archivo

Archivo de la etiqueta: Everton

Jimmy Payne, Liverpool FCJimmy Payne, que jugó con Liverpool y Everton en los 40 y los 50, falleció ayer a los 86 años

El ex jugador de Liverpool y Everton, Jimmy Payne, falleció ayer a los 86 años. Durante las décadas de los 40 y los 50 militó en ambos equipos de la ciudad del Mersey y es uno de los únicos 30 jugadores que ha vestido la camiseta de los Reds y de los Toffees.

El extremo izquierdo, apodado “Merseyside Matthews” por las similitudes de su juego con el de la leyenda de Inglaterra y el Stoke City (aunque también jugó en el Blackpool) Sir Stanley Matthews, militó en el Liverpool desde 1944 hasta 1956. Con los Reds jugó la final de la FA Cup de 1959, la primera que el jugó en Wembley, en la que cayó derrotado ante el Arsenal (2-0). Sumó 243 partidos con los de Anfield, en los que anotó 43 goles y jugó al lado de Billy Liddell o Bob Paisley.

Tras dejar el Liverpool, tres años antes de que Bill Shankly cogiera las riendas del club para convertirlo en el mejor de Europa, la etapa de Payne en el Everton fue efímera. Solo pudo disputar seis partidos con el club de Goodison Park por culpa de una lesión que le obligó a dejar el fútbol a los 30 años.

“Jimmy era un driblador impresionante, muy inteligente para fútbol, además de fuerte y valiente. Una combinación que le valió el reconocimiento Inglaterra B y la adulación del público en sus primeros años. Lamentablemente, no pudo mantener  impulso inicial a lo largo de su carrera, el estado de ánimo en la grada comenzó a cambiar y algunos seguidores le dieron la espalda. No es sorprendente que su confianza menguara visiblemente, sobre todo después de sufrir una serie de lesiones insignificantes. El intento de reubicarlo a la banda derecha no funcionó, como tampoco su traspaso al Everton por 5000 libras, y Jimmy tuvo que retirarse sin haber podido explotar parte de su inmenso potencial”, explica Ian Poting en el libro Liverpool: Player by Player (The Bluecoat Press, 2006).

@cescguimera

Anuncios

Leighton Baines, un futbolista con particular buen gusto para el pop¿Están todos los futbolistas ingleses into R&B?

No les sobrevaloremos. Son ingleses, pero no dejan se ser futbolistas. Y ya se sabe que es complicado encontrar profesionales de este deporte con buen paladar para la música, aunque provengan de la cuna del pop. La genética no siempre parece ser sabia en su caso, pero por fortuna existen sonadas excepciones. Este sería el caso de Leighton Baines, la equivalencia inglesa a nuestro Gaizka Mendieta, el del “gol increíble” sí. El niñato era Raúl (González Blanco).

El cotizado lateral del Everon, pretendido por Chelsea y Manchester United, incluso dispone de un espacio en la página web oficial de los Toffess en el que expone sus gustos, recomienda bandas, albums y temas, y analiza la actualidad musical.  Recientemente, en mitad del habitual aluvión de listas con lo mejor de año, Baines no fue menos con un post en el que desvelaba sus discos favoritos de 2012.

En lo más alto se encuentra Locked Down de Dr John, disco producido por Dan Auerbach de The Black Keys, en el que el veterano músico de Nueva Orleans se reinventa con incendiarias proclamas de blues-rock. Otro que se ha reinventado en 2012 ocupa el segundo puesto en la particular selección de Baines. Se trata de Richard Hawley con la explosión eléctrica en At The Sky’s Edge. Completan su top particular Paul Weller con Sonik Kicks y los australianos Tame Impala, en lo más alto de muchas de las listas del año como en la mismísima revista NME, con potente psicodelia contemporánea de Lonerism.

Mención especial aparte merecen Bob Dylan, The XX, Lana Del Rey, Neil Young, Mark Lanegan, Grizzy Bear, Cat Power y Eugene McGuisness, mientras que entre el habitual elenco de debutantes, Baines destaca a Toy, Melody’s Echo Chamber, By The Sea, Ham, Savages y Wicked Whispers.

