archivo

Archivo de la etiqueta: Ryan Giggs

Después de meses de controversia entre las distintas federaciones británicas, Stuart Pearce ha confeccionado un equipo con cinco galeses pero ningún representante escocés ni de Irlanda del Norte

Los días avanzaban inexorablemente hacia el 27 de julio de 2012 en la cuenta atrás instalada en Trafalgar Square, pero la Asociación Olímpica Británica (BOA) seguía lejos de encontrar el consenso necesario al entorno de la reaparecida selección de fútbol de la Gran Bretaña. Ayer, Stuart Pearce dio a conocer la lista de 18 convocados para disputar el torneo olímpico en la que figuran cinco galeses, Ryan Giggs, Craig Bellamy, Joe Allen, Aaron Ramsey y Neil Taylor, pero ningún representante de Irlanda del Norte o Escocia.

Las federaciones de Escocia, Gales e Irlanda del Norte se mostraron reacias a ceder sus jugadores desde que se dio a conocer que Gran Bretaña participaría de nuevo en los Juegos. El pasado mes de noviembre, sin embargo, tras hacerse público su nombramiento, el seleccionador inglés sub’21 expresó el deseo de poder tener “libertad” para contar con futbolistas de todas las nacionalidades, al mismo tiempo que surgían nuevas voces reticentes a la propuesta.

Uno de los primeros en pronunciarse fue el ex seleccionador escocés, Craig Brown. “Deseo todo el éxito al equipo británico, pero estaría decepcionado si algún jugador escocés formara parte de él. Tenemos una autonomía en nuestro fútbol que se vería comprometida”, aseguró Brown, que calificó de “egoístas” a los jugadores que aceptasen la llamada de Pearce.

La polémica se prolonga desde que la BOA, aprovechando el regreso de los Juegos a la capital, anunció en 2008 la intención de recuperar el combinado británico. Escocia, Gales e Irlanda del Norte se opusieron al equipo británico desde el principio ante los temores de perder el estatus especial que mantienen dentro de los organismos que dirigen el fútbol, y que les permite competir a nivel internacional de forma independiente pese a formar parte del Reino Unido. Un privilegio solo compartido pos las Islas Feroe, que lo hacen bajo su bandera y no la de Dinamarca.

El Comité Olímpico Internacional, no obstante, solo reconoce la Gran Bretaña, y el renacido combinado también cuenta con el apoyo de la FIFA. A finales de 2011, la BOA anunció un “acuerdo histórico”, rápidamente desmentido por el resto de federaciones. “No tengo constancia de este acuerdo, pero nosotros no tenemos nada que ver con este torneo”, señaló, tajante, el presidente de la federación escocesa, George Peat. En el mismo sentido se manifestó su homólogo galés, Phil Pritchatd, al afirmar que el Comité Olímpico Británico no les “representa” y no tiene “ninguna autoridad” para decidir en su nombre.

Craig Bellamy y Ryan Giggs, dos leyendas de fútbol galés en el Team GB

La selección de la Gran Bretaña ha participado en la cita olímpica en ocho ocasiones, la última en Roma 1960, en las que cosechó dos medallas de oro, precisamente en Londres 1908 y Estocolmo 1912. Previamente también había disputado los torneos de exhibición en París 1900 -en los que también ganó el oro- y Saint Louis 1904.

Cuesta creer que el renacimiento de la selección británica pueda cuajar en una nación como Escocia, en la que el Partido Nacionalista Escocés (SNP) gobierna con mayoría absoluta desde el pasado mes de mayo, de la mano de Alex Salmond, y ha anunciado un referéndum para la independencia al que Londres no se opondrá. En las competiciones deportivas, además, opta por la canción “Flower of Scotland”, con varios versos beligerantes con el rey inglés Eduardo II, por delante del himno oficial.

Pese a la firmeza de su postura, las tres federaciones no tenían ninguna potestad legal para impedir que sus jugadores formarn parte del equipo británico si eran seleccionados por Pearce. La FIFA, por si acaso, ya se cubrió las espaldas y dio el visto bueno a un combinado formado íntegramente por jugadores ingleses.

La posición de los jugadores, en cambio, ha sido más flexible. Uno de los que se mostró abiertamente partidario del combinado británico fue sido el defensa escocés del desaparecido Glasgow Rangers -equipo de seguidores mayoritariamente unionistas- David Weir. “Si me convocaran, cosa que creo complicada (tiene 41 años) iría sin pensármelo. Creo que es una postura extendida entre los jugadores escoceses. La Federación puede decir lo que quiera, pero es una oportunidad única para cualquier jugador y el que la rechace se va a arrepentir para siempre”, aseguró en su momento.

