archivo

Archivo de la etiqueta: Thierry Henry

La afición del Arsenal volverá a disfrutar de su gran ídolo durante dos meses

El Arsenal hace oficial el regreso de Thierry Henry. El francés, considerado el mejor jugador de la historia “Gunner”, vuelve al club de su vida después de dejar Londres en 2007 para encontrar en Barcelona los títulos que le faltaban.

El fútbol inglés está repleto de sorprendentes casos de ida y vuleta. Thierry Henry protagoniza el más sonado de este mercado invernal, al que hay que añadir el de Landon Donovan, que regresa al Everton cedido por Los Angeles Galaxy, después de un primer paso por Goodison Park en 2010 aprovechando el parón de la Major Soccer League americana. Robbie Fowler o Sol Campbell más recientemente, o Mark Hughes años atrás, han protagonizado otros casos célebres. A continuación los repasamos:

Gordon Cowans (Aston Villa: 1976-85 / 1988-91 / 1993-94)

En la cantera de los “Villanos” desde los 15 años, “Sid” fue durante nueve temporadas uno de los pilares del equipo que conquistó la antigua First Division en 1981, la Copa de Europa y la Supercopa europea el año siguiente. Young Player of the Year en 1979, jugó 168 partidos de forma consecutiva entre 1979 y 1983. Traspasado al Bari en 1985 volvió a Villa Park tres años más tarde. Su tercera etapa en Birmingham la vivió en la temporada 1993-94, después de dos campañas en el Blackburn. En total sumó 527 partidos y en la actualidad es técnico en la academia del club.

Mark Hughes (Manchester United: 1980-86 / 1988-95)

Formado en las categoría inferiores del United, el galés abandonó Old Trafford para recalar en el FC Barcelona de Terry Venables y formar una delantera de lujo junto a Gary Lineker, fichado también ese verano procedente del Everton. El galés no pudo triunfar de azulgrana y después de jugar cedido en el Bayern de Munich (1987-88) volvió a su club de origen en el que permaneció hasta 1995. Hughes ayudó a Alex Ferguson a conquistar sus dos primeros títulos de Premier League (1992-93 y 1993-94) y la Recopa de Europa de 1991 disputada en Rotterdam y ante el Barça, en la que el delantero se tomó su particular revancha y anotó los dos goles de los “Red Devils” (2-1).

Ian Rush (Liverpool: 1980-87 / 1988-96)

El máximo goleador de la historia “Red” (346 goles en 660 partidos) fichó por la Juventus en 1987, pero solo fue capaz de marcar siete goles con el conjunto de Turín. Tras reconocer su falta de adaptación a la vida en Italia, el galés volvió a Anfield donde protagonizó ocho exitosas temporadas. Rush colgó las botas a los 38 años tras un tramo final de carrera en el que pasó por Leeds, Newcastle, Sheffield United, Wrexham y Sydney Olympic.

Jürgen Klinsmann (Tottenham: 1994-95 / 1997-98)

Al delantero alemán le bastó una sola temporada en White Hart Lane para ganarse el estatus de héroe entre a la afición del Tottenham y el respeto de toda Inglaterra (tiene su propia estatua de cera en el famoso museo Madame Tussaud de Londres). 21 goles en 41 partidos tuvieron la culpa de que también fuera considerado el Mejor Jugador de la temporada por la prensa. Firmó por el Bayern de Munich y tuvo un fugaz paso por la Sampdoria antes de volver a los “Spurs” en 1997 y ayudar al equipo a salvar la categoría. Especialmente recordados son los cuatro goles que le marcó al Wimbledon en la victoria 6-2, poco antes de colgar las botas como profesional ante el Southampton en el último partido de la temporada.

Graeme Le Saux (Chelsea: 1989-93 / 1997-03)

Antes de formar parte del Blackburn Rovers campeón de la Premier League en 1995 al lado de Alan Shearer, Chris Sutton o Tim Sherwood, y a las órdenes de Kenny Dalglish, el lateral firmó por el Chelsea en 1989 antes de recalar en Ewood Park en 1995. Dos años después volvió a Stamford Bridge, donde jugó 140 partidos -más 90 de la primera etapa- en los que conquistó la FA Cup, la Copa de la Liga, una Recopa y una Supercopa de Europa.

