archivo

Archivo de la etiqueta: Kenny Dalglish

Fernando Torres atraviesa por momentos complicados en Londres

Del traspaso de Fernando Torres al Chelsea a la triste pérdida de Gary Speed. A continuación repasamos algunos de los momentos más destacados del año en el fútbol británico:

9 de enero: “The King” vuelve a Anfield

Un día después de la destitución de Roy Hodgson, Kenny Dalglish fue nombrado entrenador del Liverpool de forma interina. El buen papel del equipo hizo que la cúpula “Red” optara por el escocés para dirigir el nuevo proyecto del club de cara a la presente temporada.

31 de enero: Fernando Torres cambia Liverpool por Londres

La noche del cierre del mercado saltó la gran noticia del año. El Chelsea pagó 50 millones de libras, traspaso record en el fútbol británico, por el delantero español. Casi doce meses después, la etapa de Torres en Stanford Bridge solo puede ser considerada de fracaso: 5 goles en 35 partidos en todas las competiciones.

31 de enero: Dos mejor que uno

El Liverpool invirtió los 50 millones de libras obtenidos por el traspaso de Fernando Torres en dos de los jugadores más prometedores del panorama nacional e internacional. Andy Carroll (35 millones) y el uruguayo Luis Suárez (22) se convirtieron, con pocas horas de diferencia, en los dos fichajes más caros de la historia del club de Anfield y en dos de los pilares del proyecto de Kenny Dalglish.

27 de febrero: Martins condena al Arsenal a otro año en blanco

Un grave error de Laurent Koscielny en el último minuto sentenció a los “Gunners” en la final de la Carling Cup. Obafemi Martins dio al Birmingham City la segunda Copa de la Liga de su historia, tras la de 1963, primer título en 48 años. Los de Saint Andrews, sin embargo, no pudieron evitar el descenso a final de temporda y vieron, además,  como su técnico Alex McLeish firmaba en verano por el gran rival, el Aston Villa.

14 de mayo: Doble fiesta en Manchester

Por una vez en la historia ambos lados de la ciudad salieron a la calle para celebrar los éxitos de su equipo. El United conquistó el 19º título de Liga y acabó con la hegemonía histórica del Liverpool (18) al empatar 1-1 en Ewood Park. Esa misma tarde el City cerró 36 años de sequía al vencer al Stoke City 1-0 en la final de la FA Cup. Yayá Touré, que ya había marcado el gol que eliminó a los “Red Devils” en semifinales, dio el primer gran éxito al multimillonario proyecto de los “Citizens”.

28 de mayor: El United no puede con el Barça (otra vez)

Un déjà vu de la final de Roma en 2009. Alex Ferguson fue incapaz de encontrar soluciones para frenar el centro del campo azulgrana y el equipo de Pep Guardiola volvió a dar un recital en la conquista de la cuarta Copa de Europa de su historia, la segunda que levantó en Wembley.

30 de mayo: un “Cisne Negro” en la Premier League

El Swansea City venció 4-2 al Reading en la final del play-off de ascenso y se convirtió en el primer equipo galés en acceder a la Premier League. Scott Sinclair, autor de un hat trick, se erigió como el gran protagonista de la tarde para el equipo de Brendan Rodgers. Queens Park Rangers, campeón del Championship, y Norwich City habían conquistado, con anterioridad, las dos plazas de ascenso directo a la máxima categoría.

7 de agosto: el pez grande se come al pequeño

Manchester United y Manchester City se vieron las caras en la Community Shield en el 160 derby de la ciudad. El traspaso de poderes en el fútbol inglés parecía un hecho tras el 2-0 (Jolen Lescott y Edin Dzeko) con el que el equipo de Roberto Mancini se fue al descanso. Pero los “Diablos Rojos” exhibieron su condición de equipo grande y de ADN ganador en la segunda mitad. Dos goles en apenas seis minutos de Chris Smalling (52’)y Nani (58’) y otro del portugués en el descuento dieron el título a los de Sir Alex Ferguson.

28 de agosto: el Arsenal humillado en Old Trafford…

Todavía tocado por las salidas de Cesc Fàbregas, Samir Nasri y a la espera de la llegada de refuerzos en el último suspiro del mercado, los londinenses visitaron al Manchester United y sufrieron una de las derrotas más duras de su historia (8-2). Wayne Rooney (3), Ashley Young (2), Danny Welbeck, Nani y Park Ji-Sung fueron los autores de los tantos de los “Red Devils”.