Además de Weir, también mostraron su predisposición a jugar con la Gran Bretaña Gregg Wylde y Kyle Hutton, también del Rangers, Adam Matthew del Celtic, equipo con afinidades nacionalistas irlandesas, el galés del Arsenal Aaron Ramsey –finalmente en la lista de Pearce– o su compatriota del Tottenham, Gareth Bale, fuera de la convocatoria por lesión y al que le llovieron las críticas de sus compatriotas por posar con la camiseta británica. Por el contrario, otro ex seleccionador escocés, George Burley, aseguró que “lo más importante es mantener intacta nuestra identidad”. Una postura compartida por el delantero galés Robert Earnshaw (Cardiff City) o por la estrella femenina Julie Fleeting: “Unos Juegos Olímpicos son fantásticos, pero soy escocesa”, afirmó la delantera del Arsenal.

Las federaciones británicas se fundaron con anterioridad a la FIFA, creada en 1904. La inglesa fue la pionera en 1863, seguida de la escocesa (1873), la galesa (1876) y la norirlandesa (1890). Las cuatro, además, integran la International Football Association, el organismo que junto con al propia FIFA estudia y decide los cambios en el reglamento.

El próximo 6 de noviembre el técnico escocés cumple un cuarto de siglo en el banquillo del Manchester United. Este es el once de ensueño de su cuarto de siglo en Old Trafford

Peter Schmeichel

El danés es el gran guardameta de la era Ferguson.  El peso de su exitosa trayectoria con los ‘Red Devils’ fue una losa demasiado grande para todos los que intentaron afianzarse en la portería del United hasta la llegada de Edwin van der Sar procedente del Fulham en 2005. Fichado del Brodnby por medio millón de libras en 1991, permaneció ocho temporadas en el club en las que conquistó cinco ligas, tres copas y la Copa de Europa de 1999.

Gary Neville

Hasta que las lesiones le obligaron a colgar las botas el pasado 2 de febrero, el grande de los hermanos Neville fue la mejor opción de Ferguson para la banda derecha de su retaguardia durante dos décadas. 602 partidos lo atesoran. Con un peso específico dentro del vestuario y una pasión por los colores que le han llevado a ser uno de los futbolistas más odiados por el resto de aficiones en Inglaterra, tomó el testimonio de Bryan Robson, Steve Bruce, Eric Cantona y Roy Keane, y se convirtió en el quinto capitán del United en levantar el trofeo de la Premier League la temporada 2006/07.

Siempre polémico, Gary Neville

Rio Ferdinand

El central, de 32 años, ha perdido su peso específico en el equipo esta temporada a favor del joven Chris Smalling, pero desde su llegada a Old Trafford en 2002 procedente del Leeds United fue una pieza fundamental en el equipo. Su traspaso (solo superado en 2008 por Dimitar Berbatov por el que se pagaron 30 millones el Tottenham) y sigue siendo el defensa más caro en la historia del fútbol inglés. En sus diez temporadas en el equipo ha ganado en cinco ocasiones la Premier League, además de una Copa de Europa, entre otros títulos.

Jaap Stam

El central holandés solo permaneció tres temporadas en el United pero todavía es recordado. Fichado procedente del PSV en 1999 fue una pieza fundamental en el histórico Triplete de ese mismo año, primero y único del club.  Stam salió a título de Premier League por año, a los que añadió la Copa Intercontinental. Los más de 15 millones de libras ofrecidos por la Lazio fueron demasiado tentadores para Ferguson, que autorizó su venta en septiembre de 2001. El escocés reconoció años más tarde que dejar salir al holandés ha sido su principal error como manager del United. Tras los traspasos de Cristiano Ronaldo y David Beckham al Real Madrid por 80 y 25 millones, respectivamente, sigue siendo la tercer mejor venta en la historia del club.

Denis Irwin

En la ecuación rendimiento/precio pocos jugadores en el fútbol inglés han dado mejor resultado que el central irlandés. Fichado procedente del Oldham Athletic por 625.000 libras en 1990, permaneció doce temporadas en Old Trafford en las que sumó 529 partidos. Ferguson se fijó en él tras su épica actuación en las semifinales de la FA Cup de 1990, en las que el United tuvo que recurrir al desempate tras empatar (3-3) en Old Trafford. En la vuelta en Boundary Park los ‘Red Devils’ se impusieron por 1-2 para acabar conquistando el título ante el Crystal Palace, en una final que también se decidiría en el replay (3-3 y 1-0).

Denis Irwin, crack en la sombra

Paul Scholes

El oráculo de los jóvenes que durante 20 años han pasado por el vestuario de Old Trafford, el United tardará años en encontrar una figura que llene el vacío dejado por Paul Scholes tras colgar las botas el pasado verano. El centrocampista nacido en Salford (Greater Manchester) se ganó la reputación de mejor catalizador de juego de la Premier League durante 17 grandes temporadas. Con 676 partidos con los ‘Red Devils’ solo es superado por Ryan Giggs, Sir Bobby Charlton (758) y Bill Foulkes (688). El propio Charlton se deshizo en elogios hacia el diez veces campeón de la Premier League y bicampeón de Europa: “Siempre tiene el control de la situación y la capacidad mental para tomar la decisión más precisa. Es un jugador digno de ver”.