Duncan Ferguson (Everton: 1994-98 / 2000-06)

El delantero escocés llegó a Goodison Park en 1994 y rápidamente se convirtió en uno de los favoritos de la afición del Everton. Campeón de la FA Cup en 1995, fue traspasado al Newcastle, en una polémica operación, a mitad de la temporada 97-98. Tras solo una temporada y media en Tyneside, Ferguson volvió a Liverpool donde permaneció hasta el final de su carrera en 2006. Pocos meses atrás se incorporó de nuevo a la disciplina de los “Toffees” para emprender su carrera en los banquillos y se incorporó al staff de Alan Irvine en la academia azul.

Robbie Fowler (Liverpool: 1993-2001 / 2006-07)

Ídolo de la afición del Anfield, el delantero de Toxteh volvió de forma sorprendente al club de su vida de la mano de Rafa Benítez, tras pasar por Leeds United y Manchester City. “God” sumó 183 goles en 369 partidos con en Liverpool y a día de hoy todavía es el cuarto máximo goleador de la historia de la Premier League con 163 tantos, por detrás de Alan Shearer (260), Andy Cole (187) y Thierry Henry (174).

Robbie Keane (Tottenham: 2002-08 / 2009-11)

Tras una primera etapa inicial de seis años en White Hart Lane, el internacional irlandés recaló en el Liverpool en julio de 2008 para convertirse en el complemento de lujo para Fernando Torres. Caído en desgracia tras solo diecinueve partidos y cinco goles, Rafa Benítez aceptó la oferta de doce millones del libras del Tottenham siete meses después de haber desembolsado cerca de 20. Keane sumó 41 partidos más con los “Spurs” a los 197 jugados en su primera experiencia en el norte de Londres, antes de ser cedido a Celtic (2009-10) y West Ham (2010-11) y traspasado a los Galaxy de Los Angeles el pasado verano.

Sol Campbell (Arsenal: 2001-06 / 2010)

Casi una década después de protagonizar uno de los fichajes más sonados de la historia del fútbol inglés, al cambiar Tottenham por Arsenal bajo la etiqueta de ser uno de los mejores defensas de Europa, el central volvió a Londres después de jugar un solo partido con el Notts County de Sven Goran Eriksson. Con dos títulos de la Premier y de FA Cup, Campbell dejó Londres para recalar en el Portsmouth en el que permaneció tres temporadas (2006-09) y sumó otro título de Copa. Después de jugar once partidos en su vuelta al Arsenal, fichó por el Newcastle con el que apenas jugó siete partidos entes de rescindir su contrato. A los 37 años, el internacional se encuentra sin equipo, pero no ha anunciado su retirada de forma oficial.

Jens Lehmann (Arsenal: 2003-2008 / 2011)

Las lesiones de Wojciech Szczęsny, Lukasz Fabianski y Vito Mannone, dejaron a Manuel Almunia como la una elección de Arsène Wenger para la portería. El guardameta alemán volvió a Londres tras haber dejado el fútbol en 2010 y llegó a disputar un encuentro -su 200 con la camiseta “Gunner”- ante el Blackburn, por lesión del navarro. Siempre discutido e irregular, Lehmann fichó por el Arsenal en 2003 como recambio de David Seaman y antes de su fugaz regreso al club jugó dos temporadas en el Sttutgart.

Craig Bellamy (Liverpool: 2006-07 / 2011)

El delantero galés volvió al Liverpool libre desde el Manchester City este pasado verano. Durante su primera etapa en al ciudad del Mersey, con Rafa Benítez en el banquillo de Anfield, Bellamy no pudo afianzarse como titular y tras una sola temporada aceptó la oferta del West Ham. Tras pasar por los “Citizens” y Cardiff City, en el Championship, a sus 32 años es un complemento de lujo para el equipo de Kenny Dalglish.

.

Otros casos célebres de ida y vuelta:

Denis Law, leyenda del Manchester United (1962-73), llegó a Old Trafford procedente del Torino pero antes había defendido durante la temporada 60-61 la camiseta del City. El delantero se retiró en 1974, de nuevo vestido de celeste, y con un gol que condenó a los “Red Devils” al descenso a segunda división.

No dos sino tres etapas protagonizó el brasileño Juninho en el Middlesbrough. En octubre 1995 se convirtió en la gran estrella del equipo tras el ascenso a la Premier League. Dos temporadas después, el “Boro” perdió  la categoría y el brasileño recaló en el Atlético de Madrid tras ser nombrado segundo mejor jugador de la liga tras Gianfranco Zola (Chelsea). Volvió cedido a Riverside Stadium en el año 2000 y su tercera etapa se prolongó durante dos temporadas (2002-04) en las que ayudó al equipo a ganar la Carling Cup de 2004, único título de la historia del club.

