archivo

Archivo de la etiqueta: Gales

Jock Stein guió al Celtic en los mejores años de su historia. Hombre de fútbol desde la cuna perdió la vida en 1985 como seleccionador escocés, tras un partido contra Gales

Fue el pionero. Abrió la tradición de grandes técnicos escoceses que han escrito las páginas más gloriosas en el relato del fútbol británico. Jock Stein enseñó el camino a Matt Busby, a Bill Shankly, y su hijo predilecto, Alex Ferguson, defiende y honra su figura en el Manchester United, en tiempos en el que este deporte poco tiene que ver con el que Stein conoció a mediados del siglo XX. El técnico que hizo grande al Celtic, rival mañana del Barcelona en la Liga de Campeones, como gran alegoría de una vida dedicada al fútbol, falleció en 1985 tras un partido de Escocia ante Gales.

Era el 10 de septiembre. Stein se había hecho cargo del combinado escocés en 1979, con el que alcanzó el Mundial de España 82 -en el que ya tenía 72 años- donde no pudo superar la fase de grupos al caer derrotado ante Brasil (1-4), empatar con la URSS (2-2) y vencer a Nueva Zelanda por 5-1. Escocia buscaba el billete para México 86 emparejada con España, Islandia y sus vecinos galeses. Una derrota en Hampden contra Gales complica la lucha por la segunda plaza de la liguilla que da acceso a una repesca contra el campeón de Oceanía. Con el equipo español líder, Escocia viaja a Cardiff con la necesidad de sumar un punto para asegurarse el segundo puesto.

El partido se disputa en Ninan Park -desde 1910 hasta 2009 casa del Cardiff City- y comienza bien para los locales, dirigidos por Mike England, que se adelantan con un tanto de Mark Hughes. Escocia no funciona. Stein y su entonces ayudante Alex Ferguson deciden arriesgar con un controvertido cambio que a la postre será decisivo para lograr el necesario empate. Gordon Strachan, uno de los referentes del equipo y figura del Manchester United, es reemplazado por Davie Cooper,  jugador del Rangers, de mucho menor calado. Pero un penalti por manos transformado por el propio Cooper a nueve minutos del final dará a Escocia la segunda plaza.

Con el pitido final Stein se desvanece y es traslado por la policía y las asistencias a las dependencias del campo para ser atendido. Mientras los jugadores y la afición celebran el pase de Escocia a la repesca, Big Man, como era conocido, fallece de un infarto en el mismo estadio.

Ferguson tomó las riendas de aquel equipo al que logró la clasificación para la cita de México después de eliminar a Australia en la repesca (2-0 y 0-0). En el Mundial, sin embargo, Escocia tampoco logrará superar la primera fase al caer ante Dinamarca y la RFA y empatar con Uruguay.

Nacido en Burnbank (Escocia), hijo de un minero de Lanarkshire, Jock Stein fue el hombre que rompió con la hegemonía del Rangers en el fútbol escocés de los 60. Dirigió al Celtic (1965-1978) en el mejor período de su historia.  Alcanzó un record no igualado de nueve títulos de liga consecutivos, de 1966 a 1974, incluyendo dos tripletes, y convirtió a los Hoops en el primer equipo británico en conquistar la Copa de Europa en 1967. Anteriormente, como jugador del Celtic (1951-57) ya había levantado una Liga (1954) y una Copa (1957).

Con un equipo formado solo por jugadores escoceses nacidos en Glasgow y sus alrededores, el 25 de mayo de 1967 el Celtic derrotó 1-2 al Inter de Milán de Helenio Herrera, en la final disputada en el Estadio Nacional de Lisboa. Los Leones de Lisboa, liderados en el terreno de juego por el pequeño (1,58 m.), endemoniado y hábil extremo Jimmy Johnstone, se impusieron a un conjunto milanés sin Luis Suárez, con tantos de Tommy Gemmell (62’) y Stevie Chalmers (85’) que dieron la vuelta al gol inicial de penalti de Sandro Mazzola (7’), para inscribir el Celtic en un palmarés que solo conocía cuatro nombres; Real Madrid, Benfica, el propio Inter y el Milan.