Roy Keane

El niño de Mayfield, un barrio humilde y trabajador de Cork, tuvo que buscarse la vida durante la infancia e incluso llegó a probar suerte con el boxeo. Disputó cuatro combates, pero se decantó por el fútbol: “El boxeo me dio un suplemento de confianza ante las agresiones físicas”, aseguró. Este espíritu lo trasladó al terreno de juego a lo largo de toda su carrera, en forma de carácter temible y una agresividad que en alguna ocasión sobrepasó los límites de lo tolerable y alcanzó el estatus de violencia. Futbolísticamente, sin embargo, era básico para Ferguson: “Es el mejor jugador con el que he trabajado”, ha asegurado el escocés. Fichado el Nottingham Forest en 1993 jugó 480 partidos con el United en doce temporadas y media.

Bryan Robson

‘The Marvel Captain’ fue uno de los grandes baluartes del United en la dura década de los 80. Fichado en 1981 procedente del West Bromwich Albion por 1,5 millones de libras, record en el fútbol inglés, ganó la FA Cup de 1983 y 1985 antes de la llegada de Ferguson. Con el escocés en el banquillo capitaneó al equipo con su determinación y capacidad de liderazgo en la dura etapa de transición que culminó con la conquista de la Premier League en 1993, el primer título de liga para los ‘Diablos Rojos’ en 26 años. Repitió en 1994 aunque su presencia era cada vez más testimonial, ganó también la Recopa de 1991 ante el Barça y la FA Cup de 1990. Internacional con Inglaterra en 90 partidos y capitán en 65 (segundo tras Bobby Moore), sumó 461 partidos con el United.

Bryan Robson "The Marvel Captain"

Ryan Giggs

Ferguson sabía que se trataba de un jugador especial cuando se personó en casa del joven Ryan el día de su 14 cumpleaños. El resto ya es historia. Una historia que todavía se escribe cada fin de semana y que ha llevado al extremo galés a ser el jugador con más partidos en la historia del United (885), en los que ha marcado 161 goles. El escocés ha hablado de Giggs como su sucesor perfecto en más de una ocasión, pero él, a los 37 años, todavía piensa en ampliar un año más su contrato como futbolista.

Wayne Rooney / Cristiano Ronaldo

El delantero de Liverpool es el escogido pese a que este puesto podría ser para Cristiano Ronaldo por sus actuaciones individuales, los títulos alcanzados, el Balónd de Oro de 2008 o los 42 goles de esa misma temporada, con los que se acercó a los 46 de Denis Law en la 1963-64. Pero a Rooney le queda por delante casi una década como gran estrella del equipo. Con solo 26 años ya suma 335 partidos y 158 goles. Trabajador, ganador insaciable, estrella pero hombre de equipo es el jugador que cualquier técnico querría en su equipo. En el último duelo de Liga de Campeones, ante el Trabzonspor turco, jugó de mediocentro.

Eric Cantona

Solo cuatro temporadas y media en el equipo le bastaron para ganarse el apodo “Le Roi”, “Le Deieu” o simplemente “King Eric” y entrar a formar parte de las grandes leyendas de la historia del club. Ferguson ha sido el técnico que mejor ha sabido controlar el carácter especial de este francés nacido en Marsella en 1966. Tras varios problemas y trifulcas en el fútbol galo, aceptó probar con el Sheffield Wednesday con el que disputó un partido de exhibición para luego fichar por el Leeds. En su primera temporada condujo al equipo de Yorkshire a la conquista del título de Liga (1991-92), el último de la vieja First Division antes de la creación de la Premier League. Su mala relación con Howard Wilkinson precipitó su salida hacia Old Trafford por 1,2 millones de libras. En 185 partidos, en los qua marcó 82 goles, condujo al United a cuatro títulos de liga y dos FA Cups y fue una pieza determinante para empezar a escribir la historia de los ‘Red Devils’ que han terminado con el domino hegemónico del Liverpool en el fútbol inglés.

Selecciona tu mejor once de la era Ferguson en Twitter: #FergusonDreamTeam

Hoy se cumplen dos décadas del debut del extremo galés con el Manchester United

Son dos nombres y dos fenómenos indivisibles. La eclosión del Manchester United en el panorama futbolístico inglés e internacional y su permanencia en la cúspide hasta nuestros días no se puede disociar de Ryan Giggs. Un día como hoy, el dos de marzo de 1991, el extremo galés saltó por primera vez al terreno de juego de Old Trafford en sustitución de Denis Irwin en un encuentro ante el Everton.  “Recuerdo mucho más el siguiente partido ante el City que mi debut, quizá porqué ya me esperaba jugar. Pero me sorprendió salir en el once titular, esperaba estar en el banquillo” explica hoy el propio Giggs en la web oficial del Manchester United.