El lateral del Everton, que mantiene una buena amistad con Miles Kane y Alex Turner, no se olvida del la banda liderada por este último y ha incluido entre su música favorita de 2012 el single “R U Mine?” lanzado por los Arctic Monkeys en febrero en versión digital y en una edición especial de 7” para el Record Store Day.

Lista de Spotify con las canciones favoritas de Baines en 2012

@cescguimera

El Liverpool anunció que permanecerá en su histórico hogar cuyo primer inquilino fue el otro gran equipo de la ciudad

El estadio de Anfield ocupa un lugar de privilegio entre los grandes templos del fútbol a nivel mundial, testimonio de las gestas del Liverpool por Inglaterra y Europa, especialmente durante los 70 y los 80, y mitificado por la especial atmosfera que se genera en las gradas durante los encuentros. Cuando el fin de sus días parecía cerca, el Liverpool anunció el lunes un plan de remodelación que garantiza la supervivencia de su histórico hogar. Pero los Reds, uno de los equipos que más admiración genera a nivel internacional, no son el conjunto original que empezó a disputar sus primeros partidos en Anfield.

En 1878 en Liverpool nació el St. Domingo’s FC, fundado por una parroquia del norte de la ciudad con el mismo nombre. En aquellos tiempos era muy habitual la aparición de clubs deportivos de la mano de la Iglesia con el objetivo de ayudar a las comunidades a través de los valores que se desprenden de la práctica deportiva. Otro gran conjunto de las islas como el Celtic, por ejemplo, también fue fundado por un párroco Andrew Kerins, conocido como el Hermano Walfrid.

El St. Domingo’s, que pronto cambió su nombre por el de Everton, el mismo equipo de hoy en día, jugaba sus primeros encuentros en unos terrenos de Stanley Park. Muchos aficionados se congregaban en sus encuentros y uno de los miembros de la directiva, el empresario John Houlding, detectó la necesidad, y también la opción de negocio, de adquirir unos terrenos que pudieran acoger un mayor número de espectadores. Compró unos en el sur del parque, en Anfield Road, y los alquiló a su propio club.

Poco más de un kilómetro separa Anfield de Goodison Park

Houlding, que pasaría a la historia por su codicia, también era dueño del único pub en las instalaciones y gran una parte de las recaudaciones por la venta de entradas -en Anfield el Everton cuadruplicó el número de asistentes habituales en Stanley Park- caía en sus bolsillos. A pesar de que justificaba esta posición privilegiada con las ventajas que luego recibía el club por su parte en cuestiones como la compra de jugadores, las suspicacias del resto de miembros del club crecían.

La cuerda se tensó hasta romperse cuando en 1889 Houlding pretendió subir el alquiler de Anfield de las 100 a las 250 libras anuales. El Everton intentó bajar la cifra a las 180 libras, pero las negociaciones no llegaron a buen puerto y el empresario ofreció al resto de miembros del club la compra de los terrenos por 6.000 libras. Sin embargo, hartos de su compañero, optaron por la compra de otros terrenos junto a Goodison Park por los que desembolsaron 8.090 libras y dejaron a Houlding en la estacada.

Anfield quedó sin propietario y se decidió crear un nueva equipo que se llamó Liverpool, después de que Houlding perdiera en los tribunales la lucha por los derechos del nombre Everton. Al verse sin jugadores y por la mala reputación de su nombre en la ciudad, optó por contratar futbolistas foráneos, principalmente procedentes de Escocia y gracias a la ayuda de uno de los pocos amigos que mantenía en su antiguo equipo, John McKenna, los que les valió ser conocidos como Macs.

En 1893 el Liverpool se inscribió en la segunda división y ascendió al primer año. El primer Merseyside derby se disputó el 3 de octubre de 1894, y acabó con una clara victoria del Everton por 3-0. Hubo que esperar hasta  septiembre de 1987 para que los Reds lograran su primer triunfo ante el rival ciudadano, 3-1 en Anfield.

Antes de la llegada de Bill Shanky, el arquitecto del gran Liverpool, el Everton dominó el fútbol en la ciudad y también durante algunos años en Inglaterra, especialmente a finales de la década de los veinte y principios de los 30. La culpa de gran parte del éxito de los Toffees la tuvo Dixie Dean, posiblemente el mejor jugador de la época, que dejó el club en 1938, con 473 goles en 502 partidos, por discrepancias con la directiva. Su legado es tan grande que en 2001 se erigió la estatua que preside la entrada a Goodison Park.