Más allá de Parkhead, solo uno de los 26 títulos conquistados no lo logró con el Celtic, la Copa de 1961 ganada con el Dunfermline. Curiosamente, en 1978, Jock Stein dirigió al Leeds United durante 44 días, los mismos que estuvo en el cargo Brian Clough y que dieron lugar a la novela de David Peace The Damned United (2006) adaptada posteriormente a la gran pantalla.

“You’re inmortal” le dijo Bill Shankly tras aquella mágica noche en Lisboa. No se equivocó el que fuera artífice del gran Liverpool, el legado de Stein sigue vivo y su nombre siempre figurará entre los más grandes que han pasado por un banquillo.

@cescguimera 

Doble reconocimiento para el jugador del Liverpool que impresionó la pasada temporada en el Swansea

Joe Allen ha sido escogido ha sido Mejor Jugador Galés de la temporada a nivel de club y también de combinado nacional. El centrocampista, de 22 años, destacó durante la pasada temporada con el Swansea lo que le permitió en verano dar el salto al Liverpool de la mano de Brendan Rodgers, que pagó 15 millones de libras a los Swans.

El galardón, otorgado por periodistas, reconoce el papel del actual jugador Red en la gran campaña del club galés en el año de su debut en la Premier League, pero también su papel creciente en el combinado nacional y su presencia en el controvertido equipo de la Gran Bretaña durante los Juegos Olímpicos de Londres, junto a sus compatriotas Craig Bellamy, Ryan Giggs, Aaron Ramsey y Neil Taylor.

Gareth Bale, por otro lado, ha sido elegido como favorito por los fans por segundo año consecutivo, mientras que el premio al mejor joven –ganado por Allen el año pasado- ha recaído en el defensa del Celtic Adam Matthews.

@cescguimera

Después de meses de controversia entre las distintas federaciones británicas, Stuart Pearce ha confeccionado un equipo con cinco galeses pero ningún representante escocés ni de Irlanda del Norte

Los días avanzaban inexorablemente hacia el 27 de julio de 2012 en la cuenta atrás instalada en Trafalgar Square, pero la Asociación Olímpica Británica (BOA) seguía lejos de encontrar el consenso necesario al entorno de la reaparecida selección de fútbol de la Gran Bretaña. Ayer, Stuart Pearce dio a conocer la lista de 18 convocados para disputar el torneo olímpico en la que figuran cinco galeses, Ryan Giggs, Craig Bellamy, Joe Allen, Aaron Ramsey y Neil Taylor, pero ningún representante de Irlanda del Norte o Escocia.

Las federaciones de Escocia, Gales e Irlanda del Norte se mostraron reacias a ceder sus jugadores desde que se dio a conocer que Gran Bretaña participaría de nuevo en los Juegos. El pasado mes de noviembre, sin embargo, tras hacerse público su nombramiento, el seleccionador inglés sub’21 expresó el deseo de poder tener “libertad” para contar con futbolistas de todas las nacionalidades, al mismo tiempo que surgían nuevas voces reticentes a la propuesta.

Uno de los primeros en pronunciarse fue el ex seleccionador escocés, Craig Brown. “Deseo todo el éxito al equipo británico, pero estaría decepcionado si algún jugador escocés formara parte de él. Tenemos una autonomía en nuestro fútbol que se vería comprometida”, aseguró Brown, que calificó de “egoístas” a los jugadores que aceptasen la llamada de Pearce.

