archivo

Archivo de la etiqueta: Manchester United

United, la película

La producción de la BBC sobre la tragedia de Múnich llegó a España el pasado diciembre

Hablar de los primeros años de la Copa de Europa es hablar del Real Madrid y del Manchester United. El primero gran dominador y campeón del embrionario torneo en sus cinco primeras ediciones y el segundo por la leyenda y fatalismo de una de las generaciones de jugadores más brillantes que ha dado el fútbol inglés, los Busby Babes. Ambos conjuntos se vuelven a ver las caras en la máxima competición continental, tras aquel primer duelo de 1956 que se decantó del lado del equipo liderado por Alfredo Di Stéfano, y poco después de que llegara a España United (BBC Films, 2011), la película que recuerda aquella inolvidable hornada de jugadores y su trágico final sobre la nieve de aeropuerto de Múnich.

La telemovie, dirigida por James Strong (Doctor Who), se adentra en la tragedia a través de uno de los héroes anónimos de aquellos días, Jimmy Murphy -interpretado por David Tennant, conocido también por su papel de Doctor Who- ayudante de Sir Matt Busby (Dougray Scott) y de un joven Bobby Charlon (Jack O’Donnell, el secundario Pukey Nicholls en This Is England) superviviente del accidente y emblema de los Diablos Rojos y del fútbol inglés hasta nuestros días.

Murphy pasó más de media vida vinculado al Manchester United y fue el hombre de confianza de Busby durante la etapa del histórico manager en Old Trafford (1945-1969). Era el encargado de vivir el día a día con los jugadores, en el campo de entrenamiento, en los vestuarios, antes de los partidos. Se convirtió en su confidente, en uno más del grupo y en el intermediario con el que no tener que vérselas con una figura de la magnitud de la del escocés, que infundía un tremendo respeto en los jóvenes que llegaban al equipo. Nacido en Gales, Jimmy Murphy no formó parte de la expedición que se estrelló en Múnich el 6 de febrero de 1958 porque se encontraba dirigiendo a la selección galesa, con la que se clasificó para el Mundial de Suecia de aquel verano, donde alcanzó los cuartos de final, en la que a día de hoy sigue siendo la única participación de Gales en el campeonato.

United, la película

United, la película

Si el Manchester United sobrevivió a la conmoción provocada por la pérdida de ocho jugadores además de varios miembros de la directiva y del cuerpo técnico fue gracias al empeño y el esfuerzo de Jimmy Murphy. Mientras Busby se debatía entre la vida y la muerte en Múnich y los directivos del club abogaban por poner el cierre, el galés reunió a un grupo de reservas y jóvenes para afrontar el siguiente partido de liga ante el Sheffield Wednesday (que el United ganó 3-0) y removió cielo y tierra para formar un equipo que permitiera a los Diablos Rojos seguir  en activo y compitiendo para mantener latente el recuerdo de aquellos jóvenes, talentosos y descarados futbolistas que habían despertado al admiración de toda Inglaterra y de la gris, triste e industrial Manchester de la postguerra.

Pese a los esfuerzos de Murphy el United solo consiguió una victoria en liga tras el accidente y no pudo superar las semifinales de la Copa de Europa en las que fue eliminado por el Milan tras ganar 2-1 en Old Trafford y caer por un contundente 4-0 en San Siro. Sin embargo, el equipo se plantó en la final de la FA Cup en la que, pese a contar con el apoyo moral de todo el país, fue derrotado (2-0) por un Bolton Wanderers liderado por Nat Lofthouse, autor de los dos goles. Fue el 2 de mayo, menos de tres meses después del accidente, y sobre el césped de Wembley estuvieron presentes cuatro jugadores que salvaron la vida en Múnich, el portero Harry Gregg, Bill Foulkes, Bobby Charlton y Dennis Viollet.

United también profundiza en el sentido de culpabilidad que persiguió a Matt Busby durante el resto de sus días. El Chelsea, campeón de la liga en 1955, no había acudido a la primera edición de la Copa de Europa por orden de la Football League. Orgullo británico ante una competición conceptualmente nacida en Francia. El Manchester United, por el contrario, sí que decidió acudir al torneo desobedeciendo las “recomendaciones” de la Liga tras proclamarse campeón de la First Divison en 1956. Aquella primera experiencia finalizaría, precisamente, contra el Real Madrid en semifinales, después de haber protagonizado un histórico enfrentamiento en cuartos contra el Athletic sobre la nieve de San Mamés (5-3) en una eliminatoria que los ingleses superaron en la vuelta en Maine Road -Old Trafford se encontraba todavía en reconstrucción tras la II Guerra Mundial- gracias a la victoria 3-0.

Tras revalidar de nuevo el título doméstico en 1957, Busby volvió a enfrentarse a los dirigentes del fútbol inglés y el United volvió a pasear su fútbol por Europa. Aquella era la tercera edición del torneo, dominado por el Real Madrid, pero el joven equipo del escocés se perfilaba como la principal fuerza opositora a la dictadura blanca. Eliminó al Shamrock Rovers irlandés, al Duckla de Praga y al Estrella Roja de Belgrado, con un 2-1 en Manchester y un empate 3-3 en la vuelta. Fue, precisamente, de regreso de Yugoslavia, en la escala en Múnich, cuando tuvo lugar la tragedia. El enfrentamiento entre Busby y el secretario de la Football League, Alan Hardaker, que se negó a modificar la fecha del siguiente partido de liga entre el United y el Wolverhampton previsto para el sábado 8 de febrero en cumplimiento de la normativa que obligaba a los equipos ingleses a estar de vuelta en el país 24 horas antes del inicio del próximo encuentro ante la amenaza de una posible pérdida de puntos en la clasificación, obligó al escocés a contratar un vuelo privado para regresar de Belgrado a tiempo de evitar la sanción.