El “Spur” Jermain Defoe firmó por el Portsmouth de Harry Redknapp en enero de 2008 por ocho millones de libras cuando Juande Ramos mandaba en White Hart Lane. Volvió a Londres por más de 15 un año más tarde con Redknapp ya en el banquillo del Tottenham.

Frank McAvennie, fichado en 1985 fue miembro del West Ham del 86 que acabó a solo cuatro puntos del título de liga, campaña en la que anotó 26 goles y se quedó solo a uno de Gary Lineker, máximo goleador. Dejó Upton Park en 1987 para recalar en el Celtic y volvió a Londres dos años más tarde.

Neil Webb defendió la camiseta del Nottingham Forest entre 1985 y 1989 y 1992-96, con una etapa de tres temporadas en el Manchester United en los que tuvo tiempo de ganar una FA Cup, una Copa de la Liga, la Recopa y una Supercopa de Europa.

Producto de la academia del City, Shaun Wright-Phillips firmó por el Chelsea en 2006 por 21 millones de libras. Tras solo dos temporadas en Stamford Bridge tomó el camino de regreso a Manchester donde permaneció hasta este pasado verano. Sin sitio en el equipo de Roberto Mancini (solo siete partidos de liga la pasada campaña) en el último día del mercado veraniego fue traspasado al Queens Park Rangers.

.

También publicado en www.futbolbritanico.com

Anuncios

Con el tanto que dio la victoria al Manchester United ante el Wolverhampton, Paul Scholes inscribió su nombre en la lista de jugadores que han superado el centenar de tantos en la Premier League.

Paul Scholes ya forma parte de la selecta lista de futbolistas que han sido capaces de superar la barrera de los 100 goles desde la creación de la Premier League en la temporada 92-93. Con el tanto que dio la victoria al Manchester United (0-1) en el Molineux ante el Wolverhampton, el centrocampista igualó a otra leyenda viva de los ‘Red Devis’, Ryan Giggs. El eterno galés alcanzó el centenar de goles el pasado 28 de noviembre, día de su 36 cumpleaños, al cerrar el marcador en la victoria del ManU por 4-1 ante el Portsmouth en Fratton Park.

Un tanto más que Scholes y Giggs logró el nunca justamente reconocido, carismático e inolvidable Matt LeTissier. Algunos de los tantos más bellos logrados en la historia moderna del fútbol inglés nacieron en las botas de ‘Le God’, que jugó 443 partidos con el Southampton, entre 1986 y 2002, en los que marcó 163 goles. Antes de la fundación de la Premier, LeTissier marcó 24 tanto en la temporada 89-90 y fue elegido Mejor Jugador Joven de la liga.  Durante su carrera sólo falló un penalti en 50 lanzamientos y, como no podía ser de otra manera, marcó el último gol en The Dell, el antiguo estadio de los ‘Saints’, inaugurado en 1898 y derruido en 2001.

Camino de record va Wayne Rooney. Con sólo 24 años, la estrella del United ya lleva 103 goles en la Premier. Su carrera es sinónimo de precocidad desde que debutó con el Everton ante el Tottenham en 2002, dos meses antes de cumplir los 16. La trayectoria del de Liverpool contrasta con la de Emile Heskey. El discutido delantero del Aston Villa y ex de Leicester, Liverpool, Birmingham City y Wigan ha perforado las porterías adversarias en 106 ocasiones en casi 15 años en la máxima categoría inglesa.

111 goles marcó Dion Dublín con Coventry y Aston Villa. Una grave lesión contra el Crystal Palace en 1992 acabó con sus opciones de triunfar en el Manchester United. Su siempre delicado estado físico mermó sus posibilidades y con los años fue retrasando paulatinamente su posición hasta acabar jugando de central. Dublin pasó también por el Millwall, el Leicester, el Celtic y terminó su carrera con el Norwich en 2008.

Con un total de 185 goles en 288 partidos con el Arsenal, Ian Wright marcó 104 goles en la Premier con los ‘Gunners’ y nueve con el West Ham. Los mimos que otro jugador que empezó a maravillar en Highbury aunque su carrera ha transcurrido por convulsos derroteros, Nicolas Anelka. El francés del Chelesa, además de Arsenal, también ha marcado para Liverpool, Manchester City y Bolton.