La polémica se prolonga desde que la BOA, aprovechando el regreso de los Juegos a la capital, anunció en 2008 la intención de recuperar el combinado británico. Escocia, Gales e Irlanda del Norte se opusieron al equipo británico desde el principio ante los temores de perder el estatus especial que mantienen dentro de los organismos que dirigen el fútbol, y que les permite competir a nivel internacional de forma independiente pese a formar parte del Reino Unido. Un privilegio solo compartido pos las Islas Feroe, que lo hacen bajo su bandera y no la de Dinamarca.

El Comité Olímpico Internacional, no obstante, solo reconoce la Gran Bretaña, y el renacido combinado también cuenta con el apoyo de la FIFA. A finales de 2011, la BOA anunció un “acuerdo histórico”, rápidamente desmentido por el resto de federaciones. “No tengo constancia de este acuerdo, pero nosotros no tenemos nada que ver con este torneo”, señaló, tajante, el presidente de la federación escocesa, George Peat. En el mismo sentido se manifestó su homólogo galés, Phil Pritchatd, al afirmar que el Comité Olímpico Británico no les “representa” y no tiene “ninguna autoridad” para decidir en su nombre.

Craig Bellamy y Ryan Giggs, dos leyendas de fútbol galés en el Team GB

La selección de la Gran Bretaña ha participado en la cita olímpica en ocho ocasiones, la última en Roma 1960, en las que cosechó dos medallas de oro, precisamente en Londres 1908 y Estocolmo 1912. Previamente también había disputado los torneos de exhibición en París 1900 -en los que también ganó el oro- y Saint Louis 1904.

Cuesta creer que el renacimiento de la selección británica pueda cuajar en una nación como Escocia, en la que el Partido Nacionalista Escocés (SNP) gobierna con mayoría absoluta desde el pasado mes de mayo, de la mano de Alex Salmond, y ha anunciado un referéndum para la independencia al que Londres no se opondrá. En las competiciones deportivas, además, opta por la canción “Flower of Scotland”, con varios versos beligerantes con el rey inglés Eduardo II, por delante del himno oficial.

Pese a la firmeza de su postura, las tres federaciones no tenían ninguna potestad legal para impedir que sus jugadores formarn parte del equipo británico si eran seleccionados por Pearce. La FIFA, por si acaso, ya se cubrió las espaldas y dio el visto bueno a un combinado formado íntegramente por jugadores ingleses.

La posición de los jugadores, en cambio, ha sido más flexible. Uno de los que se mostró abiertamente partidario del combinado británico fue sido el defensa escocés del desaparecido Glasgow Rangers -equipo de seguidores mayoritariamente unionistas- David Weir. “Si me convocaran, cosa que creo complicada (tiene 41 años) iría sin pensármelo. Creo que es una postura extendida entre los jugadores escoceses. La Federación puede decir lo que quiera, pero es una oportunidad única para cualquier jugador y el que la rechace se va a arrepentir para siempre”, aseguró en su momento.

Además de Weir, también mostraron su predisposición a jugar con la Gran Bretaña Gregg Wylde y Kyle Hutton, también del Rangers, Adam Matthew del Celtic, equipo con afinidades nacionalistas irlandesas, el galés del Arsenal Aaron Ramsey –finalmente en la lista de Pearce– o su compatriota del Tottenham, Gareth Bale, fuera de la convocatoria por lesión y al que le llovieron las críticas de sus compatriotas por posar con la camiseta británica. Por el contrario, otro ex seleccionador escocés, George Burley, aseguró que “lo más importante es mantener intacta nuestra identidad”. Una postura compartida por el delantero galés Robert Earnshaw (Cardiff City) o por la estrella femenina Julie Fleeting: “Unos Juegos Olímpicos son fantásticos, pero soy escocesa”, afirmó la delantera del Arsenal.

Las federaciones británicas se fundaron con anterioridad a la FIFA, creada en 1904. La inglesa fue la pionera en 1863, seguida de la escocesa (1873), la galesa (1876) y la norirlandesa (1890). Las cuatro, además, integran la International Football Association, el organismo que junto con al propia FIFA estudia y decide los cambios en el reglamento.