El resto de la historia es de sobras conocido. El Elizabethan Class G-ALZU AS-57, un bimotor de la British European Airways, no logró despegar, tras abortar dos intentos previos, y se estrelló al final de la pista del aeropuerto de Múnich. Fallecieron veintitrés de los cuarenta y tres pasajeros, entre ellos ocho jugadores; Geoff Bent, Roger Byrne, Eddie Colman, Mark Jones, David Pegg, Tommy Taylor, Liam Whelan y la gran estrella del equipo, Duncan Edwards, que murió en el hospital de la ciudad alemana dos semanas después, tres miembros del staff técnico y la directiva -Walter Crickmer, Tom Curry y Bert Whalley- ocho periodistas y otros dos miembros de la expedición.

Bobby Charlton continuó jugando durante quince temporadas, y Matt Busby, que llegó a recibir la Extremaunción, permaneció al frente del Manchester United hasta 1969. Un equipo que se fue rehaciendo poco a poco hasta llegar a convertirse en el primer equipo inglés (no británico, el Celtic lo logró un año antes) en proclamarse campeón de Europa en una emotiva final en Wembley ante el Benfica (1-4), en la que todavía estuvieron presentes Charlton y Bill Foulkes.

Salvo contadas excepciones, la relación entre el fútbol y la gran pantalla no ha sido siempre del todo cordial. United es una película de reducido presupuesto pero más que digna. Omite escenas futbolísticas ante la complejidad que siempre ocasiona rodarlas (uno puede quedar encandilado por la chilena de Pelé o el penalti blocado por Robert Hatch / Sylvester Stallone en Evasión o Victoria, pero su credibilidad está bajo mínimos) y se centra en la vertiente personal de los protagonistas de una dramática historia que conmocionó a todo un país, y que sigue haciéndolo entre los aficionados al fútbol, inglés o no, e independientemente de simpatías o antipatías hacia el Manchester United. Los créditos vienen, además, acompañados del tema “Devotion” de Paul Weller, que se puede encontrar como bonus track del último álbum del que fuera líder de The Jam y The Style Council, Sonik Kicks (2012).

Publicado en Fútbol Británico

@cescguimera

Busby Babe y superviviente del accidente aéreo de Múnich, falleció el pasado domingo a los 73 años

El ex jugador del Manchester United Kenny Morgans falleció domingo a los 73 años. El galés fue uno de los supervivientes de la catástrofe aérea de Múnich del 6 de febrero de 1958 en la que fallecieron 23 pasajeros, entre ellos ocho jugadores del equipo de Matt Busby.

Morgans fue encontrado inconsciente por dos periodistas cinco horas después de que las tareas de rescate fueran dadas por terminadas y milagrosamente no corrió la misma suerte que sus malogrados compañeros Geoff Bent, Roger Byerne, Eddie Colman, Duncan Edwards, que falleció consecuencia de las heridas el 21 de febrero, Mark Jones, David Pegg, Tommy Taylor y Bill Whelan.

El centrocampista debutó con los Red Devils con 18 años contra el Leicester City el 21 de diciembre de 1957 y defendió la camiseta del club de Old Trafford durante cuatro temporadas, antes de regresar a su ciudad natal para jugar con el Swansea en 1961. Recuperado de las heridas, con el United sumó 23 partidos en los que no anotó ningún tanto. Morgans acabó su carrera como profesional en el Newport County con el que jugó desde 1964 hasta 1967.

@cescguimera

La banda de David Gedge actúa esta noche en la Sala Sidecar de Barcelona dentro de la gira de presentación de su último disco Valentina, cuando se cumplen 25 años de su álbum de debut. El más y el menos futbolero de la historia del rock.

El nombre de The Wedding Present estará siempre asociado al de George Best, el primer futbolista de la historia que se convirtió en icono mediático y gozó del estatus propio de una estrella del pop. La banda liderada por David Gedge pasa esta noche por la Sala Sidecar de Barcelona en el marco de la gira de presentación de su último trabajo, Valentina (Scopitones, 2012), justo en el momento, este mes de octubre, en que se cumplen 25 años del lanzamiento de George Best (Reception, 1987), el álbum más representativo de su carrera.

Del futbolista nacido en Belfast está casi todo dicho. Obviaremos sus célebres frases -aburridas por ser repetidas hasta la saciedad- para adentrarnos en la figura de un futbolista que vivió con la misma libertad absoluta por la que se movía en el terreno de juego y que se convirtió en leyenda por su fútbol y también por el desenfreno fuera de él. Un ritmo frenético como el que atesoraban (y todavía atesoran) unos primerizos The Wedding Present allá por 1987.

En la escena independiente británica de finales de los 80 era complicado encontrar una banda con tal velocidad en la ejecución más allá del metal o el hardcore. El grupo, originario de Leeds, encontró en el power-pop musculoso de evidentes raíces punk y en la Velvet Underground, -por su característica forma de rasgar las guitarras y prolongar las canciones sobre en directo- los ingredientes e influencias para crear una identidad propia. “Tocar rápido fue una decisión que tomamos casi desde el principio. Queríamos encontrar un estilo instrumental que contrastara con nuestras letras tristes. Y también deseábamos encontrar un sonido que nos distinguiera. Así que optamos por la velocidad y no por el ruido, que era lo habitual en esos años”, explica el propio Gedge, voz, guitarra y composición,en una entrevista en Rockdelux (255).

La elección del título del disco y la icónica imagen de Best en la portada poco tiene que ver con el contenido. Le elección responde simple y llanamente a la necesidad de The Wedding Present de no fallar a las altas expectativas depositadas en el grupo mediante un título y una portadas sorprendentes. La casualidad juntó a Gedge y la imagen del norirlandés, aunque el de Leeds ha reconocido abiertamente su afición por el Manchester United y la admiración, también, por Bobby Charlton. Pero a diferencia del norirlandés, Charlton era simplemente un jugador de fútbol, mientras que Best era distinto, el Quinto Beatle, una figura canalla y atractiva, pero también una historia trágica de autodestrucción por culpa de los excesos. El gran y eterno relato de la oportunidad perdida.