23 de octubre: … y el United también

Dos meses después de la goleada al Arsenal, los “Diablos Rojos” se metieron en la piel de los “Gunners” al ser derrotados por el City (1-6) en Old Trafford. Alex Ferguson aseguró que se trató de su “peor día” al frente del equipo. Sin ir más lejos, es la peor derrota del United en liga desde 1956 y la primera ocasión en que concede seis goles Old Trafford desde 1930.

6 de noviembre: un cuarto de siglo en el United

Sir Alex Ferguson cumplió 25 años como entrenador del Manchester United y el equipo homenajeó al escocés bautizando una de las gradas de Old Trafford. Desde su llegada en 1986 procedente del Aberdeen suma 48 títulos, entre ellos, doce de Liga, dos Copas de Europa y cinco FA Cups.

15 de noviembre: Irlanda vuelve a estar entre las grandes

Casi una década después de la participación en el Mundial de Japón y Corea 2002, el combinado irlandés logró la clasificación para la Eurocopa 2012 de la mano del italiano Giovanni Trapattoni. La República de Irlanda finalizó la fase de clasificación en segundo lugar del Grupo B por detrás de Rusia y cerró la clasificación en el play-off de repesca al imponerse a Estonia 0-4 en Tallinn y empatar (1-1) en la vuelta en Dublín.

27 de noviembre: trágico adiós a Gary Speed

Conmoción generalizada por la muerte del ex jugador y actual  seleccionador galés que apareció ahorcado en su domicilio a primera hora de la mañana. Speed desarrolló su carrera como futbolista en el Leeds United, con el que conquistó la Liga en 1992, Everton, Newcastle, Bolton y Sheffield United. Con 535 partidos es el tercer jugador con más apariciones en la historia de la Premier League tras David James (573)y Ryan Giggs (576).

Anuncios

“Will (You’ll Never Walk Alone)” relata la historia de un joven seguidor del Liverpool que viaja solo hasta Estambul para poder honrar a su padre

El pasado viernes se estrenó en el Reino Unido “Will (You’ll Never Walk Alone)”, un film a caballo entre la comedia y el drama que narra la historia de un joven seguidor del Liverpool, Will Brennan, en su viaje hacia la recordada final de la Copa de Europa en Estambul en la que el Liverpool derrotó al Milan en la tanda de penaltis, tras remontar un 0-3 en apenas siete minutos.

Steven Gerrard con Perry Eggleton (Will)

La vida del joven protagonista, de once años de edad e interpretado por Perry Eggleton, da un vuelco cuando su padre ausente (Damien Lewis) reaparece en su vida. Seguidor del Liverpool, consigue unas entradas para la histórica final, pero el destino se vuelve a cruzar en la vida del joven Will de forma inesperada. Aquí empieza la aventura, pero también el viaje emocional en busca de un recuerdo para su padre y de un sentido en un mundo que parece jugarle en contra.

El cartel de la película

Escrita y dirigida por la inglesa Ellen Perry, el reparto cuenta con Bob Hoskins, Alice Krige y Kristian Kiehling,  en el papel de Alek, un ex futbolista yugoslavo retirado por la guerra que será el gran compañero de viaje de Will. Destacan, también, las apariciones del actual técnico del equipo, Kenny Dalglish, y dos de los grandes símbolos ‘Reds’ presentes en Turquía aquella histórica noche del 25 de mayo de 2005, el capitán Steven Gerrard y Jamie Carragher.

El Liverpool recurre a Kenny Dalglish, ídolo de la afición y último técnico capaz de llevar la Liga a Anfield, para enderezar al equipo.

All round the Fields of Anfield Road, Where once we watched the King Kenny play (and he could play) proclama uno de los versos del famoso cántico de los supporters del Liverpool ‘Fiels of Anfield Road’, adaptación de la famosa canción tradicional irlandesa ‘Fields of Athenry’. El Rey Kenny, Kenny Dalglish, vuelve a Anfield para intentar reconducir la trayectoria del Liverpool después de que Roy Hodgson haya sido incapaz de gestionar la funesta herencia de Rafa Benítez. A falta de argumentos futbolísticos en una debilitada plantilla, al Liverpool solo le queda apelar a la historia y al sentimiento, a todo lo que Dalglish representa, para sacar el equipo adelante.

