

4. Renunció a jugar con Inglaterra pese a la insistencia del seleccionador sub’21 de la época, Lawrie McMenemy, para defender la camiseta de su Gales natal. Con 17 años y 322 días se convirtió en el jugador más joven en vestir la camiseta galesa en un duelo ante Alemania en Nuremberg.

5. Ganó el premio al Mejor Jugador Joven de la Premier League (PFA Young Player of the Year) en 1992 y 1993.

6. En 1993 conquistó su primer título de Liga con el Manchester United. Sin duda, el más especial y esperado de todos ya que supuso el fin a los 26 años de sequía de los Diablos Rojos en el campeonato.

Junto a Paul Ince, Mark Hughes y Lee Sharpe con el título de 1993

7. Un año más tarde, en 1994, los ‘Red Devils’ repetieron título liguero y conquistaron además la FA Cup, lo que supuso el primer doblete en los 116 años de historia del club.

8. El mejor gol de su carrera.  Lo logró ante el Arsenal en el ‘replay’ de las semifinales de la FA Cup de 1999  disputado en el Villa Park de Birmingham.

9. La Triple Corona. Giggs sumó el quinto título liguero de su carrera y participó activamente del mejor año de la historia del club. Su gol en el descuento de la ida de las semifinales ante la Juventus (1-1) permitió a los de Ferguson llegar con opciones a Delle Alpi, donde ganarían 2-3. Jugó los 90 minutos de la histórica final del Camp Nou ante el Bayern de Munich en la que los ‘Red Devils’ remontaron el gol inicial de Mario Basler (6’) con los célebres goles de Teddy Sheringham y Ole Gunnar Solskjaer en el añadido. También disputó todos los minutos en el partido decisivo de la FA Cup en el que el United derrotó 2-0 al Newcastle.

Campeón de la Premier, de la FA Cup y de la Champions en 1999

10. El gol número 100 del galés con la camiseta del United llegó en agosto del 2002 en un partido de Premier contra el Chelsea.

11. En junio de 2007 abandonó la selección de Gales en un partido clasificatorio para la Eurocopa de 2008 ante la República Checa disputado en el Millennium Stadium de Cardiff. El extremo sumó 64 partidos internacionales en los que logró 12 goles.

Adiós a Gales, con la que prefirió jugar antes que con Inglaterra

12. Alcanzó su décima  Premier League anotando un gol decisivo en la victoria (0-2) en el JJB Stadium de Wigan que certificó matemáticamente el título.

13. El 21 de mayo de 2008, Giggs superó la marca histórica de 758 partidos con la camiseta de los Diablos Rojos que poseía toda una leyenda del club, Bobby Charlton. No era un partido cualquiera, sino la final de la Copa de Europa en la que el United se medía al Chelsea y en la que logró el tercer cetro continental de su historia, segundo en la carrera del galés. El extremo saltó al césped del estadio Luzhniki a los 87’ en sustitución de Paul Scholes. Jugó la prórroga y anotó un penalti decisivo en la tanda, el último de los de Ferguson antes del error de Nicolas Anelka.

Batió el record de Bobby Charlton en la final de la Champions de Moscú

14. Los compañeros de profesión (PFA) premian una carrera de ensueño y escogen al galés como mejor jugador del año por delante de grandes nombres del actual campeonato de la altura de Cristiano Ronaldo o Steven Gerrard.

15. Saltó al césped del Teatro de los Sueños en el minuto 67 de la ida de las semifinales de la Liga de Campeones ante el Arsenal en sustitución del brasileño Anderson y alcanzó los 800 partidos con la camiseta del Manchester United.

Ryan Giggs ha sido nombrado Mejor Jugador del Año por la Asociación de Futbolistas Profesionales

18 después de su debut con el Manchester United, Ryan Giggs fue nombrado Mejor Jugador del Año por la Asociación de Futbolistas Profesionales (PFA). El eterno extremo galés se impuso en la votación a sus compañeros de equipo Cristiano Ronaldo, Nemanja Vidic, Rio Ferdinand y Edwin Van der Sar y a la estrella del Liverpool Steven Gerrard.