George Best de The Wedding Present, 1987

Cuando todavía no había cumplido los 22 años, y tras debutar con 17, George Best (Belfast, 1946) había sido campeón de Europa en 1968, máximo goleador de la liga inglesa con 28 goles y había conquistado el Balón de Oro. Todo vivido a gran velocidad por un chaval que a los 15 años dejó su barrio obrero y protestante para recalar en Manchester, después de que un ojeador del United llamara entusiasmado a Sir Matt Busby. “He encontrado un genio”, le dijo.

El scout no se equivocó. Ambidiestro, con una facilidad asombrosa por el regate y con una finta bajando los hombros nunca imitada en el fútbol, George Best era un jugador de otra dimensión. Grandioso pero también perdido por su carácter, arrogante, provocador con los defensas rivales, pero uno de los miembros de la Santísima Trinidad de Old Trafford. Best, Charlton y Denis Law. Los líderes de un equipo, todavía dirigido por Busby, del que también formaban parte Nobby Stiles, Brian Kidd, Bill Foulkes o David Sadler (Law se perdió la final por lesión) y que derrotó al Benfica 1-4 tras prórroga -con el 1-2 obra de Best– y que conquistó para al United una Copa de Europa que selló, si es que se pueden sellar, las heridas de la tragedia aérea de Múnich del 6 de febrero de 1958.

“Nací con un talento por el que muchos habrían dado la vida. Era capaz de hacer cosas que no estaban al alcance de ningún otro jugador y la hacía con facilidad. Sabía que era distinto y al final me convertí en un monstruo para mi mismo” decía el norirlandés en su autobiografía The Good, The Bad and The Bubbly, editada en el Reino Unido por Simon & Schuster en 1990.

El monstruo conducía un Jaguar, lucía las mejores ropas de los años dorados de Carnaby Street, abrió tiendas de ropa, una agencia de viajes, discotecas y bares que, no cabe duda, frecuentaba. Su indisciplina crecía. En 1970 fue suspendido por la FA durante cuatro semanas por arrebatar el balón a un árbitro cuando lo tenía en la mano. Al volver marcó seis de los ocho goles (8-2) que el Manchester Unied endosó al Northampton en un partido de FA Cup. El propio Busby le suspendió dos semanas en 1971. En enero de 1974, con 28 años, decidió poner fin a su etapa con los Diablos Rojos después de que Tommy Doherty le comunicara que sería suplente en un partido contra el Plymouth.

Best siguió disfrutando del fútbol en una larga lista de equipos menores, especialmente escoceses, irlandeses y norteamericanos. En 1976 firmó por Los Angeles Aztecas y ese mismo año marcó a los 71 segundo de su debut con el Fulham. Su etapa en Craven Cottage será recordada por la memorable actuación,  junto a Rodney Marsh, en un partido contra el Hareford United. Como el norirlandés, Marsh fue otro díscolo heredero de Len Shackleton también ligado al mundo del rock por su aparición en la portada del disco de debut de Oasis Definitely Maybe (Creation, 1994) como jugador del Manchester City. En 1978, Best pasó por el Fort Lauderdale con el que coincidió con Gordon Banks e Ian Callaghan y su peregrinaje continuó hasta colgar las botas en 1984.

Afincado en Londres, convertido en comentarista de televisión, Best siguió con su hedonista estilo de vida al final de sus días. Tras una larga hospitalización en 1991, tratamientos como la implantación de unas bolas en el estómago para rechazar la bebida y un trasplante de hígado en 2002, murió a los 59 años el 25 de noviembre de 2005. Casi medio millón de personas salieron a la calle en el día de su funeral de Estado celebrado en el castillo de Stormont, en Belfast, ante unos 300 asistentes.  Antes solo el que fuera primer ministro de Irlanda del Norte entre 1921 y 1940, el unionista James Craig, Lord Craigavon, había recibido tales honores.

“Había gente que compró el disco pensando que lo había grabado George Best y que The Wedding Present era el título”, recordaba David Gedge en la mencionada entrevista en Rockdelux. George Best recibió un merecido homenaje en la edición del Music Weekend, organizado por la revista barcelonesa, celebrada en octubre de 2007 en Barcelona, Madrid y Valencia, en el que la banda tocó el disco de forma íntegra para celebrar su vigésimo cumpleaños. El álbum constó doce temas en su edición en vinilo y catorce en la de CD, dos caras B del single “Anyone Can Make A Mistake”. La reedición de 1997 incluye nueve temas extra, entre ellos una versión de “Getting Better” de los Beatles de Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band.

A finales de los 90, Gedge aparcó The Wedding Present para crear Cinerama (cuyo álbum Torino sobresale respecto al resto), grupo con una orientación pop más sutil. Con el paso del tiempo la música de Cinerama se acercaba cada vez más a la de The Wedding Present y ante tal tesitura el de Leeds decidió refundar su viejo grupo y volver al estudio para grabar otro destacable disco como Take Fountain (Scopitones, 2005).

Seamonsters (RCA, 1991) es quizá el álbum más valorado de The Wedding Present. Puede que sea un disco más compacto, más unitario, mejor escrito y que destile un sonido mucho mejor que George Best, pero cualquier amante del buen fútbol y el buen pop sentirá cierta predilección por esas canciones enfundados ante de uno de los personajes más singulares que ha dado este deporte, solo alejado del trono de los más grandes Maradona, Pelé, Cruyff, Di Stéfano o Messi por no haber brillado a nivel internacional por culpa del bajo nivel de la selección de Irlanda del Norte.

“Best sobrevolaba los partidos, literalmente; encarnaba la libertad futbolística mejor que nadie. Era la facilidad personificada. Era intocable. Era capaz de regatear a tres, a cuatro, a cinco jugadores. Y además era rock”. La clavó, Eric Cantona.