Con 119 goles, Frank Lampard ha logrado unos registros remarcables para tratarse de un centrocampista. El ‘8’ del Chelsea ya es el quinto máximo goleador de la historia del club, con un total de 146 goles, por detrás de Peter Osgood (150), Roy Bentley (150), Kerry Dixon (193) y Bobby Tambling (202). De sus 119 goles en la Premier, 95 han llegado con la camiseta de los ‘Blues’ y 24 con el West Ham, en el que jugó entre 1995 y 2001. Dos goles más que Lampard, ha logrado el actual delantero del Celtic, Robbie Keane. El irlandés empezó a demostrar su olfato con el Coventry City a los19 años con 12 goles en 31 partidos. El resto han llegado con las camisetas de Leeds, Liverpool y Tottenham, en dos etapas. Keane sigue con unos registros espectaculares en Escocia, donde ya ha marcado cuatro goles en seis partidos.

Dwight Yorke formó junto a Andy Cole una de las mejores parejas de delanteros que se recuerdan en Inglaterra. De tal sociedad salieron muchos de los goles que llevaron al Manchester United al Triplete de 1999 y gran parte de los 123 que el de Trinidad y Tobago logró en la Premier. Yorke ya había demostrado su valía durante nueve temporadas en el Aston Villa y también marcó con el Blackburn, Birmingham City y Sunderland tras abandonar los ‘Red Devils’. Otro delantero que maravilló a finales de los 90 y a principios de la primera década del nuevo siglo fue Jimmy Floyd Hasselbaink. Sus 34 goles en el Leeds durante dos campañas lo llevaron al Atlético de Madrid, pero tras el descenso de los ‘Colchoneros’ en el año 2000, el holandés volvió a Inglaterra donde goleó con Chelsea, Middlesbrough y Charlton hasta alcanzar los 127 tantos.

147 goles han marcado Teddy Sheringham y Michael Owen. El londinense, que se retiró pasados los 40, inscribió sus mejores registros en sus dos etapas con el Tottenham y en el Manchester United, aunque durante su prolongada carrera también marcó para el Nottingham Forest, el Portsmouth y el West Ham. Owen, tiene tiempo por delante para batir la marca de Sheringham, aunque tendrá que esperar a la próxima campaña para lograrlo tras lesionarse en la final de la Carling Cup ante el Aston Villa. Las lesiones han frenado una carrera meteórica del delantero de Chester que debutó marcando con el Liverpool con 17 años y 144 días, en mayo de 1997, ante el Wimbledon. Owen marcó 118 goles en la Premier con los ‘Reds’, 26 en sus frustrantes cuatro temporadas en el Newcastle y esta campaña ha logrado tres con el United.

En sus seis temporadas en el Tottenham, Les Ferdinand se desató como uno de los goleadores más prolíferos del panorama inglés. El primo de Rio y Anton Ferdinand, logró 149 goles en una agitada carrera que lo llevó también por el Queens Park Rangers, Newcastle, West Ham, Leicester City y Bolton. Pero mayor impacto tuvo Robbie Fowler en sus primeros años en la Premier. Entre 1993 y 2006, ‘God’ alcanzó los 163 goles en sus dos etapas en el Liverpool, con el Leeds United y el Manchester City.

El 18 de octubre de 2005, Thierry Henry se convertía en el máximo goleador de la historia del Arsenal al superar los 185 goles de Ian Wright. El francés, que alcanzó un total de 226, logró 174 en la Premier de la que fue ‘top scorer’ en 2002, 2004, 2005 y 2006, con dos Botas de Oro europeas (2004 y 2005). El actual delantero del Barça es el jugador que más goles ha marcado, desde la refundación de la primera división inglesa, con un solo equipo. ‘Tití’ Henry ocupa el tercer peldaño del podio de artilleros de la Premier y el segundo es para Adny Cole. El incombustible delantero de Nottingham, que colgó las botas el pasado 2009 con el ‘Forest’, llegó hasta los 187 goles con Newcastle, Manchester United, Blackburn, Fulham, Manchester City y Portsmouth. Solamente no logró marcar con el Sunderland

Inalcanzables parecen los registros de Alan Shearer, máximo goleador de la historia de la Premier League con 260 goles. 148 llegaron con el Newcastle en las diez temporadas en las que el delantero defendió la camiseta de los ‘Magpies’  después de un traspaso record de 15 millones de libras en julio de 1996 procedente del Blackburn. Con los ‘Rovers’, Shearer alcanzó los 112 goles, incluidos 34 en la historia Liga que los de Ewood Park conquistaron en 1995 con Kenny Dalglish en el banquillo. El de Newcastle, superó la treintena de goles durante tres temporadas consecutivas (31 en 1994, 34 en 1995 y 31 más en 1996). Además, marcó 23 con el Southampton durante cinco temporadas antes de la fundación de la Premier, entre ellos el ‘hat trick’ logrado por un jugador más joven, con 17 años y 140 días, en la victoria de los ‘Saints’ ante el Arsenal 4-2. Shearer también marcó 30 goles en 63 partidos con Inglaterra.