Fernando Torres atraviesa por momentos complicados en Londres

Del traspaso de Fernando Torres al Chelsea a la triste pérdida de Gary Speed. A continuación repasamos algunos de los momentos más destacados del año en el fútbol británico:

9 de enero: “The King” vuelve a Anfield

Un día después de la destitución de Roy Hodgson, Kenny Dalglish fue nombrado entrenador del Liverpool de forma interina. El buen papel del equipo hizo que la cúpula “Red” optara por el escocés para dirigir el nuevo proyecto del club de cara a la presente temporada.

31 de enero: Fernando Torres cambia Liverpool por Londres

La noche del cierre del mercado saltó la gran noticia del año. El Chelsea pagó 50 millones de libras, traspaso record en el fútbol británico, por el delantero español. Casi doce meses después, la etapa de Torres en Stanford Bridge solo puede ser considerada de fracaso: 5 goles en 35 partidos en todas las competiciones.

31 de enero: Dos mejor que uno

El Liverpool invirtió los 50 millones de libras obtenidos por el traspaso de Fernando Torres en dos de los jugadores más prometedores del panorama nacional e internacional. Andy Carroll (35 millones) y el uruguayo Luis Suárez (22) se convirtieron, con pocas horas de diferencia, en los dos fichajes más caros de la historia del club de Anfield y en dos de los pilares del proyecto de Kenny Dalglish.

27 de febrero: Martins condena al Arsenal a otro año en blanco

Un grave error de Laurent Koscielny en el último minuto sentenció a los “Gunners” en la final de la Carling Cup. Obafemi Martins dio al Birmingham City la segunda Copa de la Liga de su historia, tras la de 1963, primer título en 48 años. Los de Saint Andrews, sin embargo, no pudieron evitar el descenso a final de temporda y vieron, además,  como su técnico Alex McLeish firmaba en verano por el gran rival, el Aston Villa.

14 de mayo: Doble fiesta en Manchester

Por una vez en la historia ambos lados de la ciudad salieron a la calle para celebrar los éxitos de su equipo. El United conquistó el 19º título de Liga y acabó con la hegemonía histórica del Liverpool (18) al empatar 1-1 en Ewood Park. Esa misma tarde el City cerró 36 años de sequía al vencer al Stoke City 1-0 en la final de la FA Cup. Yayá Touré, que ya había marcado el gol que eliminó a los “Red Devils” en semifinales, dio el primer gran éxito al multimillonario proyecto de los “Citizens”.

28 de mayor: El United no puede con el Barça (otra vez)

Un déjà vu de la final de Roma en 2009. Alex Ferguson fue incapaz de encontrar soluciones para frenar el centro del campo azulgrana y el equipo de Pep Guardiola volvió a dar un recital en la conquista de la cuarta Copa de Europa de su historia, la segunda que levantó en Wembley.

30 de mayo: un “Cisne Negro” en la Premier League

El Swansea City venció 4-2 al Reading en la final del play-off de ascenso y se convirtió en el primer equipo galés en acceder a la Premier League. Scott Sinclair, autor de un hat trick, se erigió como el gran protagonista de la tarde para el equipo de Brendan Rodgers. Queens Park Rangers, campeón del Championship, y Norwich City habían conquistado, con anterioridad, las dos plazas de ascenso directo a la máxima categoría.

7 de agosto: el pez grande se come al pequeño

Manchester United y Manchester City se vieron las caras en la Community Shield en el 160 derby de la ciudad. El traspaso de poderes en el fútbol inglés parecía un hecho tras el 2-0 (Jolen Lescott y Edin Dzeko) con el que el equipo de Roberto Mancini se fue al descanso. Pero los “Diablos Rojos” exhibieron su condición de equipo grande y de ADN ganador en la segunda mitad. Dos goles en apenas seis minutos de Chris Smalling (52’)y Nani (58’) y otro del portugués en el descuento dieron el título a los de Sir Alex Ferguson.