@cescguimera

La afición del Arsenal volverá a disfrutar de su gran ídolo durante dos meses

El Arsenal hace oficial el regreso de Thierry Henry. El francés, considerado el mejor jugador de la historia “Gunner”, vuelve al club de su vida después de dejar Londres en 2007 para encontrar en Barcelona los títulos que le faltaban.

El fútbol inglés está repleto de sorprendentes casos de ida y vuleta. Thierry Henry protagoniza el más sonado de este mercado invernal, al que hay que añadir el de Landon Donovan, que regresa al Everton cedido por Los Angeles Galaxy, después de un primer paso por Goodison Park en 2010 aprovechando el parón de la Major Soccer League americana. Robbie Fowler o Sol Campbell más recientemente, o Mark Hughes años atrás, han protagonizado otros casos célebres. A continuación los repasamos:

Gordon Cowans (Aston Villa: 1976-85 / 1988-91 / 1993-94)

En la cantera de los “Villanos” desde los 15 años, “Sid” fue durante nueve temporadas uno de los pilares del equipo que conquistó la antigua First Division en 1981, la Copa de Europa y la Supercopa europea el año siguiente. Young Player of the Year en 1979, jugó 168 partidos de forma consecutiva entre 1979 y 1983. Traspasado al Bari en 1985 volvió a Villa Park tres años más tarde. Su tercera etapa en Birmingham la vivió en la temporada 1993-94, después de dos campañas en el Blackburn. En total sumó 527 partidos y en la actualidad es técnico en la academia del club.

Mark Hughes (Manchester United: 1980-86 / 1988-95)

Formado en las categoría inferiores del United, el galés abandonó Old Trafford para recalar en el FC Barcelona de Terry Venables y formar una delantera de lujo junto a Gary Lineker, fichado también ese verano procedente del Everton. El galés no pudo triunfar de azulgrana y después de jugar cedido en el Bayern de Munich (1987-88) volvió a su club de origen en el que permaneció hasta 1995. Hughes ayudó a Alex Ferguson a conquistar sus dos primeros títulos de Premier League (1992-93 y 1993-94) y la Recopa de Europa de 1991 disputada en Rotterdam y ante el Barça, en la que el delantero se tomó su particular revancha y anotó los dos goles de los “Red Devils” (2-1).

Ian Rush (Liverpool: 1980-87 / 1988-96)

El máximo goleador de la historia “Red” (346 goles en 660 partidos) fichó por la Juventus en 1987, pero solo fue capaz de marcar siete goles con el conjunto de Turín. Tras reconocer su falta de adaptación a la vida en Italia, el galés volvió a Anfield donde protagonizó ocho exitosas temporadas. Rush colgó las botas a los 38 años tras un tramo final de carrera en el que pasó por Leeds, Newcastle, Sheffield United, Wrexham y Sydney Olympic.

Jürgen Klinsmann (Tottenham: 1994-95 / 1997-98)

Al delantero alemán le bastó una sola temporada en White Hart Lane para ganarse el estatus de héroe entre a la afición del Tottenham y el respeto de toda Inglaterra (tiene su propia estatua de cera en el famoso museo Madame Tussaud de Londres). 21 goles en 41 partidos tuvieron la culpa de que también fuera considerado el Mejor Jugador de la temporada por la prensa. Firmó por el Bayern de Munich y tuvo un fugaz paso por la Sampdoria antes de volver a los “Spurs” en 1997 y ayudar al equipo a salvar la categoría. Especialmente recordados son los cuatro goles que le marcó al Wimbledon en la victoria 6-2, poco antes de colgar las botas como profesional ante el Southampton en el último partido de la temporada.

Graeme Le Saux (Chelsea: 1989-93 / 1997-03)

Antes de formar parte del Blackburn Rovers campeón de la Premier League en 1995 al lado de Alan Shearer, Chris Sutton o Tim Sherwood, y a las órdenes de Kenny Dalglish, el lateral firmó por el Chelsea en 1989 antes de recalar en Ewood Park en 1995. Dos años después volvió a Stamford Bridge, donde jugó 140 partidos -más 90 de la primera etapa- en los que conquistó la FA Cup, la Copa de la Liga, una Recopa y una Supercopa de Europa.

Duncan Ferguson (Everton: 1994-98 / 2000-06)

El delantero escocés llegó a Goodison Park en 1994 y rápidamente se convirtió en uno de los favoritos de la afición del Everton. Campeón de la FA Cup en 1995, fue traspasado al Newcastle, en una polémica operación, a mitad de la temporada 97-98. Tras solo una temporada y media en Tyneside, Ferguson volvió a Liverpool donde permaneció hasta el final de su carrera en 2006. Pocos meses atrás se incorporó de nuevo a la disciplina de los “Toffees” para emprender su carrera en los banquillos y se incorporó al staff de Alan Irvine en la academia azul.

Robbie Fowler (Liverpool: 1993-2001 / 2006-07)

Ídolo de la afición del Anfield, el delantero de Toxteh volvió de forma sorprendente al club de su vida de la mano de Rafa Benítez, tras pasar por Leeds United y Manchester City. “God” sumó 183 goles en 369 partidos con en Liverpool y a día de hoy todavía es el cuarto máximo goleador de la historia de la Premier League con 163 tantos, por detrás de Alan Shearer (260), Andy Cole (187) y Thierry Henry (174).

Robbie Keane (Tottenham: 2002-08 / 2009-11)

Tras una primera etapa inicial de seis años en White Hart Lane, el internacional irlandés recaló en el Liverpool en julio de 2008 para convertirse en el complemento de lujo para Fernando Torres. Caído en desgracia tras solo diecinueve partidos y cinco goles, Rafa Benítez aceptó la oferta de doce millones del libras del Tottenham siete meses después de haber desembolsado cerca de 20. Keane sumó 41 partidos más con los “Spurs” a los 197 jugados en su primera experiencia en el norte de Londres, antes de ser cedido a Celtic (2009-10) y West Ham (2010-11) y traspasado a los Galaxy de Los Angeles el pasado verano.