@cescguimera

Destinado a pasar a la historia del olvido futbolístico como un oscuro trabajador insaciable, el italiano pasó a convertirse en icono mediático tras el cabezazo más famoso de la historia del fútbol. Antes, durante la temporada 98-99, buscó su lugar en el Everton.

“Desde que el fútbol es fútbol hay cosas que se arreglan el terreno de juego” señaló en una ocasión Marco Materazzi. El central italiano, famoso por el cabezazo que recibió de Zinedine Zidane en la final del Mundial de Alemania 2006, pero también por su decisiva actuación para que el combinado transalpino alcanzara su cuarto título mundial -marca el gol del empate y en la tanda de penaltis-, responde al perfil de jugador hecho a sí mismo, con una ardua carrera en sus botas antes de asentarse en la elite.

El triunfo de “Matrix” fue el triunfo de un trabajador insaciable: “No tengo la calidad técnica de otros grandes defensas italianos, pero en el terreno de juego lo doy todo”, reconocía. Ser sabedor de sus limitaciones le permitió sobrevivir en las duras tercera y cuarta división del fútbol italiano entre 1990 y 1995, antes de recalar en el Perugia, en Serie B, con el que también dio sus primeros pasos en Serie A.

En sus comienzos en el conjunto del Renato Curi, Materazzi compartió piso con Gennero Gattuso y quién sabe si por influencia del aguerrido centrocampista, que jugó en el Glasgow Rangers (97-98), decidió buscarse la vida en Inglaterra. La temporada 98-99 jugó 27 partidos con el Everton, en los que marcó dos goles, pero en los también fue expulsado en cuatro ocasiones. Suyo fue el penalti que en abril de 1999 acabó con Robbie Fowler esnifando la línea de fondo ante los seguidores Toffees, en un duelo en que Steven Gerrard disputó sus primeros minutos en un derby de Merseyside.

Tras una sola campaña en Goodison Park, Materazzi volvió al Perugia. En la temporada 2000-01 rompió el record de goles en la Serie A anotados por un defensa en manos de Daniel Passarella, con 12 tantos, lo que le valió su traspaso al Inter, en el que militó hasta el final de su carrera en 2011.

 

@cescguimera

Ex de Aston Villa y West Ham, el alemán es agente libre tras finalizar su contrato con el Wolfsburgo el  30 de junio

Thomas Hitzlsperger podría volver a la Premier League. El centrocampista alemán, sin equipo desde el 30 de junio, probará durante dos semanas con el Everton tras finalizar su vinculación con Wolfsburgo.

David Moyes busca un refuerzo en el centro del campo tras la lesión de Darron Gibson, y ha optado por dar una oportunidad al ex de Aston Villa y West Ham, aunque también se ha especulado que Owen Hargreaves, también sin equipo, podría tener una nueva oportunidad de regresar al fútbol de máximo nivel con el equipo de Goodison Park.

Hargreaves solo jugó cuatro partidos con el Manchester City la pasada temporada, mientras que Hitzlsperger solo lo hizo en seis ocasiones con el conjunto de Felix Magath. El germano llegó a Inglaterra, a las filas del Aston Villa, en agosto del año 2000 procedente de las categorías inferiores del Bayern de Munich. Cedido al Chesterfield en 200, jugó un centenar de encuentros con el equipo de Villa Park antes de firmar por el Stuttgart en 2005. Tras pasar por la Lazio regresó a la Premier League para jugar en el West Ham con el que no pudo evitar el descenso al Championship en 2011.

@cescguimera

La afición del Arsenal volverá a disfrutar de su gran ídolo durante dos meses

El Arsenal hace oficial el regreso de Thierry Henry. El francés, considerado el mejor jugador de la historia “Gunner”, vuelve al club de su vida después de dejar Londres en 2007 para encontrar en Barcelona los títulos que le faltaban.