28 de agosto: el Arsenal humillado en Old Trafford…

Todavía tocado por las salidas de Cesc Fàbregas, Samir Nasri y a la espera de la llegada de refuerzos en el último suspiro del mercado, los londinenses visitaron al Manchester United y sufrieron una de las derrotas más duras de su historia (8-2). Wayne Rooney (3), Ashley Young (2), Danny Welbeck, Nani y Park Ji-Sung fueron los autores de los tantos de los “Red Devils”.

23 de octubre: … y el United también

Dos meses después de la goleada al Arsenal, los “Diablos Rojos” se metieron en la piel de los “Gunners” al ser derrotados por el City (1-6) en Old Trafford. Alex Ferguson aseguró que se trató de su “peor día” al frente del equipo. Sin ir más lejos, es la peor derrota del United en liga desde 1956 y la primera ocasión en que concede seis goles Old Trafford desde 1930.

6 de noviembre: un cuarto de siglo en el United

Sir Alex Ferguson cumplió 25 años como entrenador del Manchester United y el equipo homenajeó al escocés bautizando una de las gradas de Old Trafford. Desde su llegada en 1986 procedente del Aberdeen suma 48 títulos, entre ellos, doce de Liga, dos Copas de Europa y cinco FA Cups.

15 de noviembre: Irlanda vuelve a estar entre las grandes

Casi una década después de la participación en el Mundial de Japón y Corea 2002, el combinado irlandés logró la clasificación para la Eurocopa 2012 de la mano del italiano Giovanni Trapattoni. La República de Irlanda finalizó la fase de clasificación en segundo lugar del Grupo B por detrás de Rusia y cerró la clasificación en el play-off de repesca al imponerse a Estonia 0-4 en Tallinn y empatar (1-1) en la vuelta en Dublín.

27 de noviembre: trágico adiós a Gary Speed

Conmoción generalizada por la muerte del ex jugador y actual  seleccionador galés que apareció ahorcado en su domicilio a primera hora de la mañana. Speed desarrolló su carrera como futbolista en el Leeds United, con el que conquistó la Liga en 1992, Everton, Newcastle, Bolton y Sheffield United. Con 535 partidos es el tercer jugador con más apariciones en la historia de la Premier League tras David James (573)y Ryan Giggs (576).

El seleccionador galés, de 42 años, fue hallado muerto en su domicilio la mañana de ayer

La triste y trágica muerte de Gary Speed ha conmocionado el mundo del fútbol y especialmente, como es lógico, la Gran Bretaña. Desde que ayer, poco antes del mediodía, se hiciera público que la policía había encontrado al actual seleccionador galés, de 42, años, muerto en su domicilio, no han cesado las muestras de condolencia y los homenajes de figuras relacionadas con el fútbol o de aficionados de todos los colores. “Gentleman”,  “gran jugador” o “gran persona” son algunos de los calificativos más repetidos, e los seguidores de todo el mundo pueden dejar sus comentarios en la cuenta de Twitter @RIPGarySpeed.

Pese a que la policía encontró el cuerpo de Gary Speed en su domicilio de Chester, al noreste de Inglaterra, a primera hora de la mañana y con evidentes indicios de suicidio, la noticia vio la luz poco antes del inicio del partido de Premier entre el Swansea, único representante galés en la máxima categoría, recibiera al Aston Villa. La convulsión por lo inesperado de los hechos era patente en los ánimos del Liberty Stadium en el que se reunían hasta cuatro habituales en sus convocatorias -tres jugadores de los “Swans”, Ashley Williams, Neil Taylor, Joe Allen, y James Collins, del Villa- y el que fuera compañero durante varias temporadas en el Newcastle, Shay Given. El portero irlandés fue protagonista involuntario de una de las imágenes de la jornada, roto entre lágrimas durante el  calentamiento y tras el emotivo minuto de silencio guardado antes del inicio del partido.  La trágica pérdida de Speed se suma a otros tristes casos que también conmocionaron al mundo del fútbol, como el del portero alemán Robert Enke, internacional en el momento de quitarse la vida, o el de Babak Rafati, el colegiado germano que recientemente intentó quitarse la vida antes de dirigir el Colonia-Mainz.