Sol Campbell (Arsenal: 2001-06 / 2010)

Casi una década después de protagonizar uno de los fichajes más sonados de la historia del fútbol inglés, al cambiar Tottenham por Arsenal bajo la etiqueta de ser uno de los mejores defensas de Europa, el central volvió a Londres después de jugar un solo partido con el Notts County de Sven Goran Eriksson. Con dos títulos de la Premier y de FA Cup, Campbell dejó Londres para recalar en el Portsmouth en el que permaneció tres temporadas (2006-09) y sumó otro título de Copa. Después de jugar once partidos en su vuelta al Arsenal, fichó por el Newcastle con el que apenas jugó siete partidos entes de rescindir su contrato. A los 37 años, el internacional se encuentra sin equipo, pero no ha anunciado su retirada de forma oficial.

Jens Lehmann (Arsenal: 2003-2008 / 2011)

Las lesiones de Wojciech Szczęsny, Lukasz Fabianski y Vito Mannone, dejaron a Manuel Almunia como la una elección de Arsène Wenger para la portería. El guardameta alemán volvió a Londres tras haber dejado el fútbol en 2010 y llegó a disputar un encuentro -su 200 con la camiseta “Gunner”- ante el Blackburn, por lesión del navarro. Siempre discutido e irregular, Lehmann fichó por el Arsenal en 2003 como recambio de David Seaman y antes de su fugaz regreso al club jugó dos temporadas en el Sttutgart.

Craig Bellamy (Liverpool: 2006-07 / 2011)

El delantero galés volvió al Liverpool libre desde el Manchester City este pasado verano. Durante su primera etapa en al ciudad del Mersey, con Rafa Benítez en el banquillo de Anfield, Bellamy no pudo afianzarse como titular y tras una sola temporada aceptó la oferta del West Ham. Tras pasar por los “Citizens” y Cardiff City, en el Championship, a sus 32 años es un complemento de lujo para el equipo de Kenny Dalglish.

.

Otros casos célebres de ida y vuelta:

Denis Law, leyenda del Manchester United (1962-73), llegó a Old Trafford procedente del Torino pero antes había defendido durante la temporada 60-61 la camiseta del City. El delantero se retiró en 1974, de nuevo vestido de celeste, y con un gol que condenó a los “Red Devils” al descenso a segunda división.

No dos sino tres etapas protagonizó el brasileño Juninho en el Middlesbrough. En octubre 1995 se convirtió en la gran estrella del equipo tras el ascenso a la Premier League. Dos temporadas después, el “Boro” perdió  la categoría y el brasileño recaló en el Atlético de Madrid tras ser nombrado segundo mejor jugador de la liga tras Gianfranco Zola (Chelsea). Volvió cedido a Riverside Stadium en el año 2000 y su tercera etapa se prolongó durante dos temporadas (2002-04) en las que ayudó al equipo a ganar la Carling Cup de 2004, único título de la historia del club.

El “Spur” Jermain Defoe firmó por el Portsmouth de Harry Redknapp en enero de 2008 por ocho millones de libras cuando Juande Ramos mandaba en White Hart Lane. Volvió a Londres por más de 15 un año más tarde con Redknapp ya en el banquillo del Tottenham.

Frank McAvennie, fichado en 1985 fue miembro del West Ham del 86 que acabó a solo cuatro puntos del título de liga, campaña en la que anotó 26 goles y se quedó solo a uno de Gary Lineker, máximo goleador. Dejó Upton Park en 1987 para recalar en el Celtic y volvió a Londres dos años más tarde.

Neil Webb defendió la camiseta del Nottingham Forest entre 1985 y 1989 y 1992-96, con una etapa de tres temporadas en el Manchester United en los que tuvo tiempo de ganar una FA Cup, una Copa de la Liga, la Recopa y una Supercopa de Europa.

Producto de la academia del City, Shaun Wright-Phillips firmó por el Chelsea en 2006 por 21 millones de libras. Tras solo dos temporadas en Stamford Bridge tomó el camino de regreso a Manchester donde permaneció hasta este pasado verano. Sin sitio en el equipo de Roberto Mancini (solo siete partidos de liga la pasada campaña) en el último día del mercado veraniego fue traspasado al Queens Park Rangers.

.

También publicado en www.futbolbritanico.com

Fernando Torres atraviesa por momentos complicados en Londres

Del traspaso de Fernando Torres al Chelsea a la triste pérdida de Gary Speed. A continuación repasamos algunos de los momentos más destacados del año en el fútbol británico:

9 de enero: “The King” vuelve a Anfield

Un día después de la destitución de Roy Hodgson, Kenny Dalglish fue nombrado entrenador del Liverpool de forma interina. El buen papel del equipo hizo que la cúpula “Red” optara por el escocés para dirigir el nuevo proyecto del club de cara a la presente temporada.

31 de enero: Fernando Torres cambia Liverpool por Londres

La noche del cierre del mercado saltó la gran noticia del año. El Chelsea pagó 50 millones de libras, traspaso record en el fútbol británico, por el delantero español. Casi doce meses después, la etapa de Torres en Stanford Bridge solo puede ser considerada de fracaso: 5 goles en 35 partidos en todas las competiciones.

31 de enero: Dos mejor que uno

El Liverpool invirtió los 50 millones de libras obtenidos por el traspaso de Fernando Torres en dos de los jugadores más prometedores del panorama nacional e internacional. Andy Carroll (35 millones) y el uruguayo Luis Suárez (22) se convirtieron, con pocas horas de diferencia, en los dos fichajes más caros de la historia del club de Anfield y en dos de los pilares del proyecto de Kenny Dalglish.