El fútbol inglés está repleto de sorprendentes casos de ida y vuleta. Thierry Henry protagoniza el más sonado de este mercado invernal, al que hay que añadir el de Landon Donovan, que regresa al Everton cedido por Los Angeles Galaxy, después de un primer paso por Goodison Park en 2010 aprovechando el parón de la Major Soccer League americana. Robbie Fowler o Sol Campbell más recientemente, o Mark Hughes años atrás, han protagonizado otros casos célebres. A continuación los repasamos:

Gordon Cowans (Aston Villa: 1976-85 / 1988-91 / 1993-94)

En la cantera de los “Villanos” desde los 15 años, “Sid” fue durante nueve temporadas uno de los pilares del equipo que conquistó la antigua First Division en 1981, la Copa de Europa y la Supercopa europea el año siguiente. Young Player of the Year en 1979, jugó 168 partidos de forma consecutiva entre 1979 y 1983. Traspasado al Bari en 1985 volvió a Villa Park tres años más tarde. Su tercera etapa en Birmingham la vivió en la temporada 1993-94, después de dos campañas en el Blackburn. En total sumó 527 partidos y en la actualidad es técnico en la academia del club.

Mark Hughes (Manchester United: 1980-86 / 1988-95)

Formado en las categoría inferiores del United, el galés abandonó Old Trafford para recalar en el FC Barcelona de Terry Venables y formar una delantera de lujo junto a Gary Lineker, fichado también ese verano procedente del Everton. El galés no pudo triunfar de azulgrana y después de jugar cedido en el Bayern de Munich (1987-88) volvió a su club de origen en el que permaneció hasta 1995. Hughes ayudó a Alex Ferguson a conquistar sus dos primeros títulos de Premier League (1992-93 y 1993-94) y la Recopa de Europa de 1991 disputada en Rotterdam y ante el Barça, en la que el delantero se tomó su particular revancha y anotó los dos goles de los “Red Devils” (2-1).

Ian Rush (Liverpool: 1980-87 / 1988-96)

El máximo goleador de la historia “Red” (346 goles en 660 partidos) fichó por la Juventus en 1987, pero solo fue capaz de marcar siete goles con el conjunto de Turín. Tras reconocer su falta de adaptación a la vida en Italia, el galés volvió a Anfield donde protagonizó ocho exitosas temporadas. Rush colgó las botas a los 38 años tras un tramo final de carrera en el que pasó por Leeds, Newcastle, Sheffield United, Wrexham y Sydney Olympic.

Jürgen Klinsmann (Tottenham: 1994-95 / 1997-98)

Al delantero alemán le bastó una sola temporada en White Hart Lane para ganarse el estatus de héroe entre a la afición del Tottenham y el respeto de toda Inglaterra (tiene su propia estatua de cera en el famoso museo Madame Tussaud de Londres). 21 goles en 41 partidos tuvieron la culpa de que también fuera considerado el Mejor Jugador de la temporada por la prensa. Firmó por el Bayern de Munich y tuvo un fugaz paso por la Sampdoria antes de volver a los “Spurs” en 1997 y ayudar al equipo a salvar la categoría. Especialmente recordados son los cuatro goles que le marcó al Wimbledon en la victoria 6-2, poco antes de colgar las botas como profesional ante el Southampton en el último partido de la temporada.

Graeme Le Saux (Chelsea: 1989-93 / 1997-03)

Antes de formar parte del Blackburn Rovers campeón de la Premier League en 1995 al lado de Alan Shearer, Chris Sutton o Tim Sherwood, y a las órdenes de Kenny Dalglish, el lateral firmó por el Chelsea en 1989 antes de recalar en Ewood Park en 1995. Dos años después volvió a Stamford Bridge, donde jugó 140 partidos -más 90 de la primera etapa- en los que conquistó la FA Cup, la Copa de la Liga, una Recopa y una Supercopa de Europa.

Duncan Ferguson (Everton: 1994-98 / 2000-06)

El delantero escocés llegó a Goodison Park en 1994 y rápidamente se convirtió en uno de los favoritos de la afición del Everton. Campeón de la FA Cup en 1995, fue traspasado al Newcastle, en una polémica operación, a mitad de la temporada 97-98. Tras solo una temporada y media en Tyneside, Ferguson volvió a Liverpool donde permaneció hasta el final de su carrera en 2006. Pocos meses atrás se incorporó de nuevo a la disciplina de los “Toffees” para emprender su carrera en los banquillos y se incorporó al staff de Alan Irvine en la academia azul.