Bill Shankly intentó fichar a Dalglish cuando éste era un adolescente y militaba en el Glasgow United. En el tren hacia Liverpool decidió declinar la oferta. Disfrutaba del fútbol en su equipo y no podía imaginarse lejos de Glasgow, sin poder acudir a Ibrox Park cada quince días para animar al Rangers. Pero menos podía imaginar todavía que acabaría convirtiéndose en una leyenda del Celtic, por el que firmó años después.

El destino de Dalglish, sin embargo, estaba ligado a los ‘Reds’, por los que firmó en 1977 después de ocho temporadas en Parkhead en las que ganó cuatro ligas y cuatro copas escocesas, en 321 partidos en los que anotó 167 goles. De hecho, todavía es el único jugador que ha sido capaz de superar el centenar de tantos con equipos escoceses e ingleses: su registro con el Liverpool es de 172 en 515 encuentros.

“Lo había ganado todo con el Celtic en Escocia pero nada a nivel europeo. Era tiempo de empezar una nueva etapa y buscar mayores éxitos y el Liverpool era el destino perfecto. Era el campeón de Europa, pero un equipo con un ambiente familiar que me hizo sentir cómodo” reconoce el propio Dalglish en su autobiografía. Los ‘Reds’ pagaron al Celtic 440.000 libras y cubrieron el vacío que dejó Kevin Keegan tras su marcha al Hamburgo.

Un mito del Liverpool, Ray Clemence, comparó a Keegan y Dalglish con estas palabras: “Kevin era excepcional, pero Kenny era diferente. Era el jugador perfecto porque marcaba goles, creaba goles y podía proteger el balón antes de que un compañero pudiera salir en su ayuda”. El escocés empezó a ganarse el derecho a la corona impuesta por el pueblo con el gol el día de su debut en Liga en Ayresome Park, el viejo estadio del Middlesbrough. Aquella misma temporada la culminaría con el único tanto en Wembley ante el Brujas belga con el que el Liverpool se proclamó de Europa por segunda temporada consecutiva. Años más tarde llegarían dos Copas de Europa más y las noches negras de Heysel y Hillsborough en las que Dalglish revivió la pesadilla de la tragedia de Ibrox, en la que 66 seguidores del Rangers perdieron la vida en 1971 tras un partido ante el Celtic.

En verano de 1985, Dalglish, como jugador-entrenador, se convirtió en el heredero del Joe Fagan en la línea de sucesión del boot-room, la mítica sala de Anfield donde los técnicos se reunían y transmitían a sus discípulos sus conocimientos futbolísticos desde los tiempos de Shankly a los de Roy Evans, pasando por los Bob Paisley a Graeme Souness. Dejó el Liverpool en febrero de 1991 después de ganar ocho ligas, dos FA Cups, cuatro Copas de la Liga, nueve Charithy Shields (algunas compartidas), tres Copas de Europa y una Supercopa de Europa.

Pero el éxito para Dalglish no está únicamente vinculado al Liverpool. Lo saboreó como jugador con el Celtic antes de vestir de rojo y lo hizo tras abandonar Anfield con el Blackburn Rovers, al que hizo campeón de la Premier League en 1995 para convertirse en uno de los tres únicos entrenadores capaces de ganar la Liga inglesa con dos equipos diferentes algo inaudito en los tiempos modernos y que solo habían logrado Tom Watson (Sunderland y Liverpool) en la primera década del siglo XXI y Herbert Chapman (Huddersfield y Arsenal) en los años 30. También pasó por los banquillos de Newcastle y Celtic hace casi una década, pero todo un sabio del fútbol espera demostrar que el paso del tiempo no esconde secretos para él.

Los actos conmemorativos se sucedieron por toda Inglaterra, los más emotivos en Sheffield y Nottingham

30.000 personas llenaron ayer Anfield para recordar a los 96 seguidores del Liverpool fallecidos en Hillsborough dos décadas atrás. Los actos se iniciaron justo a las tres y seis minutos de la tarde, la misma hora en que se detuvo el partido entre los ‘Reds’ y el Nottingham Forest en Sheffield aquella fatídica tarde del 15 de abril de 1989.

Anfield

La ciudad entera se volcó en una ceremonia en la que estuvieron presentes los actuales jugadores del club, las viejas glorias y aficionados tanto del Liverpool como del Everton, encabezados por su técnico David Moyes. Y es que todo el mundo perdió, un familiar, un amigo o un conocido en el estadio del Sheffield Wednesday.