27 de febrero: Martins condena al Arsenal a otro año en blanco

Un grave error de Laurent Koscielny en el último minuto sentenció a los “Gunners” en la final de la Carling Cup. Obafemi Martins dio al Birmingham City la segunda Copa de la Liga de su historia, tras la de 1963, primer título en 48 años. Los de Saint Andrews, sin embargo, no pudieron evitar el descenso a final de temporda y vieron, además,  como su técnico Alex McLeish firmaba en verano por el gran rival, el Aston Villa.

14 de mayo: Doble fiesta en Manchester

Por una vez en la historia ambos lados de la ciudad salieron a la calle para celebrar los éxitos de su equipo. El United conquistó el 19º título de Liga y acabó con la hegemonía histórica del Liverpool (18) al empatar 1-1 en Ewood Park. Esa misma tarde el City cerró 36 años de sequía al vencer al Stoke City 1-0 en la final de la FA Cup. Yayá Touré, que ya había marcado el gol que eliminó a los “Red Devils” en semifinales, dio el primer gran éxito al multimillonario proyecto de los “Citizens”.

28 de mayor: El United no puede con el Barça (otra vez)

Un déjà vu de la final de Roma en 2009. Alex Ferguson fue incapaz de encontrar soluciones para frenar el centro del campo azulgrana y el equipo de Pep Guardiola volvió a dar un recital en la conquista de la cuarta Copa de Europa de su historia, la segunda que levantó en Wembley.

30 de mayo: un “Cisne Negro” en la Premier League

El Swansea City venció 4-2 al Reading en la final del play-off de ascenso y se convirtió en el primer equipo galés en acceder a la Premier League. Scott Sinclair, autor de un hat trick, se erigió como el gran protagonista de la tarde para el equipo de Brendan Rodgers. Queens Park Rangers, campeón del Championship, y Norwich City habían conquistado, con anterioridad, las dos plazas de ascenso directo a la máxima categoría.

7 de agosto: el pez grande se come al pequeño

Manchester United y Manchester City se vieron las caras en la Community Shield en el 160 derby de la ciudad. El traspaso de poderes en el fútbol inglés parecía un hecho tras el 2-0 (Jolen Lescott y Edin Dzeko) con el que el equipo de Roberto Mancini se fue al descanso. Pero los “Diablos Rojos” exhibieron su condición de equipo grande y de ADN ganador en la segunda mitad. Dos goles en apenas seis minutos de Chris Smalling (52’)y Nani (58’) y otro del portugués en el descuento dieron el título a los de Sir Alex Ferguson.

28 de agosto: el Arsenal humillado en Old Trafford…

Todavía tocado por las salidas de Cesc Fàbregas, Samir Nasri y a la espera de la llegada de refuerzos en el último suspiro del mercado, los londinenses visitaron al Manchester United y sufrieron una de las derrotas más duras de su historia (8-2). Wayne Rooney (3), Ashley Young (2), Danny Welbeck, Nani y Park Ji-Sung fueron los autores de los tantos de los “Red Devils”.

23 de octubre: … y el United también

Dos meses después de la goleada al Arsenal, los “Diablos Rojos” se metieron en la piel de los “Gunners” al ser derrotados por el City (1-6) en Old Trafford. Alex Ferguson aseguró que se trató de su “peor día” al frente del equipo. Sin ir más lejos, es la peor derrota del United en liga desde 1956 y la primera ocasión en que concede seis goles Old Trafford desde 1930.

6 de noviembre: un cuarto de siglo en el United

Sir Alex Ferguson cumplió 25 años como entrenador del Manchester United y el equipo homenajeó al escocés bautizando una de las gradas de Old Trafford. Desde su llegada en 1986 procedente del Aberdeen suma 48 títulos, entre ellos, doce de Liga, dos Copas de Europa y cinco FA Cups.

15 de noviembre: Irlanda vuelve a estar entre las grandes

Casi una década después de la participación en el Mundial de Japón y Corea 2002, el combinado irlandés logró la clasificación para la Eurocopa 2012 de la mano del italiano Giovanni Trapattoni. La República de Irlanda finalizó la fase de clasificación en segundo lugar del Grupo B por detrás de Rusia y cerró la clasificación en el play-off de repesca al imponerse a Estonia 0-4 en Tallinn y empatar (1-1) en la vuelta en Dublín.

27 de noviembre: trágico adiós a Gary Speed

Conmoción generalizada por la muerte del ex jugador y actual  seleccionador galés que apareció ahorcado en su domicilio a primera hora de la mañana. Speed desarrolló su carrera como futbolista en el Leeds United, con el que conquistó la Liga en 1992, Everton, Newcastle, Bolton y Sheffield United. Con 535 partidos es el tercer jugador con más apariciones en la historia de la Premier League tras David James (573)y Ryan Giggs (576).

Estaídticas que parecen de otro siglo. Repasamos en cifras el primer cuarto de vida de reinado del técnico escocés en Old Trafford:

Ferguson, honrado con una tribuna en Old Trafford

9.131 días en el cargo

1410 partidos

837 victorias

362 empates

247 derrotas

2580 goles marcados

1262 goles recibidos

12 x Premier Leagues

1992-93, 1993-94, 1995-96, 1996-97, 1998-99, 1999-2000, 2000-01, 2002-03, 2006-07, 2007-08, 2008-09, 2010-11

5 x  FA Cup

1989-90, 1993-94, 1995-96, 1998-99, 2003-04

4 Copas de la Liga

1991-92, 2005-06, 2008-09, 2009-2010

10 x Community Shield

1990 (compartida), 1993, 1994, 1996, 1997, 2003, 2007, 2008, 2010, 2011

Ferguson con los trofeos de la Champions y la Premier League

2 x Champions League

1998-99, 2007-08

1 x Recopa

1990-91

1 x Supercopa de Europa

1991

1 x Copa Intercontinental

1999

1 x Mundial de Clubs

2008

.