Robbie Fowler (Liverpool: 1993-2001 / 2006-07)

Ídolo de la afición del Anfield, el delantero de Toxteh volvió de forma sorprendente al club de su vida de la mano de Rafa Benítez, tras pasar por Leeds United y Manchester City. “God” sumó 183 goles en 369 partidos con en Liverpool y a día de hoy todavía es el cuarto máximo goleador de la historia de la Premier League con 163 tantos, por detrás de Alan Shearer (260), Andy Cole (187) y Thierry Henry (174).

Robbie Keane (Tottenham: 2002-08 / 2009-11)

Tras una primera etapa inicial de seis años en White Hart Lane, el internacional irlandés recaló en el Liverpool en julio de 2008 para convertirse en el complemento de lujo para Fernando Torres. Caído en desgracia tras solo diecinueve partidos y cinco goles, Rafa Benítez aceptó la oferta de doce millones del libras del Tottenham siete meses después de haber desembolsado cerca de 20. Keane sumó 41 partidos más con los “Spurs” a los 197 jugados en su primera experiencia en el norte de Londres, antes de ser cedido a Celtic (2009-10) y West Ham (2010-11) y traspasado a los Galaxy de Los Angeles el pasado verano.

Sol Campbell (Arsenal: 2001-06 / 2010)

Casi una década después de protagonizar uno de los fichajes más sonados de la historia del fútbol inglés, al cambiar Tottenham por Arsenal bajo la etiqueta de ser uno de los mejores defensas de Europa, el central volvió a Londres después de jugar un solo partido con el Notts County de Sven Goran Eriksson. Con dos títulos de la Premier y de FA Cup, Campbell dejó Londres para recalar en el Portsmouth en el que permaneció tres temporadas (2006-09) y sumó otro título de Copa. Después de jugar once partidos en su vuelta al Arsenal, fichó por el Newcastle con el que apenas jugó siete partidos entes de rescindir su contrato. A los 37 años, el internacional se encuentra sin equipo, pero no ha anunciado su retirada de forma oficial.

Jens Lehmann (Arsenal: 2003-2008 / 2011)

Las lesiones de Wojciech Szczęsny, Lukasz Fabianski y Vito Mannone, dejaron a Manuel Almunia como la una elección de Arsène Wenger para la portería. El guardameta alemán volvió a Londres tras haber dejado el fútbol en 2010 y llegó a disputar un encuentro -su 200 con la camiseta “Gunner”- ante el Blackburn, por lesión del navarro. Siempre discutido e irregular, Lehmann fichó por el Arsenal en 2003 como recambio de David Seaman y antes de su fugaz regreso al club jugó dos temporadas en el Sttutgart.

Craig Bellamy (Liverpool: 2006-07 / 2011)

El delantero galés volvió al Liverpool libre desde el Manchester City este pasado verano. Durante su primera etapa en al ciudad del Mersey, con Rafa Benítez en el banquillo de Anfield, Bellamy no pudo afianzarse como titular y tras una sola temporada aceptó la oferta del West Ham. Tras pasar por los “Citizens” y Cardiff City, en el Championship, a sus 32 años es un complemento de lujo para el equipo de Kenny Dalglish.

.

Otros casos célebres de ida y vuelta:

Denis Law, leyenda del Manchester United (1962-73), llegó a Old Trafford procedente del Torino pero antes había defendido durante la temporada 60-61 la camiseta del City. El delantero se retiró en 1974, de nuevo vestido de celeste, y con un gol que condenó a los “Red Devils” al descenso a segunda división.

No dos sino tres etapas protagonizó el brasileño Juninho en el Middlesbrough. En octubre 1995 se convirtió en la gran estrella del equipo tras el ascenso a la Premier League. Dos temporadas después, el “Boro” perdió  la categoría y el brasileño recaló en el Atlético de Madrid tras ser nombrado segundo mejor jugador de la liga tras Gianfranco Zola (Chelsea). Volvió cedido a Riverside Stadium en el año 2000 y su tercera etapa se prolongó durante dos temporadas (2002-04) en las que ayudó al equipo a ganar la Carling Cup de 2004, único título de la historia del club.