Giggs, es el jugador que en más partidos (799) ha vestido la camiseta de los ‘Red Devils’ por delante de Bobby Charlton. En una carrera de leyenda, superó la marca de Sir Bobby en la pasada final de la Liga de Campeones en Moscú, en la que ganó su segunda Copa de Europa, tercera para el equipo de Old Trafford.

Ryan Giggs con el trofeo de Mejor Jugador de la temporada 2008-09

El extremo no dudó en dar gran parte del mérito de su galardón a Sir Alex Ferguson, a quien conoció con 13 años y a quien atribuyó el éxito de su prolongada carrera gracias a su meticulosa política de rotaciones. “Él me conoce mejor que nadie y nuestra relación ha sido brillante y todavía sigue mejorando. Le estoy muy agradecido porqué siempre me ha apoyado y me ha ayudado a progresar” aseguró Giggs, que añadió que “no se qué hubiera pasado si no hubiera fichado por el United, pero he tenido la suerte de jugar al lado de grandísimos jugadores” .

El premio para el mejor joven de la temporada, que Ryan Giggs ganó en 1992 y 1993, cayó en manos del delantero del Aston Villa Ashley Young, que se impuso a su compañero Gabriel Agbonlahor, a Jonathan Evans y Rafael da Silva (Manchester United), Aaron Lennon (Tottenham) y el irlandés del Manchester City Stephen Ireland.

Después de seis meses de existencia, este humilde blog estrena columna de opinión en motivo de la elección de Cristiano Ronaldo como mejor jugador del Mundo en 2008 según la FIFA. Y es que la elección del portugués ha levantado un debate, si cabe provinciano, sobre si es digno merecedor del premio o este debía haber recalado en el jugador del Barcelona Lionel Messi.

Hoy hemos podido leer en la prensa deportiva catalana que la FIFA premiaba al “jugador más guapo” y no “al mejor” o que el argentino era “el número 1 para la gente”. En Premier Football no esconderemos a estas alturas nuestra predilección por el azulgrana y la más absoluta devoción por  Leo Messi, a día de hoy, el jugador más en forma del momento. Tampoco somos sospechosos de simpatizar con el United, porqué si un rojo nos gusta es el que ha hecho historia a orillas del Mersey, pero hoy rompemos una lanza a favor del portugués.

cristiano-ronaldo3

Aunque el argentino haya llegado al tramo final del año en mucho mejor momento que el extremo del United, si se echa la mirada atrás y se realiza un balance del conjunto de los doce meses, Cristiano merece tanto el Balón de Oro como el FIFA World Player. Y es que sus números son escalofriantes: 42 goles en todas las competiciones (31 en 34 partidos de Premier League), y el doblete Liga-Champions. Una espectacular aportación individual que ha reportado, además, un importante éxito colectivo. Durante este año CR7 se ha ganado un lugar privilegiado en la historia del cuadro de Manchester después de superar los registros goleadores del gran George Best y quedarse a sólo cuatro tantos del récord de Denis Law.

Messi en cambio no puede quitarse de encima el estigma de un primer semestre gris en la historia del Barça. Las lesiones no le permitieron participar en el tramo inicial del año, y una vez recuperado la falta de ritmo le impidió rendir a un nivel suficientemente alto para sacar del pozo a un equipo que agonizaba. Si bien es cierto que ‘la Pulga’ se colgó el oro olímpico en Beijing y que durante el último trimestre del año se ha mostrado a un nivel muy superior al de Ronaldo, el balance global favorece al de Madeira que debe considerarse justo vencedor de ambos premios.

Cristiano es un jugador que no cae en gracia, arrogante en muchos momentos y sobredimensionado durante sus primeras temporadas en Old Trafford. Casi no queda nada de aquel jugador cuyas acciones para la galería no se traducían en un juego efectivo y beneficioso para el equipo. Pero Cristiano ha madurado. No tenía otra opción. Se ha convertido en un jugador determinante y lo ha hecho además sin perder la capacidad de gustar y gustarse hasta alcanzar por méritos deportivos el status de estrella que ya tenía desde hace años. Por una vez el merchandising no ha ganado al fútbol. Y CR7, además de ser una apisonadora mediática también ha sido el mejor futbolista del año.