Damos la bienvenida al 2010 con un once imposible. Un equipo de ensueño que sirve para recordar los grandes nombres que han marcado una época en el fútbol inglés y que han hecho vibrar a todos los amantes de este deporte.

3-5-2

Shay Given

Primero en el Newcastle y desde hace casi un año en el Manchester City, el internacional irlandés se ha ganado un puesto de privilegio en el mejor once de la década al ser y seguir siendo el mejor bajo los palos aunque no ha mejorado en las salidas. Given nunca ha jugado en uno de los considerados grandes, no ganado ningún título con los ‘Hurracas’ y su figura ha quedado ensombrecida por la eclosión espectacular de Petr Cech, sobretodo antes de la lesión, pero sus actuaciones prevalecen.

Sol Campbell

Consagrado en el Tottenham durante los 90, el central comenzó la década firmando por el eterno rival de los ‘Spurs’, el Arsenal, en el que todavía es  uno de los fichajes más sonados de la historia del fútbol inglés. Con los ‘Gunners’, Campbell marcó época de la mano Arsene Wenger y engrosó su palmarés con dos títulos de la Premier (2002 – 04), tres FA Cups (2002, 03 y 05) y la histórica final de la Champions de  París en la que londinenses perdieron ante el Barça pero en la que marcó el tanto del Arsenal. En segunda línea tras fichar por el Portsmouth en 2006, Campbell sigue resistiéndose en colgar las botas y busca equipo a día de hoy.

John Terry

El emblema del Chelsea. El único jugador salido de la cantera del multimillonario equipo de Stamford Bridge. Capitán de Inglaterra.  Ha formado junto a Ricardo Carvalho una de las mejores parejas de centrales de los últimos años tanto en la Premier como en Europa, y ha llevó a los de Roman Abramovich y José Mourinho a la conquista de dos títulos de la Premier (2005 y 2006). Para el recuerdo el fatídico resbalón en el penalti decisivo de la tanda que coronó al Manchester United como campeón de la Champions 2008. La Copa de Europa sigue siendo la asignatura pendiente de los ‘Blues’.

Rio Ferdinand

Discutido por muchos (entre los que me incluyo) durante varias temporadas, los títulos y su innegable liderazgo han llevado al central a ser una de las piezas básicas del Manchester United a lo largo de los últimos años. Salido de la cantera del West Ham (1995-2000) se convirtió en el defensa más caro del mundo cuando fichó por el Leeds en 2002 por 18 millones de libras, record que él mismo rompería dos años más tarde con su traspaso a los ‘Red Devils’ por 33 millones. Cuatro títulos de la Premier y una Copa de Europa entre otros lo avalan.

Patrick Vieira

El francés de orígen senegalés se convirtió en el eje del juego del Arsenal entre 1997 y 2005. Pese a dejar el equipo a mediados de la década su peso e impacto en el conjunto de Wenger y en la Premier permanecen vigentes. Su fuerza en el centro del campo, pero también su habilidad y su capacidad para distribuir el juego, marcaron época y pese a sus 33 años y no gozar de minutos en el Inter de Milán se especula sobre su vuelta a Londres o incluso en algún otro equipo de las Islas. Su última contribución como ‘Gunner’ fue un gol en la tanda de penaltis que valió al Arsenal la Cup de 2005 ante el Manchester United. Un título que se suma a las tres Premiers y otras tantas Copas ganadas con anterioridad.

Steven Gerrard

El gran capitán del Liverpool no ha conseguido llevar a su equipo al tan ansiado título de Liga, pero desde se debut allá por 1998 ha ido creciendo año a año para ser considerado el centrocampista más completo de la década. En pocas ocasiones un equipo ha dependido tanto del estado de forma de un solo hombre como el Liverpool de Gerrard. Leal al equipo de sus amores rechazó el dinero del Chelsea en 2005 cuando su traspaso estaba cerrado, algo que hizo crecer todavía más su leyenda en Anfield. Una leyenda escrita a base de goles inolvidables, una entrega y pasión inusitadas, diez títulos y una noche mágica en Estambul.