El “Spur” Jermain Defoe firmó por el Portsmouth de Harry Redknapp en enero de 2008 por ocho millones de libras cuando Juande Ramos mandaba en White Hart Lane. Volvió a Londres por más de 15 un año más tarde con Redknapp ya en el banquillo del Tottenham.

Frank McAvennie, fichado en 1985 fue miembro del West Ham del 86 que acabó a solo cuatro puntos del título de liga, campaña en la que anotó 26 goles y se quedó solo a uno de Gary Lineker, máximo goleador. Dejó Upton Park en 1987 para recalar en el Celtic y volvió a Londres dos años más tarde.

Neil Webb defendió la camiseta del Nottingham Forest entre 1985 y 1989 y 1992-96, con una etapa de tres temporadas en el Manchester United en los que tuvo tiempo de ganar una FA Cup, una Copa de la Liga, la Recopa y una Supercopa de Europa.

Producto de la academia del City, Shaun Wright-Phillips firmó por el Chelsea en 2006 por 21 millones de libras. Tras solo dos temporadas en Stamford Bridge tomó el camino de regreso a Manchester donde permaneció hasta este pasado verano. Sin sitio en el equipo de Roberto Mancini (solo siete partidos de liga la pasada campaña) en el último día del mercado veraniego fue traspasado al Queens Park Rangers.

.

También publicado en www.futbolbritanico.com

El seleccionador galés, de 42 años, fue hallado muerto en su domicilio la mañana de ayer

La triste y trágica muerte de Gary Speed ha conmocionado el mundo del fútbol y especialmente, como es lógico, la Gran Bretaña. Desde que ayer, poco antes del mediodía, se hiciera público que la policía había encontrado al actual seleccionador galés, de 42, años, muerto en su domicilio, no han cesado las muestras de condolencia y los homenajes de figuras relacionadas con el fútbol o de aficionados de todos los colores. “Gentleman”,  “gran jugador” o “gran persona” son algunos de los calificativos más repetidos, e los seguidores de todo el mundo pueden dejar sus comentarios en la cuenta de Twitter @RIPGarySpeed.

Pese a que la policía encontró el cuerpo de Gary Speed en su domicilio de Chester, al noreste de Inglaterra, a primera hora de la mañana y con evidentes indicios de suicidio, la noticia vio la luz poco antes del inicio del partido de Premier entre el Swansea, único representante galés en la máxima categoría, recibiera al Aston Villa. La convulsión por lo inesperado de los hechos era patente en los ánimos del Liberty Stadium en el que se reunían hasta cuatro habituales en sus convocatorias -tres jugadores de los “Swans”, Ashley Williams, Neil Taylor, Joe Allen, y James Collins, del Villa- y el que fuera compañero durante varias temporadas en el Newcastle, Shay Given. El portero irlandés fue protagonista involuntario de una de las imágenes de la jornada, roto entre lágrimas durante el  calentamiento y tras el emotivo minuto de silencio guardado antes del inicio del partido.  La trágica pérdida de Speed se suma a otros tristes casos que también conmocionaron al mundo del fútbol, como el del portero alemán Robert Enke, internacional en el momento de quitarse la vida, o el de Babak Rafati, el colegiado germano que recientemente intentó quitarse la vida antes de dirigir el Colonia-Mainz.

La muerte de Gary Speed, casado y padre de dos hijos, ha provocado, si cabe, un shock todavía mayor al tratarse de un jugador muy respetado y con una dilatada carrera sobre el terreno de juego y un prometedor futuro en los banquillos. Menos de un año atrás fue nombrado seleccionador de Gales y tenía ante sí el reto de dirigir a un joven y apasionante combinado, con Gareth Bale, Aaron Ramey, el portero del “Wolves” Wayne Hennessey, Jack Collison (West Ham) o Joe Ledley (Celtic), al que solo dirigió diez partidos.

Gary Speed, seleccionador de Gales

“Me dieron la trágica noticia de esta mañana. Decir que estoy devastado es un eufemismo”, aseguró el joven capitán de Gales, Aaron Ramsey, a través de Twitter (@aaronramsey). Poco a poco se sucedieron las muestra de dolor, sorpresa, resignación y hasta rabia. Especialmente emotiva fue la del actual técnico del Leeds United, Simon Grayson, con el que Speed compartió muchos momentos en sus primeros años como futbolista: “Firmamos el mismo día por el Leeds y jugamos juntos con el segundo equipo y los reservas”.