La muerte de Gary Speed, casado y padre de dos hijos, ha provocado, si cabe, un shock todavía mayor al tratarse de un jugador muy respetado y con una dilatada carrera sobre el terreno de juego y un prometedor futuro en los banquillos. Menos de un año atrás fue nombrado seleccionador de Gales y tenía ante sí el reto de dirigir a un joven y apasionante combinado, con Gareth Bale, Aaron Ramey, el portero del “Wolves” Wayne Hennessey, Jack Collison (West Ham) o Joe Ledley (Celtic), al que solo dirigió diez partidos.

Gary Speed, seleccionador de Gales

“Me dieron la trágica noticia de esta mañana. Decir que estoy devastado es un eufemismo”, aseguró el joven capitán de Gales, Aaron Ramsey, a través de Twitter (@aaronramsey). Poco a poco se sucedieron las muestra de dolor, sorpresa, resignación y hasta rabia. Especialmente emotiva fue la del actual técnico del Leeds United, Simon Grayson, con el que Speed compartió muchos momentos en sus primeros años como futbolista: “Firmamos el mismo día por el Leeds y jugamos juntos con el segundo equipo y los reservas”.

La gran leyenda del fútbol galés, Ryan Giggs, compañero durante 13 años en el equipo nacional, manifestó sentirse “devastado”, mientras que el que fuera compañero en el Newcastle, Alan Shearer, señaló que Speed “era una persona magnífica, divertida, brillante, y un maravilloso hombre de familia”. “Me siento orgulloso de haber sido su amigo y le echaremos terriblemente de menos”, añadió.

El responsable de su fichaje por los “Magpies” en 1998, procedente del Everton, y Kenny Dalglish, recordó a su desaparecido ex pupilco como “un futbolista fantástico”. El actual técnico del Liverpool remarcó que “lo más importante es que se trataba de un gran hombre y habrá un montón de gente muy triste por lo que ha sucedido”.

Gary tenía mucho talento y el talento que se convirtió en su trabajo. Los futbolistas están sujetos a todo tipo de estrés y las tensiones de las cosas que suceden en la vida”, manifestó Howard Wilkinson, manager del Leeds campeón en de liga en 1992. Fue, precisamente, en el Leeds con quien firmó su primer contrato profesional en  1988, y con quien debutó en el primer equipo con 19 años. Campeón de la Second Division en 1990, con los de Yorshire sumó 312 partidos antes de firmar por el Everton en 1996, a cambio de 3,5 millones de libras. Gary Speed fue miembro del último gran Leeds, que devolvió el título de la liga a Elland Road, 19 años después, la temporada 1991-92, la última de la antigua First Division antes de la creación de la Premier League. El equipo de Wilkinson, que contaba con jugadores de la talla de Eric Cantona, Gary McAllister, Gordon Strachan, Mel Sterland o Ron Wallace, emuló parte de los éxitos del gran conjunto de Don Revie en los años 70. Una auténtica exaltación de la edad de oro del fútbol británico con futbolistas como los escoceses Billy Bremner, Eddie y Frank Gray, Peter Lorimer y Joe Jordan, ingleses como Paul Madeley, Trevor Cherry, Alan Clarke y Jackie Charlton, galeses como Cliff Jones y Terry Yorath, irlandeses como Johnny Giles.