La historia, sin embargo,  pudo escribirse de forma muy diferente si el propio Sir Alex Ferguson no se hubiera personado en casa de los Wilson-Giggs para convencer personalmente a la familia para que Ryan firmara por el United. Harold Wood, ojeador de los Diablos Rojos, había alertado al escocés sobre las evoluciones del jugador mientras pertenecía a la escuela del Manchester City. Y no solo para el United pudo haber cambiado todo, sino también para la selección. Giggs, nacido en Cardiff, se trasladó con su familia  a Salford, municipio perteneciente a la que se conoce como Great Manchester, e incluso llegó a capitanear la selección inglesa escolar todavía bajo el nombre de Ryan Wilson. Pero Ryan optó por Gales y tras la separación de sus padres adoptó el apellido de soltera de su madre.

“Estoy disfrutando más que nunca” reconocía el propio jugador después de disputar su partido de Liga número 600 el pasado 6 de enero. La última de las marcas de todo un coleccionista de récords. Con 863 con la camiseta del United, el extremo supera ya con creces los 758  de Sir Bobby Charlton. Ha marcado 158 goles en todas las competiciones. Solo él y Sol Campbell han participado en las 19 ediciones de la Premier League y es el único jugador que ha sido capaz de hacerlo en todas las ediciones. Suma 32 títulos, entre ellos dos Copas de Europa, once Ligas, cuatro FA Cups y cuatro Copas de la Liga, y ha tenido, nada más y nada menos, que 135 compañeros de vestuario en Old Trafford.

Tras la retirada de Gary Neville, de 36 años, Giggs es junto a Paul Scholes, también de 36, el último estandarte de la generación conocida como Fergie’s Fledglings que creció al lado de Ferguson y de la que también formaban parte David Beckham, Phil Neville o Nicky Butt, entre otros. Su futuro a día de hoy es toda una incógnita. A principios de campaña la retirada parecía un hecho pero el galés de la eterna juventud no cierra las puertas a nada: “Honestamente, no siento que tenga 37 años. Me llevo muy bien con los jóvenes del equipo y todavía me siento uno de ellos”, asegura.

El galés sigue estableciendo registros propios de otra época. Con su gol ante el Newcastle del pasado lunes consiguió marcar en la Premier League por 19ª temporada consecutiva. ¿Nuevos objetivos para el futuro? El banquillo de Old Trafford, para empezar.

Ha llovido mucho desde el gol marcado al guardameta del Tottenham Ian Walker el 19 de agosto de 1992 hasta el anotado el pasado lunes a Steve Harper, pero hay algo que ha permanecido inalterable en el transcurso de los años. El idilio de Ryan Giggs con el Manchester United, el gol y la Premier. Y es que el galés es el único jugador que ha sido capaz de marcar en todas las ediciones de la liga inglesa desde su refundación en 1992.

Pese a que el once veces campeón de la Premier no ha destacado nunca por sus altos registros goleadores (la mejor marca personal son los 13 tantos de la temporada 93-94)  no fa faltado a su cita con la red en las últimas diecinueve campañas. Registro extensible a los 21 años si se tienen en cuenta los marcados en la antigua First Division, tras su debut en la máxima categoría el 2 de marzo de 1991 en sustitución de Denis Irwin.

Después de acabar con una de las incógnitas y las atracciones de la presente temporada en la primera jornada, a Giggs sólo le queda por delante superar el record de partidos disputados en la Premier League en manos de David James (573). El extremo superó el penúltimo peldaño, su compatriota Gary Speed (535), la pasada campaña, y ya suma 549. En total, ha defendido la camiseta del United en 840 ocasiones, cerca de un centenar más que Sir Bobby Charlton (759).

Con más de los objetivos jamás soñados ya cumplidos, a Ryan Giggs, de 36 años, le queden pocos retos por delante y muchos de ellos ya están fuera de los terrenos de juego. “Mi objetivo es ser entrenador del Manchester United o de Gales”, afirmó el pasado fin de semana en una entrevista concedida a News Of The World. Sin duda es un más que digno heredero de Sir Alex Ferguson y quién sabe si el alumno aventajado de la cantera de técnicos surgida bajo la tutela del escocés, entre los que destacan Steve Bruce (Sunderland), Mark Hughes (Fulham), Roy Keane (Ipswich) o Brian Robson, actual seleccionador de Tailandia y con experiencia en los banquillos de Middlresborugh, Bradford, West Bromwich y Sheffield United.

Con el tanto que dio la victoria al Manchester United ante el Wolverhampton, Paul Scholes inscribió su nombre en la lista de jugadores que han superado el centenar de tantos en la Premier League.