Recordatorios junto al memorial a las víctimas en Anfield

Kenny Dalglish, técnico ‘red’ en el momento de la tragedia, protagonizó con la lectura de un paraje de la Biblia uno de los momentos más emotivos de una tarde que también tuvo su espacio para la reivindicación cuando los gritos clamando justicia para los 96 interrumpieron el discurso del secretario de deportes del gobierno, Andy Burham.

Kenny Dalglish

Lejos de Liverpool, en Sheffield, ramos de flores sobre el césped de Hillsborough recordaron los hechos en el mismo fondo de Leppings Lane donde tuvieron lugar.

Ramos de flores sobre el césped de Hillsborough

Nottingham fue otro de los focos de atención de la tarde. Aficionados del Liverpool, del ‘Forest’ y de otros muchos equipos, se reunieron en la Old Market Square de la ciudad y guardaron dos minutos de silencio que finalizaron con la interpretación del célebre You’ll Never Walk Alone.

Aficionados en Nottingham

En la tarde de ayer quedó claro que el recuerdo de Hillsborough permanece reciente en la memoria del fútbol inglés en particular y europeo en general. Los aficionados no olvidan el trágico destino de unos compañeros que fueron a disfrutar de su equipo y perdieron la vida por culpa de un desafortunado cúmulo de circunstancias y errores. Han pasado veinte años, pero la justicia que reclaman las familias de las víctimas no puede esperar más. De momento, mientras la lucha sigue en marcha, tienen algo claro. Nunca caminarán solos.

El 15 de abril de 1989, 96 supporters del Liverpool fallecieron en el estadio del Sheffield Wednesday

Han pasado dos décadas, pero el recuerdo de la tragedia de Hillsborough, la mayor en la historia del fútbol británico, sigue vivo. A lo largo de estos días se han sucedido los actos en memoria de los 96 seguidores del Liverpool que fallecieron en  Leppings Lane cuando acudían a ver a su equipo en la semifinal de la FA Cup ante el Nottingham Forest.

Los ‘Reds’ disputaron ayer el partido de vuelta de los cuartos de final de la Liga de Campeones para que no coincidiera con los actos en recuerdo de las víctimas que hoy tendrán lugar en Anfield. Pero la conmemoración ya empezó el pasado fin de semana en el que el club aprovechó el partido de Premier League en su estadio, ante el Blackburn Rovers, para guardar un minuto de silencio. Stephen Warnock, actualmente en los ‘Rovers’ pero formado en Melwood, depositó un ramo de flores ante la grada de The Kop en uno de los momentos más emotivos de la tarde.

Stephen Warnock

Hace algunas semanas, algunos de los viejos ídolos de Anfield participaron en la grabación de una versión del clásico “Fields Of Anfield Road” en la que también colaboraron algunos de los músicos más relevantes en la escena de Mersey en los últimos años. Kenny Dalglish, John Aldridge, Phil Thompson, Bruce Grobbelaar y Alan Kennedy pusieron su voz a la adaptación musical de John Power (The La’s y Cast), James Welsh (Starsailor), Rob Taylor (Troubadors) y Nick Kilroe (Echo and The Bunnymen).

Outside the Shankly Gates
I heard a Kopite calling:
Oh “Shankly, they have taken you away
But you left a great eleven
Before you went to heaven
Now it’s glory round the Fields of Anfield Road”
.
Chorus
All ‘round the fields of Anfield Road,
Where once we watched the King Kenny play (and could he play!),
Stivie Heighway on the wing,
We had dreams and songs to sing,
About the glory, ‘round the Fields of Anfield Road
.
Outside the Paisley Gates
I heard a Kopite calling:
Oh “Paisley, they have taken you away
You led the great 11
Back in Rome in 77
And the Redmen they are still playing the same way”
.
Chorus
.
Beside the Hillsborough flame
I heard a Kopite mourning
“Why so many taken on that day ?
Justice has never been done
But their memory we’ll carry on
There’ll be glory round the Fields of Anfield Road.”
.
Chorus
.

El aniversario de la tragedia ha puesto de nuevo en primera línea la lucha que sigue activa para que se diriman las responsabilidades de los hechos y quede oficialmente comprobado que los seguidores del Liverpool, estigmatizados por la tragedia de Heysel, no tuvieron ningún tipo de responsabilidad.