Otros reinados para la historia:

Guy Roux, Auxerre (1961-2005): 44 años

Willie Maley, Celtic (1897 – 1940): 43 años

Bill Struth, Rangers (1920 – 1954): 34 años

Ronnie McFall, Portadown (1986): 24 años

Guy Roux, 44 años en el banquillo del Auxerre

.

Los banquillos de los rivales del United en 25 años:

Arsenal

George Graham (1986-1995)

Stewart Houston (1995)

Bruce Rioch (1995-1996)

Stewart Houston (1995)

Pat Rice (1996)

Arsène Wenger  (1996 – ¿?)

 

Chelsea

John Hollins (1985-1988)

Bobby Campbell (1988-1991)

Ian Portefield (1991-1993)

David Webb (1993)

Glenn Hoddle (1993-1996)

Ruud Gullit (1996-1998)

Gianluca Vialli (1998-2000)

Graham Rix (2000)

Claudio Ranieri (2000-2004)

José Mourinho (2004-2007)

Avram Grant (2007-2008)

Luis Felipe Scolari (2008-2009)

Ray Wilkins (2009)

Guus Hiddink (2009)

Carlo Ancelotti (2009-2011)

Andre Villas-Boas (2011 – ¿?)

 

Liverpool

Kenny Dalglish (1985-1991)

Ronnie Moran (1991)

Graeme Souness (1991-1994)

Roy Evans (1994-1998)

Roy Evans y Gérard Houllier (1998)

Gérard Houllier (1998-2004)

Rafa Benítez (2004-2010)

Roy Hodgson (2010-2011)

Kenny Dalglish (2011 – ¿?)

Dalglish, en dos etapas, técnico del gran rival, el Liverpool

 

Manchester City

Jimmy Frizzell (1986 – 1987)

Mel Machin (1987 – Nov 1989)

Tony Book (1989)

Howard Kendall (1989 – 1990)

Peter Reid (1990 – 1993)

Tony Book (1993)

Brian Horton (1993 – 1995)

Alan Ball (1995 – 1996)

Asa Hartford (1996)

Steve Coppell (1996)

Phil Neal (1996)

Frank Clark (1996 – 1998)

Joe Royle (1998 – 2001)

Kevin Keegan (2001 – 2005)

Stuart Pearce (2005 – 2007)

Sven-Goran Eriksson (2007 – 2008)

Mark Hughes (2008 – 2009)

Roberto Mancini (2009 – ¿?)

 

Tottenham

David Pleat (1986-1987)

Trevor Hartley y Doug Livermore (1987)

Terry Venables (1987-1991)

Peter Shreeves (1991-1992)

Doug Livermore y Ray Clemence (1992-1993)

Osvaldo Ardiles (1993-1994)

Steve Perryman (1994)

Gerry Francis (1994-1997)

Chris Houghton (1997)

Christian Gross (1997-1998)

David Pleat (1998)

George Graham (1998-2001)

David Pleat (2001)

Glenn Hoddle (2001-2003)

David Pleat (2003)

Jacques Santini (2004)

Martin Jol (2004-2007)

Clive Allen y Alex Inglethorpe (2007)

Juande Ramos (2007-2008)

Clive Allen y Alex Inglethorpe (2008)

Harry Redknapp (2008 – ¿?)

.

De la actual plantilla del Manchester United, David De Gea, Chris Smalling, Fabio y Rafael Da Silva, ‘Jonny’ Evans, Phil Jones, Nani, Anderson, Tom Cleverley, Javier ‘Chicharito’ Hernández y Danny Welbeck todavía no habían nacido cuando Sir Alex Ferguson se sentó en el banquillo de Old Trafford el 6 de noviembre de 1986.

El próximo 6 de noviembre el técnico escocés cumple un cuarto de siglo en el banquillo del Manchester United. Este es el once de ensueño de su cuarto de siglo en Old Trafford

Peter Schmeichel

El danés es el gran guardameta de la era Ferguson.  El peso de su exitosa trayectoria con los ‘Red Devils’ fue una losa demasiado grande para todos los que intentaron afianzarse en la portería del United hasta la llegada de Edwin van der Sar procedente del Fulham en 2005. Fichado del Brodnby por medio millón de libras en 1991, permaneció ocho temporadas en el club en las que conquistó cinco ligas, tres copas y la Copa de Europa de 1999.

Gary Neville

Hasta que las lesiones le obligaron a colgar las botas el pasado 2 de febrero, el grande de los hermanos Neville fue la mejor opción de Ferguson para la banda derecha de su retaguardia durante dos décadas. 602 partidos lo atesoran. Con un peso específico dentro del vestuario y una pasión por los colores que le han llevado a ser uno de los futbolistas más odiados por el resto de aficiones en Inglaterra, tomó el testimonio de Bryan Robson, Steve Bruce, Eric Cantona y Roy Keane, y se convirtió en el quinto capitán del United en levantar el trofeo de la Premier League la temporada 2006/07.

Siempre polémico, Gary Neville

Rio Ferdinand

El central, de 32 años, ha perdido su peso específico en el equipo esta temporada a favor del joven Chris Smalling, pero desde su llegada a Old Trafford en 2002 procedente del Leeds United fue una pieza fundamental en el equipo. Su traspaso (solo superado en 2008 por Dimitar Berbatov por el que se pagaron 30 millones el Tottenham) y sigue siendo el defensa más caro en la historia del fútbol inglés. En sus diez temporadas en el equipo ha ganado en cinco ocasiones la Premier League, además de una Copa de Europa, entre otros títulos.