Paul Scholes ya forma parte de la selecta lista de futbolistas que han sido capaces de superar la barrera de los 100 goles desde la creación de la Premier League en la temporada 92-93. Con el tanto que dio la victoria al Manchester United (0-1) en el Molineux ante el Wolverhampton, el centrocampista igualó a otra leyenda viva de los ‘Red Devis’, Ryan Giggs. El eterno galés alcanzó el centenar de goles el pasado 28 de noviembre, día de su 36 cumpleaños, al cerrar el marcador en la victoria del ManU por 4-1 ante el Portsmouth en Fratton Park.

Un tanto más que Scholes y Giggs logró el nunca justamente reconocido, carismático e inolvidable Matt LeTissier. Algunos de los tantos más bellos logrados en la historia moderna del fútbol inglés nacieron en las botas de ‘Le God’, que jugó 443 partidos con el Southampton, entre 1986 y 2002, en los que marcó 163 goles. Antes de la fundación de la Premier, LeTissier marcó 24 tanto en la temporada 89-90 y fue elegido Mejor Jugador Joven de la liga.  Durante su carrera sólo falló un penalti en 50 lanzamientos y, como no podía ser de otra manera, marcó el último gol en The Dell, el antiguo estadio de los ‘Saints’, inaugurado en 1898 y derruido en 2001.

Camino de record va Wayne Rooney. Con sólo 24 años, la estrella del United ya lleva 103 goles en la Premier. Su carrera es sinónimo de precocidad desde que debutó con el Everton ante el Tottenham en 2002, dos meses antes de cumplir los 16. La trayectoria del de Liverpool contrasta con la de Emile Heskey. El discutido delantero del Aston Villa y ex de Leicester, Liverpool, Birmingham City y Wigan ha perforado las porterías adversarias en 106 ocasiones en casi 15 años en la máxima categoría inglesa.

111 goles marcó Dion Dublín con Coventry y Aston Villa. Una grave lesión contra el Crystal Palace en 1992 acabó con sus opciones de triunfar en el Manchester United. Su siempre delicado estado físico mermó sus posibilidades y con los años fue retrasando paulatinamente su posición hasta acabar jugando de central. Dublin pasó también por el Millwall, el Leicester, el Celtic y terminó su carrera con el Norwich en 2008.

Con un total de 185 goles en 288 partidos con el Arsenal, Ian Wright marcó 104 goles en la Premier con los ‘Gunners’ y nueve con el West Ham. Los mimos que otro jugador que empezó a maravillar en Highbury aunque su carrera ha transcurrido por convulsos derroteros, Nicolas Anelka. El francés del Chelesa, además de Arsenal, también ha marcado para Liverpool, Manchester City y Bolton.

Con 119 goles, Frank Lampard ha logrado unos registros remarcables para tratarse de un centrocampista. El ‘8’ del Chelsea ya es el quinto máximo goleador de la historia del club, con un total de 146 goles, por detrás de Peter Osgood (150), Roy Bentley (150), Kerry Dixon (193) y Bobby Tambling (202). De sus 119 goles en la Premier, 95 han llegado con la camiseta de los ‘Blues’ y 24 con el West Ham, en el que jugó entre 1995 y 2001. Dos goles más que Lampard, ha logrado el actual delantero del Celtic, Robbie Keane. El irlandés empezó a demostrar su olfato con el Coventry City a los19 años con 12 goles en 31 partidos. El resto han llegado con las camisetas de Leeds, Liverpool y Tottenham, en dos etapas. Keane sigue con unos registros espectaculares en Escocia, donde ya ha marcado cuatro goles en seis partidos.

Dwight Yorke formó junto a Andy Cole una de las mejores parejas de delanteros que se recuerdan en Inglaterra. De tal sociedad salieron muchos de los goles que llevaron al Manchester United al Triplete de 1999 y gran parte de los 123 que el de Trinidad y Tobago logró en la Premier. Yorke ya había demostrado su valía durante nueve temporadas en el Aston Villa y también marcó con el Blackburn, Birmingham City y Sunderland tras abandonar los ‘Red Devils’. Otro delantero que maravilló a finales de los 90 y a principios de la primera década del nuevo siglo fue Jimmy Floyd Hasselbaink. Sus 34 goles en el Leeds durante dos campañas lo llevaron al Atlético de Madrid, pero tras el descenso de los ‘Colchoneros’ en el año 2000, el holandés volvió a Inglaterra donde goleó con Chelsea, Middlesbrough y Charlton hasta alcanzar los 127 tantos.

147 goles han marcado Teddy Sheringham y Michael Owen. El londinense, que se retiró pasados los 40, inscribió sus mejores registros en sus dos etapas con el Tottenham y en el Manchester United, aunque durante su prolongada carrera también marcó para el Nottingham Forest, el Portsmouth y el West Ham. Owen, tiene tiempo por delante para batir la marca de Sheringham, aunque tendrá que esperar a la próxima campaña para lograrlo tras lesionarse en la final de la Carling Cup ante el Aston Villa. Las lesiones han frenado una carrera meteórica del delantero de Chester que debutó marcando con el Liverpool con 17 años y 144 días, en mayo de 1997, ante el Wimbledon. Owen marcó 118 goles en la Premier con los ‘Reds’, 26 en sus frustrantes cuatro temporadas en el Newcastle y esta campaña ha logrado tres con el United.