Frank Lampard

La estrella de las estrellas. Cuando en 2001 firmó por el Chelsea procedente del West Ham por 11 millones de libras, ni los más optimistas podían pensar que aquel sólido centrocampista hijo de futbolista se convertiría en uno de los nombres imprescindibles para entender el fútbol en la primera década del siglo XXI. Con la llagada de Mourinho y rodeado de calidad, Frank Lampard Jr. sacó todo su talento a relucir, con una media goleadora más propia de cazadores del área que de centrocampistas y pasándose por el forro aquello de las rotaciones. Su importancia es tal que encadenó 160 apariciones consecutivas en la Premier.

Ryan Giggs

Considerado por muchos el mejor jugador de la década en Inglaterra, el eterno galés, a sus 36 años, sigue dando que hablar. Es el único jugador ha ganado once Ligas en Inglaterra y el único del United presente en todos los títulos de la era Ferguson. Es el único que ha logrado marcar en todas las ediciones de la Premier League desde su fundación en 1992. El único ‘Red Devil’ que ha marcado en once Champions de forma consecutiva y en catorce en total. Es el jugador que más veces a vestido la camiseta del United, con 822, por delante de Sir Bobby Charlton. Ryan Giggs es único. Y ha renovado por una temporada más…

Cristiano Ronaldo

El jugador más caro de la historia del fútbol se forjó en el Manchester United. Durante seis temporadas, el extremo portugués pasó de ser un joven y talentoso jugador de acciones frívolas pero intrascendentes al mejor jugador del mundo. Ronaldo fue creciendo hasta alcanzar en 2008 unas cuotas de juego y efectividad casi olvidadas. Sus 42 goles llevaron a los de Old Trafford a la conquista de la Premier y la Liga de Campeones  Fue el principio del fin. Los rumores de su vinculación con el Real Madrid empezaron a cobrar fuerza al mismo tiempo que se deterioraban sus relaciones con Alex Ferguson. Un año más tarde, y con la tercera Premier en el bolsillo, CR7 se convertiría en CR9.

Wayne Rooney

El último ‘Bad Boy’ del fútbol inglés, pero también el jugador más excitante surgido a lo largo de la década. Talento y pasión son las bases del juego del de Liverpool. Debutó con el Everton ante el Tottenham con 16 años y dos meses después, a cinco días de cumplir los 17, se convirtió en el jugador más joven en marcar en la Premier -registro superado después por James Milner y James Vaughan– con un gol que valió la victoria de los ‘Toffees’ ante el Arsenal. Dicen de Rooney que tiene el descaro de Paul Gascoigne, el talento de Matt Le Tissier, pero con el hambre que le faltaba a ‘Le God’, y la misma facilidad para definir que Michael Owen.

Thierry Henry

La estrella indiscutible del gran Arsenal de Arsene Wenger. De aquel atractivo equipo que conquistó tres veces la Premier y que fue capaz de acabar la temporada 2003-04 con el título en el bolsillo y sin perder ni un solo partido. Rescatado de la Juventus en 1999 y tras un par de temporadas a buen nivel pero discretas, Henry explotó con unas cifras de ensueño que lo llevaron a ser el máximo goleador de la Premier durante cuatro temporadas (2002, 2004, 2005 y 2006) y convertirse en el tercer máximo artillero de la historia de la competición, con un total de 174 goles, por detrás de Andy Cole (187) y Alan Shearer (260). Un torrente de goles logrados, además, con una plasticidad y una clase inigualables.

El 9-1 del Tottenham al Wigan ya forma parte de las grandes goleadas de la historia de la Premier League. Hoy recordamos otras.

Manchester United 9 – Ipswich Town 0

Marzo 1995

Andy Cole se convirtió en el gran protagonista de la mayor goleada de la historia de la Premier League. El delantero anotó cinco goles en un encuentro en el que también vieron puerta Mark Hughes, en dos ocasiones, Paul Ince y Roy Keane. Los ‘Red Devils’ acabaron la temporada en segunda posición, por detrás del Blackburn Rovers, y el Ipswich cerró la tabla.