Jaap Stam

El central holandés solo permaneció tres temporadas en el United pero todavía es recordado. Fichado procedente del PSV en 1999 fue una pieza fundamental en el histórico Triplete de ese mismo año, primero y único del club.  Stam salió a título de Premier League por año, a los que añadió la Copa Intercontinental. Los más de 15 millones de libras ofrecidos por la Lazio fueron demasiado tentadores para Ferguson, que autorizó su venta en septiembre de 2001. El escocés reconoció años más tarde que dejar salir al holandés ha sido su principal error como manager del United. Tras los traspasos de Cristiano Ronaldo y David Beckham al Real Madrid por 80 y 25 millones, respectivamente, sigue siendo la tercer mejor venta en la historia del club.

Denis Irwin

En la ecuación rendimiento/precio pocos jugadores en el fútbol inglés han dado mejor resultado que el central irlandés. Fichado procedente del Oldham Athletic por 625.000 libras en 1990, permaneció doce temporadas en Old Trafford en las que sumó 529 partidos. Ferguson se fijó en él tras su épica actuación en las semifinales de la FA Cup de 1990, en las que el United tuvo que recurrir al desempate tras empatar (3-3) en Old Trafford. En la vuelta en Boundary Park los ‘Red Devils’ se impusieron por 1-2 para acabar conquistando el título ante el Crystal Palace, en una final que también se decidiría en el replay (3-3 y 1-0).

Denis Irwin, crack en la sombra

Paul Scholes

El oráculo de los jóvenes que durante 20 años han pasado por el vestuario de Old Trafford, el United tardará años en encontrar una figura que llene el vacío dejado por Paul Scholes tras colgar las botas el pasado verano. El centrocampista nacido en Salford (Greater Manchester) se ganó la reputación de mejor catalizador de juego de la Premier League durante 17 grandes temporadas. Con 676 partidos con los ‘Red Devils’ solo es superado por Ryan Giggs, Sir Bobby Charlton (758) y Bill Foulkes (688). El propio Charlton se deshizo en elogios hacia el diez veces campeón de la Premier League y bicampeón de Europa: “Siempre tiene el control de la situación y la capacidad mental para tomar la decisión más precisa. Es un jugador digno de ver”.

Roy Keane

El niño de Mayfield, un barrio humilde y trabajador de Cork, tuvo que buscarse la vida durante la infancia e incluso llegó a probar suerte con el boxeo. Disputó cuatro combates, pero se decantó por el fútbol: “El boxeo me dio un suplemento de confianza ante las agresiones físicas”, aseguró. Este espíritu lo trasladó al terreno de juego a lo largo de toda su carrera, en forma de carácter temible y una agresividad que en alguna ocasión sobrepasó los límites de lo tolerable y alcanzó el estatus de violencia. Futbolísticamente, sin embargo, era básico para Ferguson: “Es el mejor jugador con el que he trabajado”, ha asegurado el escocés. Fichado el Nottingham Forest en 1993 jugó 480 partidos con el United en doce temporadas y media.

Bryan Robson

‘The Marvel Captain’ fue uno de los grandes baluartes del United en la dura década de los 80. Fichado en 1981 procedente del West Bromwich Albion por 1,5 millones de libras, record en el fútbol inglés, ganó la FA Cup de 1983 y 1985 antes de la llegada de Ferguson. Con el escocés en el banquillo capitaneó al equipo con su determinación y capacidad de liderazgo en la dura etapa de transición que culminó con la conquista de la Premier League en 1993, el primer título de liga para los ‘Diablos Rojos’ en 26 años. Repitió en 1994 aunque su presencia era cada vez más testimonial, ganó también la Recopa de 1991 ante el Barça y la FA Cup de 1990. Internacional con Inglaterra en 90 partidos y capitán en 65 (segundo tras Bobby Moore), sumó 461 partidos con el United.

Bryan Robson "The Marvel Captain"

Ryan Giggs

Ferguson sabía que se trataba de un jugador especial cuando se personó en casa del joven Ryan el día de su 14 cumpleaños. El resto ya es historia. Una historia que todavía se escribe cada fin de semana y que ha llevado al extremo galés a ser el jugador con más partidos en la historia del United (885), en los que ha marcado 161 goles. El escocés ha hablado de Giggs como su sucesor perfecto en más de una ocasión, pero él, a los 37 años, todavía piensa en ampliar un año más su contrato como futbolista.

Wayne Rooney / Cristiano Ronaldo

El delantero de Liverpool es el escogido pese a que este puesto podría ser para Cristiano Ronaldo por sus actuaciones individuales, los títulos alcanzados, el Balónd de Oro de 2008 o los 42 goles de esa misma temporada, con los que se acercó a los 46 de Denis Law en la 1963-64. Pero a Rooney le queda por delante casi una década como gran estrella del equipo. Con solo 26 años ya suma 335 partidos y 158 goles. Trabajador, ganador insaciable, estrella pero hombre de equipo es el jugador que cualquier técnico querría en su equipo. En el último duelo de Liga de Campeones, ante el Trabzonspor turco, jugó de mediocentro.

Eric Cantona

Solo cuatro temporadas y media en el equipo le bastaron para ganarse el apodo “Le Roi”, “Le Deieu” o simplemente “King Eric” y entrar a formar parte de las grandes leyendas de la historia del club. Ferguson ha sido el técnico que mejor ha sabido controlar el carácter especial de este francés nacido en Marsella en 1966. Tras varios problemas y trifulcas en el fútbol galo, aceptó probar con el Sheffield Wednesday con el que disputó un partido de exhibición para luego fichar por el Leeds. En su primera temporada condujo al equipo de Yorkshire a la conquista del título de Liga (1991-92), el último de la vieja First Division antes de la creación de la Premier League. Su mala relación con Howard Wilkinson precipitó su salida hacia Old Trafford por 1,2 millones de libras. En 185 partidos, en los qua marcó 82 goles, condujo al United a cuatro títulos de liga y dos FA Cups y fue una pieza determinante para empezar a escribir la historia de los ‘Red Devils’ que han terminado con el domino hegemónico del Liverpool en el fútbol inglés.

Selecciona tu mejor once de la era Ferguson en Twitter: #FergusonDreamTeam