Hillsborough

94 seguidores, del total de 96, fallecieron en el estadio, 766 resultaron heridos y 300 más fueron hospitalizados. El oficial en jefe de la policía, David Duckenfield, aseguró que 2.000 supporters forzaron la puerta C para acceder a la zona central de la grada y originaron la tragedia.

Hillsborough

Cuatro días después, el tabloide The Sun culpaba a los seguidores de ocasionar el desastre debido a su alto estado de embriaguez, aunque los informes posteriores demostraron los errores policiales en el control de los accesos y las mentidas de Duckenfield, que ordenó la apertura de trágica puerta C con la grada a rebosar para aligerar los accesos exteriores de Hillsborough. Debido a las ansias por llegar al partido -las autopistas colapsadas habían provocado el retraso de muchos seguidores- los aficionados accedieron a la carrera por un estrecho túnel que desembocaba en una pequeña zona delimitada por dos barras de hierro que ejercían de rediles y las vallas que impedían el acceso al terreno de juego. La policía no permitió la apertura de los accesos al césped e incluso cargó contra parte de los seguidores. Sin embargo, pese al cúmulo de errores de las fuerzas del orden dirigidas por un Duckenfield con sólo 19 días de experiencia en el cargo, no se llegó a emitir ningún veredicto en su contra

Hillsborough

Pese a todo, el partido se inició aunque a los seis minutos tuvo que ser detenido. La gravedad de la situación quedó plasmada en pocos minutos, con el césped de Sheffield ocupado por los heridos y los que se iban sumando los cuerpos de las víctimas. Entre ellas, el primo de Steven Gerrard, Jon-Paul, y el padre el ex guardameta ‘red’ Paul Harrison. Dos décadas después, los familiares de las víctimas, a través del Hillsborough Family Support Group, siguen con las acciones legales contra Duckenfield y su ayudante Bernard Murray a la espera de que, por una vez por todas, se descubran y asuman las responsabilidades de la tragedia.

Las causas de la tragedia de Hillsborough

El partido en honor al centrocampista, fallecido en 2008, se celebrará en Parkhead el próximo 31 de mayo

Las leyendas viven eternamente en el fútbol británico porqué su memoria se perpetua gracias a actos como este. Tommy Burns, una de las figuras más importantes en el Celtic de Glasgow y el fútbol escocés en las últimas tres dácadas, recibirá un merecido homenaje en Parkhead el próximo 31 de mayo.

La historia del ex centrocampista es la de una vida ligada a los ‘Hoops’, y el club ha decidido organizar un partido benéfico en su honor, los beneficios del cual irán destinados a su fundación, The Celtic Charity Fund, y a la asociación contra el cáncer, Tommy Burns Skin Cancer Trust, que dirigen los hijos del ex futbolista. Además, antes del encuentro, su viuda descubrirá una escultura de bronce en su honor en uno de los accesos a Celtic Park.

Tommy Burns

Fallecido el 15 de mayo del pasado 2008, cuando formaba parte del cuerpo técnico que dirige Gordon Strachan, Tommy Burns jugó 14 años con el Celtic entre 1975 y 1989, y volvió para hacerse cargo del equipo en 1994. Vistió la camiseta del conjunto católico en 352 partidos de Liga y sumó seis títulos ligueros, cuatro de Copa y una Copa de la Liga. Su amor por el club quedó reflejado en sus declaraciones tras jugar su último partido en Parkhead antes de ser traspasado el Kilmarnock en 1989: “Camine dando vueltas por el campo durante 20 minutos, con lágrimas en los ojos, porqué sabía que no volvería a vestir la camiseta del Celtic nunca más”.

Hijo de padre católico y madre protestante, nació en el east end de Glasgow, cerca del Celtic Park, en 1956. Jock Stein, el técnico del Celtic campeón de Europa en 1967, lo fichó procedente de los juniors del Maryhill en 1973 y dos años después debutaba con el primer equipo ante el Dundee United.

Además de los ‘Hoops’, Burns dirigió al Kilmarnock (1992-94), con el que consiguió el ascenso a la máxima categoría, y al Reading (1998-99). Formó parte del staff de Kenny Dalglish en el Newcastle en 1997, del de Berti Vogts al frente de la selección escocesa, y dirigió la cantera del Celtic en la etapa de Martin O’Neill al frente del equipo.