En sus seis temporadas en el Tottenham, Les Ferdinand se desató como uno de los goleadores más prolíferos del panorama inglés. El primo de Rio y Anton Ferdinand, logró 149 goles en una agitada carrera que lo llevó también por el Queens Park Rangers, Newcastle, West Ham, Leicester City y Bolton. Pero mayor impacto tuvo Robbie Fowler en sus primeros años en la Premier. Entre 1993 y 2006, ‘God’ alcanzó los 163 goles en sus dos etapas en el Liverpool, con el Leeds United y el Manchester City.

El 18 de octubre de 2005, Thierry Henry se convertía en el máximo goleador de la historia del Arsenal al superar los 185 goles de Ian Wright. El francés, que alcanzó un total de 226, logró 174 en la Premier de la que fue ‘top scorer’ en 2002, 2004, 2005 y 2006, con dos Botas de Oro europeas (2004 y 2005). El actual delantero del Barça es el jugador que más goles ha marcado, desde la refundación de la primera división inglesa, con un solo equipo. ‘Tití’ Henry ocupa el tercer peldaño del podio de artilleros de la Premier y el segundo es para Adny Cole. El incombustible delantero de Nottingham, que colgó las botas el pasado 2009 con el ‘Forest’, llegó hasta los 187 goles con Newcastle, Manchester United, Blackburn, Fulham, Manchester City y Portsmouth. Solamente no logró marcar con el Sunderland

Inalcanzables parecen los registros de Alan Shearer, máximo goleador de la historia de la Premier League con 260 goles. 148 llegaron con el Newcastle en las diez temporadas en las que el delantero defendió la camiseta de los ‘Magpies’  después de un traspaso record de 15 millones de libras en julio de 1996 procedente del Blackburn. Con los ‘Rovers’, Shearer alcanzó los 112 goles, incluidos 34 en la historia Liga que los de Ewood Park conquistaron en 1995 con Kenny Dalglish en el banquillo. El de Newcastle, superó la treintena de goles durante tres temporadas consecutivas (31 en 1994, 34 en 1995 y 31 más en 1996). Además, marcó 23 con el Southampton durante cinco temporadas antes de la fundación de la Premier, entre ellos el ‘hat trick’ logrado por un jugador más joven, con 17 años y 140 días, en la victoria de los ‘Saints’ ante el Arsenal 4-2. Shearer también marcó 30 goles en 63 partidos con Inglaterra.

Damos la bienvenida al 2010 con un once imposible. Un equipo de ensueño que sirve para recordar los grandes nombres que han marcado una época en el fútbol inglés y que han hecho vibrar a todos los amantes de este deporte.

3-5-2

Shay Given

Primero en el Newcastle y desde hace casi un año en el Manchester City, el internacional irlandés se ha ganado un puesto de privilegio en el mejor once de la década al ser y seguir siendo el mejor bajo los palos aunque no ha mejorado en las salidas. Given nunca ha jugado en uno de los considerados grandes, no ganado ningún título con los ‘Hurracas’ y su figura ha quedado ensombrecida por la eclosión espectacular de Petr Cech, sobretodo antes de la lesión, pero sus actuaciones prevalecen.

Sol Campbell

Consagrado en el Tottenham durante los 90, el central comenzó la década firmando por el eterno rival de los ‘Spurs’, el Arsenal, en el que todavía es  uno de los fichajes más sonados de la historia del fútbol inglés. Con los ‘Gunners’, Campbell marcó época de la mano Arsene Wenger y engrosó su palmarés con dos títulos de la Premier (2002 – 04), tres FA Cups (2002, 03 y 05) y la histórica final de la Champions de  París en la que londinenses perdieron ante el Barça pero en la que marcó el tanto del Arsenal. En segunda línea tras fichar por el Portsmouth en 2006, Campbell sigue resistiéndose en colgar las botas y busca equipo a día de hoy.

John Terry

El emblema del Chelsea. El único jugador salido de la cantera del multimillonario equipo de Stamford Bridge. Capitán de Inglaterra.  Ha formado junto a Ricardo Carvalho una de las mejores parejas de centrales de los últimos años tanto en la Premier como en Europa, y ha llevó a los de Roman Abramovich y José Mourinho a la conquista de dos títulos de la Premier (2005 y 2006). Para el recuerdo el fatídico resbalón en el penalti decisivo de la tanda que coronó al Manchester United como campeón de la Champions 2008. La Copa de Europa sigue siendo la asignatura pendiente de los ‘Blues’.