Gary Speed, campeón de la First Division con el Leeds en 1992

Tras dos temporadas en el Everton firmó por el Newcastle de Dalglish en el que permaneció seis temporadas, antes de empezar su última experiencia al máximo nivel con el Bolton. En el Reebok Stadium fue en el primer jugador en alcanzar los 500 partidos en la Premier League, en 2006 y un año después se convertiría en el único capaz de marcar en todas las ediciones de la refundada primera división inglesa (superado actualmente por Ryan Giggs). A día de hoy sigue siendo el tercer futbolista con más apariciones en la Premier (535), tras David James (573) y el propio Giggs (576).

Su última etapa como futbolista la disfrutó en el Sheffield United en el que jugó cedido en 2007 antes de fichar de forma permanente en 2008. Retirado en mayo de 2010, pasó a ser miembro del staff técnico del equipo de Bramall Lane y se hizo cargo del equipo en agosto, tras la marcha de Kevin Blackwell, hasta que fue nombrado seleccionador galés el pasado mes de diciembre.

Además de proclamarse campeón de la First Division con el Leeds, Speed conquistó la Charity Shield de 1992. La suerte le fue adversa en la final de la Copa de la Liga perdida con los de Yorkshire en 1996 ante el Aston Villa (3-0). Tampoco pudo conquistar la FA Cup al perder dos finales con la camiseta del Newcastle, en 1998 y 1999, ambas por 2-0, ante Arsenal y Manchester United, respectivamente. Con el Bolton también quedó a las puertas del éxitos y cayó derrotado en la final de la Copa de la Liga de 2004 ante el Middlesbrough (1-2).

A nivel internacional, Speed decidió dejar la selección de Gales en 2004, coincidiendo con el último partido de Mark Hughes al frente del equipo. Con 85 apariciones, es segundo en el ranking histórico de internacionalidades con el combinado galés tras el célebre ex portero del Everton, Neville Southall.

Descanse en paz. Gary Speed, 1969-2011.

El lateral galés del Tottenham posa con la camiseta de la selección de Gran Bretaña

En Gales no ha hecho mucha gracia ver a la gran estrella local, Gareth Bale vestido con la camiseta que la selección de Gran Bretaña a pocos meses de los Juegos Olímpicos de Londres del próximo verano. El lateral del Tottenham, 32 veces internacional galés, ha sido uno de los jugadores que no ha tenido reparos en mostrar su predisposición en jugar con el combinado británico pese a las reticencias que éste genera en las federaciones de Escocia, Gales e Irlanda del Norte.

Gareth Bale luce la camiseta de la Gran Bretaña

Bale con contrato publicitario con Adidas, la firma que también viste al equipo olímpico británico, ha sido el primero de muchos que pueden defender la Union Jack en próximo verano, a riesgo de caer en desgracia de parte de la afición de su país, y posó sin reparos con esta edición especial de la camieta que se podrá adquirir en noviembre pero que no es la que el equipo lucirá en Londres. Al ‘Spur’ ya le han llovido críticas desde Gales y no será el último. Su compatriota Aaron Ramsey también se ha mostrado abiertamente partidario de jugar con Gran Bretaña.

Escocia, Gales e Irlanda del Norte han anunciado públicamente el deseo de que sus jugadores declinen jugar con el equipo británico pero legalmente no tienen ninguna potestad para impedirlo. A menos de un año para el inicio de los Juegos el conflicto parece lejos de resolverse y la polémica está servida.

El extremo alcanzó ante el Arsenal  la estratosférica cifra de 800 partidos con la camiseta del Manchester United

1. Ryan Joseph Wilson, nació en Cardiff el 29 de septiembre de 1973 y adoptó el nombre de su madre tras la separación de sus cónyuges. Su padre era un destacado jugador de rugby.

2. Firmó con el Manchester United en el verano de 1991, procedente de la cantera del City, acogiéndose a un programa de ayuda laboral para jóvenes herencia de Margaret Tatcher.