La gran leyenda del fútbol galés, Ryan Giggs, compañero durante 13 años en el equipo nacional, manifestó sentirse “devastado”, mientras que el que fuera compañero en el Newcastle, Alan Shearer, señaló que Speed “era una persona magnífica, divertida, brillante, y un maravilloso hombre de familia”. “Me siento orgulloso de haber sido su amigo y le echaremos terriblemente de menos”, añadió.

El responsable de su fichaje por los “Magpies” en 1998, procedente del Everton, y Kenny Dalglish, recordó a su desaparecido ex pupilco como “un futbolista fantástico”. El actual técnico del Liverpool remarcó que “lo más importante es que se trataba de un gran hombre y habrá un montón de gente muy triste por lo que ha sucedido”.

Gary tenía mucho talento y el talento que se convirtió en su trabajo. Los futbolistas están sujetos a todo tipo de estrés y las tensiones de las cosas que suceden en la vida”, manifestó Howard Wilkinson, manager del Leeds campeón en de liga en 1992. Fue, precisamente, en el Leeds con quien firmó su primer contrato profesional en  1988, y con quien debutó en el primer equipo con 19 años. Campeón de la Second Division en 1990, con los de Yorshire sumó 312 partidos antes de firmar por el Everton en 1996, a cambio de 3,5 millones de libras. Gary Speed fue miembro del último gran Leeds, que devolvió el título de la liga a Elland Road, 19 años después, la temporada 1991-92, la última de la antigua First Division antes de la creación de la Premier League. El equipo de Wilkinson, que contaba con jugadores de la talla de Eric Cantona, Gary McAllister, Gordon Strachan, Mel Sterland o Ron Wallace, emuló parte de los éxitos del gran conjunto de Don Revie en los años 70. Una auténtica exaltación de la edad de oro del fútbol británico con futbolistas como los escoceses Billy Bremner, Eddie y Frank Gray, Peter Lorimer y Joe Jordan, ingleses como Paul Madeley, Trevor Cherry, Alan Clarke y Jackie Charlton, galeses como Cliff Jones y Terry Yorath, irlandeses como Johnny Giles.

Gary Speed, campeón de la First Division con el Leeds en 1992

Tras dos temporadas en el Everton firmó por el Newcastle de Dalglish en el que permaneció seis temporadas, antes de empezar su última experiencia al máximo nivel con el Bolton. En el Reebok Stadium fue en el primer jugador en alcanzar los 500 partidos en la Premier League, en 2006 y un año después se convertiría en el único capaz de marcar en todas las ediciones de la refundada primera división inglesa (superado actualmente por Ryan Giggs). A día de hoy sigue siendo el tercer futbolista con más apariciones en la Premier (535), tras David James (573) y el propio Giggs (576).

Su última etapa como futbolista la disfrutó en el Sheffield United en el que jugó cedido en 2007 antes de fichar de forma permanente en 2008. Retirado en mayo de 2010, pasó a ser miembro del staff técnico del equipo de Bramall Lane y se hizo cargo del equipo en agosto, tras la marcha de Kevin Blackwell, hasta que fue nombrado seleccionador galés el pasado mes de diciembre.

Además de proclamarse campeón de la First Division con el Leeds, Speed conquistó la Charity Shield de 1992. La suerte le fue adversa en la final de la Copa de la Liga perdida con los de Yorkshire en 1996 ante el Aston Villa (3-0). Tampoco pudo conquistar la FA Cup al perder dos finales con la camiseta del Newcastle, en 1998 y 1999, ambas por 2-0, ante Arsenal y Manchester United, respectivamente. Con el Bolton también quedó a las puertas del éxitos y cayó derrotado en la final de la Copa de la Liga de 2004 ante el Middlesbrough (1-2).

A nivel internacional, Speed decidió dejar la selección de Gales en 2004, coincidiendo con el último partido de Mark Hughes al frente del equipo. Con 85 apariciones, es segundo en el ranking histórico de internacionalidades con el combinado galés tras el célebre ex portero del Everton, Neville Southall.

Descanse en paz. Gary Speed, 1969-2011.