Rio Ferdinand

Discutido por muchos (entre los que me incluyo) durante varias temporadas, los títulos y su innegable liderazgo han llevado al central a ser una de las piezas básicas del Manchester United a lo largo de los últimos años. Salido de la cantera del West Ham (1995-2000) se convirtió en el defensa más caro del mundo cuando fichó por el Leeds en 2002 por 18 millones de libras, record que él mismo rompería dos años más tarde con su traspaso a los ‘Red Devils’ por 33 millones. Cuatro títulos de la Premier y una Copa de Europa entre otros lo avalan.

Patrick Vieira

El francés de orígen senegalés se convirtió en el eje del juego del Arsenal entre 1997 y 2005. Pese a dejar el equipo a mediados de la década su peso e impacto en el conjunto de Wenger y en la Premier permanecen vigentes. Su fuerza en el centro del campo, pero también su habilidad y su capacidad para distribuir el juego, marcaron época y pese a sus 33 años y no gozar de minutos en el Inter de Milán se especula sobre su vuelta a Londres o incluso en algún otro equipo de las Islas. Su última contribución como ‘Gunner’ fue un gol en la tanda de penaltis que valió al Arsenal la Cup de 2005 ante el Manchester United. Un título que se suma a las tres Premiers y otras tantas Copas ganadas con anterioridad.

Steven Gerrard

El gran capitán del Liverpool no ha conseguido llevar a su equipo al tan ansiado título de Liga, pero desde se debut allá por 1998 ha ido creciendo año a año para ser considerado el centrocampista más completo de la década. En pocas ocasiones un equipo ha dependido tanto del estado de forma de un solo hombre como el Liverpool de Gerrard. Leal al equipo de sus amores rechazó el dinero del Chelsea en 2005 cuando su traspaso estaba cerrado, algo que hizo crecer todavía más su leyenda en Anfield. Una leyenda escrita a base de goles inolvidables, una entrega y pasión inusitadas, diez títulos y una noche mágica en Estambul.

Frank Lampard

La estrella de las estrellas. Cuando en 2001 firmó por el Chelsea procedente del West Ham por 11 millones de libras, ni los más optimistas podían pensar que aquel sólido centrocampista hijo de futbolista se convertiría en uno de los nombres imprescindibles para entender el fútbol en la primera década del siglo XXI. Con la llagada de Mourinho y rodeado de calidad, Frank Lampard Jr. sacó todo su talento a relucir, con una media goleadora más propia de cazadores del área que de centrocampistas y pasándose por el forro aquello de las rotaciones. Su importancia es tal que encadenó 160 apariciones consecutivas en la Premier.

Ryan Giggs

Considerado por muchos el mejor jugador de la década en Inglaterra, el eterno galés, a sus 36 años, sigue dando que hablar. Es el único jugador ha ganado once Ligas en Inglaterra y el único del United presente en todos los títulos de la era Ferguson. Es el único que ha logrado marcar en todas las ediciones de la Premier League desde su fundación en 1992. El único ‘Red Devil’ que ha marcado en once Champions de forma consecutiva y en catorce en total. Es el jugador que más veces a vestido la camiseta del United, con 822, por delante de Sir Bobby Charlton. Ryan Giggs es único. Y ha renovado por una temporada más…

Cristiano Ronaldo

El jugador más caro de la historia del fútbol se forjó en el Manchester United. Durante seis temporadas, el extremo portugués pasó de ser un joven y talentoso jugador de acciones frívolas pero intrascendentes al mejor jugador del mundo. Ronaldo fue creciendo hasta alcanzar en 2008 unas cuotas de juego y efectividad casi olvidadas. Sus 42 goles llevaron a los de Old Trafford a la conquista de la Premier y la Liga de Campeones  Fue el principio del fin. Los rumores de su vinculación con el Real Madrid empezaron a cobrar fuerza al mismo tiempo que se deterioraban sus relaciones con Alex Ferguson. Un año más tarde, y con la tercera Premier en el bolsillo, CR7 se convertiría en CR9.

Wayne Rooney

El último ‘Bad Boy’ del fútbol inglés, pero también el jugador más excitante surgido a lo largo de la década. Talento y pasión son las bases del juego del de Liverpool. Debutó con el Everton ante el Tottenham con 16 años y dos meses después, a cinco días de cumplir los 17, se convirtió en el jugador más joven en marcar en la Premier -registro superado después por James Milner y James Vaughan– con un gol que valió la victoria de los ‘Toffees’ ante el Arsenal. Dicen de Rooney que tiene el descaro de Paul Gascoigne, el talento de Matt Le Tissier, pero con el hambre que le faltaba a ‘Le God’, y la misma facilidad para definir que Michael Owen.