3. Debutó con el primer equipo del United ante el Everton el 29 de noviembre de 1991, con 17 años. Entró en sustitución de Denis Irwin. Dos meses después jugaría su primer partido como titular y se afianzaría en la banda izquierda de los ‘Red Devils’ en detrimento de Lee Sharpe.

Giggs debutó con el United en 1991

4. Renunció a jugar con Inglaterra pese a la insistencia del seleccionador sub’21 de la época, Lawrie McMenemy, para defender la camiseta de su Gales natal. Con 17 años y 322 días se convirtió en el jugador más joven en vestir la camiseta galesa en un duelo ante Alemania en Nuremberg.

5. Ganó el premio al Mejor Jugador Joven de la Premier League (PFA Young Player of the Year) en 1992 y 1993.

6. En 1993 conquistó su primer título de Liga con el Manchester United. Sin duda, el más especial y esperado de todos ya que supuso el fin a los 26 años de sequía de los Diablos Rojos en el campeonato.

Junto a Paul Ince, Mark Hughes y Lee Sharpe con el título de 1993

7. Un año más tarde, en 1994, los ‘Red Devils’ repetieron título liguero y conquistaron además la FA Cup, lo que supuso el primer doblete en los 116 años de historia del club.

8. El mejor gol de su carrera.  Lo logró ante el Arsenal en el ‘replay’ de las semifinales de la FA Cup de 1999  disputado en el Villa Park de Birmingham.

9. La Triple Corona. Giggs sumó el quinto título liguero de su carrera y participó activamente del mejor año de la historia del club. Su gol en el descuento de la ida de las semifinales ante la Juventus (1-1) permitió a los de Ferguson llegar con opciones a Delle Alpi, donde ganarían 2-3. Jugó los 90 minutos de la histórica final del Camp Nou ante el Bayern de Munich en la que los ‘Red Devils’ remontaron el gol inicial de Mario Basler (6’) con los célebres goles de Teddy Sheringham y Ole Gunnar Solskjaer en el añadido. También disputó todos los minutos en el partido decisivo de la FA Cup en el que el United derrotó 2-0 al Newcastle.

Campeón de la Premier, de la FA Cup y de la Champions en 1999

10. El gol número 100 del galés con la camiseta del United llegó en agosto del 2002 en un partido de Premier contra el Chelsea.

11. En junio de 2007 abandonó la selección de Gales en un partido clasificatorio para la Eurocopa de 2008 ante la República Checa disputado en el Millennium Stadium de Cardiff. El extremo sumó 64 partidos internacionales en los que logró 12 goles.

Adiós a Gales, con la que prefirió jugar antes que con Inglaterra

12. Alcanzó su décima  Premier League anotando un gol decisivo en la victoria (0-2) en el JJB Stadium de Wigan que certificó matemáticamente el título.

13. El 21 de mayo de 2008, Giggs superó la marca histórica de 758 partidos con la camiseta de los Diablos Rojos que poseía toda una leyenda del club, Bobby Charlton. No era un partido cualquiera, sino la final de la Copa de Europa en la que el United se medía al Chelsea y en la que logró el tercer cetro continental de su historia, segundo en la carrera del galés. El extremo saltó al césped del estadio Luzhniki a los 87’ en sustitución de Paul Scholes. Jugó la prórroga y anotó un penalti decisivo en la tanda, el último de los de Ferguson antes del error de Nicolas Anelka.

Batió el record de Bobby Charlton en la final de la Champions de Moscú

14. Los compañeros de profesión (PFA) premian una carrera de ensueño y escogen al galés como mejor jugador del año por delante de grandes nombres del actual campeonato de la altura de Cristiano Ronaldo o Steven Gerrard.

15. Saltó al césped del Teatro de los Sueños en el minuto 67 de la ida de las semifinales de la Liga de Campeones ante el Arsenal en sustitución del brasileño Anderson y alcanzó los 800 partidos con la camiseta del Manchester United.