Newcastle 8 – Sheffield Wednesday 0

Septiembre 1999

Alan Shearer no quiso ser menos que Andy Cole y también marcó cinco goles (dos de penalty) en el roto de las ‘Hurracas’ al Sheffield Wednesday. Un avance de lo que sería la temporada para los ‘Blades’, que perdieron la categoría, mientras que los de Bobby Robson cerraron la campaña en la zona media. Aaron Hughes, Kieron Dyer y Gary Speed también participaron activamente de la goleada.

Nottingham Forest 1 – Manchester United 8

Febrero 1999

El United ha protagonizado el mayor triunfo de la historia de la Premier en casa y a domicilio. Los de Alex Ferguson pasaron por encima del Nottingham Forest en el mismísimo City Ground con un Ole Gunnar Solskjaer que marcó cuatro goles saliendo desde el banquillo en sustitución de Dwight Yorke en el minuto 72’. ‘El Asesino Con Cara de Niño’ anotó sus tantos en poco más de diez minutos. Para los ‘Red Devils’ también mojaron por partida doble el de Trinidad y Tobago y Andy Cole.

Arsenal 7 – Everton 0

Mayo 2005

En una memorable noche de Dennis Bergkamp, los ‘Gunners’ pasaron por encima del Everton en el viejo Highbury. El holandés marcó el sexto en una oda al fútbol colectivo en la que participaron Robin Van Persie (8’), Robert Pires (12’ y 50’), Patrick Vieira (37’), Edu (70’) y Mathieu Flamini (85’).

Blackburn Rovers 7 – Nottingham Forest 0

Noviembre 1995

El campeón de 1995 finalizó la temporada en la séptima plaza pero regaló a sus aficionados otra goleada histórica de la mano de Alan Shearer, que enchufó un hat-trick. Lars Bohinen (2), Mike Newell y Graeme Le Saux también superaron la meta del ‘Forest’.

Manchester United 7 – Barnsley 0

Octubre 1997

Otro recital de fútbol de los ‘Red Devils’ con hat-trick de Andy Cole y goles de Ryan Giggs (2), Paul Scholes y Karel Poborsky. El United cerró la temporada a un punto del Arsenal y los ‘Tykes’ en segunda.

Arsenal 7 – Middlesbrough 0

Enero 2006

Si un año antes fue Bergkamp, ante el ‘Boro’ el protagonista de la goleada del Arsenal fue Thierry Henry. El galo marcó tres tantos en una fiesta que también tuvo como invitados a Philippe Senderos, Robert Pires, Gilberto Silva y Aleksandr Hleb.

El Ministro de Justicia irlandés, Dermot Ahern, pide la repetición del partido ante Francia que dejó al equipo fuera del Mundial

La prensa británica es hoy unánime ante el robo que sufrió Irlanda la noche de ayer en el estadio de Saint Denis. Los irlandeses, que arrastraban un 0-1 de la ida en Dublín, lograron igualar la eliminatoria y forzar la prórroga gracias a un tanto de Robbie Keane, pero en el tiempo añadido se produjo la polémica jugada que significó la eliminación de los de Trappatoni. Thierry Henry, en fuera de juego, controló claramente con la mano el saque de una falta y asistió a William Gallas para que éste anotara el 1-1 que aseguraba el billete para Sudáfrica para el combinado galo.

Al finalizar el partido, el propio Henry no negó la evidencia y las reacciones de los irlandeses no se hicieron esperar. El capitán, Robbie Keane, no se cortó en asegurar a la BBC Radio que Michel Platini, presidente de la UEFA, y Joseph Blatter su homólogo en la FIFA, estarían “dando palmas” y que se “habrían enviado mensajes al móvil”.

La indignación en Irlanda es tan generalizada que incluso el Ministro de Justicia, Dermot Ahern, ha solicitado la repetición del partido. “Puede que piensen que nosotros somos alguien menor en el mundo del fútbol y vamos a ponerlos en su lugar”, aseguró Ahern, que se unía a las peticiones del asistente de Trappatoni, Liam Brady, que manifestó que  “por la dignidad y la integridad del fútbol Irlanda tendría que volver a Francia para jugar de nuevo”.