Thierry Henry

La estrella indiscutible del gran Arsenal de Arsene Wenger. De aquel atractivo equipo que conquistó tres veces la Premier y que fue capaz de acabar la temporada 2003-04 con el título en el bolsillo y sin perder ni un solo partido. Rescatado de la Juventus en 1999 y tras un par de temporadas a buen nivel pero discretas, Henry explotó con unas cifras de ensueño que lo llevaron a ser el máximo goleador de la Premier durante cuatro temporadas (2002, 2004, 2005 y 2006) y convertirse en el tercer máximo artillero de la historia de la competición, con un total de 174 goles, por detrás de Andy Cole (187) y Alan Shearer (260). Un torrente de goles logrados, además, con una plasticidad y una clase inigualables.

El extremo alcanzó ante el Arsenal  la estratosférica cifra de 800 partidos con la camiseta del Manchester United

1. Ryan Joseph Wilson, nació en Cardiff el 29 de septiembre de 1973 y adoptó el nombre de su madre tras la separación de sus cónyuges. Su padre era un destacado jugador de rugby.

2. Firmó con el Manchester United en el verano de 1991, procedente de la cantera del City, acogiéndose a un programa de ayuda laboral para jóvenes herencia de Margaret Tatcher.

3. Debutó con el primer equipo del United ante el Everton el 29 de noviembre de 1991, con 17 años. Entró en sustitución de Denis Irwin. Dos meses después jugaría su primer partido como titular y se afianzaría en la banda izquierda de los ‘Red Devils’ en detrimento de Lee Sharpe.

Giggs debutó con el United en 1991

4. Renunció a jugar con Inglaterra pese a la insistencia del seleccionador sub’21 de la época, Lawrie McMenemy, para defender la camiseta de su Gales natal. Con 17 años y 322 días se convirtió en el jugador más joven en vestir la camiseta galesa en un duelo ante Alemania en Nuremberg.

5. Ganó el premio al Mejor Jugador Joven de la Premier League (PFA Young Player of the Year) en 1992 y 1993.

6. En 1993 conquistó su primer título de Liga con el Manchester United. Sin duda, el más especial y esperado de todos ya que supuso el fin a los 26 años de sequía de los Diablos Rojos en el campeonato.

Junto a Paul Ince, Mark Hughes y Lee Sharpe con el título de 1993

7. Un año más tarde, en 1994, los ‘Red Devils’ repetieron título liguero y conquistaron además la FA Cup, lo que supuso el primer doblete en los 116 años de historia del club.

8. El mejor gol de su carrera.  Lo logró ante el Arsenal en el ‘replay’ de las semifinales de la FA Cup de 1999  disputado en el Villa Park de Birmingham.

9. La Triple Corona. Giggs sumó el quinto título liguero de su carrera y participó activamente del mejor año de la historia del club. Su gol en el descuento de la ida de las semifinales ante la Juventus (1-1) permitió a los de Ferguson llegar con opciones a Delle Alpi, donde ganarían 2-3. Jugó los 90 minutos de la histórica final del Camp Nou ante el Bayern de Munich en la que los ‘Red Devils’ remontaron el gol inicial de Mario Basler (6’) con los célebres goles de Teddy Sheringham y Ole Gunnar Solskjaer en el añadido. También disputó todos los minutos en el partido decisivo de la FA Cup en el que el United derrotó 2-0 al Newcastle.

Campeón de la Premier, de la FA Cup y de la Champions en 1999

10. El gol número 100 del galés con la camiseta del United llegó en agosto del 2002 en un partido de Premier contra el Chelsea.

11. En junio de 2007 abandonó la selección de Gales en un partido clasificatorio para la Eurocopa de 2008 ante la República Checa disputado en el Millennium Stadium de Cardiff. El extremo sumó 64 partidos internacionales en los que logró 12 goles.

Adiós a Gales, con la que prefirió jugar antes que con Inglaterra

12. Alcanzó su décima  Premier League anotando un gol decisivo en la victoria (0-2) en el JJB Stadium de Wigan que certificó matemáticamente el título.

13. El 21 de mayo de 2008, Giggs superó la marca histórica de 758 partidos con la camiseta de los Diablos Rojos que poseía toda una leyenda del club, Bobby Charlton. No era un partido cualquiera, sino la final de la Copa de Europa en la que el United se medía al Chelsea y en la que logró el tercer cetro continental de su historia, segundo en la carrera del galés. El extremo saltó al césped del estadio Luzhniki a los 87’ en sustitución de Paul Scholes. Jugó la prórroga y anotó un penalti decisivo en la tanda, el último de los de Ferguson antes del error de Nicolas Anelka.

Batió el record de Bobby Charlton en la final de la Champions de Moscú

14. Los compañeros de profesión (PFA) premian una carrera de ensueño y escogen al galés como mejor jugador del año por delante de grandes nombres del actual campeonato de la altura de Cristiano Ronaldo o Steven Gerrard.

15. Saltó al césped del Teatro de los Sueños en el minuto 67 de la ida de las semifinales de la Liga de Campeones ante el Arsenal en sustitución del brasileño Anderson y alcanzó los 800 partidos con la camiseta del Manchester United.