La prensa británica ya sitúa la mano de Henry entre los grandes robos, injusticias y escándalos en la historia de los campeonatos del mundo. La jugada de ayer en Saint Denis se une a una larga lista entre las que destacan la ‘Mano de Dios’ de Diego Armando Maradona, el gol que no entró del inglés Geoff Hurst en la final del 66 ante Alemania, la memorable actuación del colegiado Gamal Al-Ghandour en el Corea-España de 2002, el pactado 1-0 entre los vecinos Alemania y Austria en el 82 que clasificaba a ambos y dejaba fuera al Argelia, o la goleada de Argentina ante uan comprada Perú (6-0) en 1978, cuando los argentinos necesitaban cuatro goles para clasificarse.

El recital del Fútbol Club Barcelona ayer en el Santiago Bernabéu sirvió para sentenciar la Liga española a favor del equipo que mejor juego realiza en Europa. Para acabar con el bochornoso y ridículo espectáculo de nuestros compañeros en la prensa de Madrid de las últimas semanas. Para que el conjunto blanco abriera los ojos ante una realidad ineludible camuflada detrás de dos títulos ligueros. Pero sobretodo, también, para reivindicar la figura de unos de los mejores futbolistas de la última década, menospreciado injustamente en ‘Can Barça’: Thierry Henry.

Henry supera a Iker Casillas en el cuarto gol del Barça en el 2-6 del Bernabéu

El francés llegó al Camp Nou en el peor momento posible,  cuando ni el propio Barcelona era consciente del estado crítico de un  proyecto triunfal que venía de un año en blanco considerado un accidente por la “autocomplacencia” de todos. Pero Henry llegó para salvar lo insalvable. El equipo de Frank Rijkaard había tocado fondo y el ex del Arsenal se convirtió en uno de los blancos de la ira de la culerada, entre otros motivos, por ser el capricho de un Joan Laporta que vivía sus horas más bajas al frente del club.

Es cierto que ‘Tití’ no llegó en un buen estado físico tras meses parado por una lesión. Pero tampoco ayudó en su recuperación encontrarse con un equipo viciado por una poca ética de trabajo que le impidió recuperar el tono. Encajonado en la izquierda, en un equipo sin verticalidad ni profundidad y lejos de encontrase bien consigo mismo, vivió uno de los peores años de su carrera y las constantes comparaciones con “el Henry del Arsenal” acabaron para hundir a un jugador que sólo estuvo al nivel medio del equipo, y que marcó 19 goles…

Considerado el mejor en la historia del Arsenal

Henry le debe tanto a Pep Guardiola como a Arsene Wenger. Cuando todos clamaban por su traspaso, el flamante técnico azulgrana confió en sus posibilidades, y, pese a no cumplir su promesa de ubicarlo en punta de ataque tras decidir quedarse con Samuel Eto’o, el francés no le ha fallado. Ha demostrado que en buena forma y rodeado de un equipo que funciona es uno de los delanteros más determinantes de Europa. Cerca de cumplir los 32, ‘Tití’ no tiene la velocidad “de el del Arsenal” pero le sobra calidad, inteligencia y definición para seguir logrando goles decisivos. Y van 26 en lo que va de temporada.

No por casualidad, el galo es considerado por muchos ‘supporters gunners’ el mejor jugador de la historia del club, por delante de leyendas  de la relevancia de Tony Adams, Ian Wright, Liam Brady o David Rocastle. Sus números con los londinenses asustan y sirven para ejemplificar el impacto de ‘Tití’ con datos irrefutables más allá de la indescriptible plasticidad de sus goles. Henry es el máximo goleador de la historia del club con 226 tantos, y el tercer máximo de la Premier por detrás de Alan Shearer (260) y Andy Cole (174), pero con la particularidad de ser el único capaz de lograrlos todos con una misma camiseta. El francés ganó, entre otros títulos, las Ligas de 1998, 2002 y 2004 y si no consiguió nunca el Balón de Oro fue porqué la mejor época de los  Arsene Wenger no se prodigó por Europa.

Henry besa el césped de Highbury en el último partido del Arsenal en el viejo estadio londinense

Quizá muchos de los que halagaban a Henry en verano de 2007 y han pasado casi dos años criticándole por su supuesto bajo rendimiento y sus formas sobre el terreno de juego no le habían visto demasiado jugar en el Arsenal. La autosuficiencia, la sensación de jugar al trote y no meter nunca la pierna que tanto les desesperó son las señas de identidad de un jugador sabedor de sus cualidades y que con las cosas en su sitio ha demostrado que sigue siendo determinante y una pieza fundamental para comprender el éxito del Barça de Guardiola, Messi, Xavi, Iniesta y compañía. Ahora, además de reconocerle los méritos, por favor, discúlpense con Thierry Henry.